#SevillaFC || LA HISTORIA INTERMINABLE (Parte V)

La entrada en el nuevo siglo se resuelve con el ascenso a Primera de la campaña 00/01 tras ser Campeón destacado. Jugadores como Casquero, Moisés, Pablo Alfaro, Javi Navarro, Gallardo y Reyes dan otros aires y son octavos en la campaña 01/02. José María del Nido ocupa la presidencia y llegan jugadores como Baptista y Darío Silva, consiguiendo entrar en competición europea. 

En el mercado de invierno de la campaña 03/04, José Antonio Reyes, la perla procedente de la cantera, es traspasado al Arsenal F.C. por 20 millones de euros. La entidad sevillana empieza a tomar fuerza y jugadores canteranos como Sergio Ramos y Jesús Navas refuerzan el plantel, haciendo que la presencia del club en Europa sea una constante.

La temporada 04/05 en la nueva Copa de la UEFA, será un preludio del éxito sevillista en competición europea, en la que tras superar la Fase de Grupos, elimina al Panathinaikos A.O. y cae en octavos frente al Parma F.C.. Ramos y Baptista son traspasados en 2005 al Real Madrid C.F. por más de 20 millones de euros cada uno, llenando de nuevo las arcas del club.

Llegaba un fatídico día para el Sevilla Fútbol Club, un 25 de Agosto de 2006, Corría el minuto 30 de un partido entre el Getafe y el Sevilla en el estadio Sánchez Pizjuán de esta ciudad, cuando Antonio Puerta, cerca al arco cayó de rodillas y quedó tendido en el césped. Tardó unos segundos en reanimarse luego de que el equipo médico corriera hasta él para ver lo que sucedía. Finalmente, abrió los ojos, se levantó, caminó normal y la afición sevillana lo aplaudió. Por eso el martes, 28 nadie podía creer que el lateral izquierdo de 22 años, después de haber salido caminando del campo, hubiera muerto en el hospital Virgen del Rocío a las 2 y 30 de la tarde, hora de España.

La década que comenzó en la penuria absoluta estaba a punto de concluir, pero faltaba rematarla. El 19 de mayo del 2010, en el Camp Nou de Barcelona, el Sevilla FC se proclamó por quinta vez vencedor del campeonato de España, ganando 2-0 al Atlético de Madrid. Apenas un mes después, la selección española se proclama campeona del mundo en Sudáfrica, venciendo 1-0 al combinado holandés. Este hecho sin precedentes es tenido en cuenta por la RFEF, la cual concede en propiedad el trofeo de campeón de Copa al Sevilla FC, luciendo desde entonces en las vitrinas del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

El camino hacia la gloria vuelve a pasar por Europa, poniendo el club sus miras en la UEFA Europa League, antes denominada Copa de la UEFA. En la eliminatoria de cuartos de final el Sevilla FC elimina al FC Porto portugués y en semifinales, una auténtica eliminatoria de las que ya no se ven con el Valencia CF se decidió con un cabezazo de MBia en el tiempo de descuento. La final disputada en el Juventus Stadium de Turín frente al SL Benfica terminó sin goles, ni siquiera en la prórroga. En la tanda de penaltis, dos paradas de Beto y el lanzamiento definitivo de Gameiro dieron el triunfo al Sevilla FC.

La temporada siguiente, 2015/16, el Sevilla FC quedó clasificado tercero en su grupo de la Liga de Campeones, lo cual lo volvió a poner en la ruta de la Europa League. En cuartos de final se deshizo del Athletic Club y en semifinales del Shakhtar Donetsk. En la final, disputada en el Saint Jakob Park de Basilea, se adelantó el Liverpool FC, pero terminó imponiéndose el Sevilla FC con goles marcados por Gameiro y doblete de Coke para cerrar un marcador de 1-3. 

Entretanto, los pupilos de Montella habían eliminado en Old Trafford al Manchester United en Octavos de Final de Champions, y cosechado una digna eliminatoria en Cuartos contra el Bayern de Múnich, equipo que terminó llegando a Semifinales de la máxima competición europea. Nuevamente, como sucedió con su antecesor, el equipo entró en una racha de derrotas que alejaban al club de posiciones europeas, y la nula perspectiva de reversibilidad de la situación llevaron al cese del italiano.

Tomaría ahora las riendas, para tan solo cuatro partidos de Liga, un viejo conocido de la afición sevillista: Joaquín Caparrós. En manos del utrerano quedaba el futuro a corto plazo de la entidad, pues no estar en Europa la temporada siguiendo hubiera sido un duro varapalo. Pero no fue así, Caparrós colocó en la plantilla su sello de entrega y esfuerzo, consiguiendo los puntos necesarios para revalidar la presencia del Sevilla FC en Europa, en su competición fetiche: la UEFA Europa League.

Una historia aún por escribir, una historia que no tiene fin, un historia por seguir logrando títulos, una historia de amor y pasión. ¿saben que? ESTO ES SEVILLA, ESTO ES AMOR.

Quiero agradecer enormemente la ayuda a Ignacio Moreno Martín, que gracias a la gran búsqueda de información junto a mi, hemos podido rememorar lo que ha sido, lo que es y lo que será el SEVILLA FÚTBOL CLUB.

A %d blogueros les gusta esto: