Un centrocampista que llegó al Bernabéu ligeramente perdido.

“Siento que fue la oportunidad de mi vida y la desaproveché”. Así respondió Hamit Altintop al ser preguntado por su etapa en el Real Madrid C.F. Además, añadió que jamás logró ser el Altintop de verdad. Cuando llegó al club blanco, se vio rodeado en el banquillo por grandes estrellas como Cristiano Ronaldo, Iker Casillas o Karim Benzema; además del técnico que lo reclutó: José Mourinho. Tenía la responsabilidad de jugar bien y ganar todos los partidos. Tuvo excesiva impaciencia por querer demostrar. Tal fue así, que sufrió continuas lesiones hasta que llegó su calvario particular: la espalda.

Altintop, intentando regatear a Iniesta en un Clásico de LaLiga

Comenzó su carrera en el Wattenscheid 09, un equipo modesto de cuarta división alemana en el que militó entre el 2000 y el 2003, disputando 75 partidos y anotando 12 goles, gran cifra teniendo en cuenta que jugaba de pivote o interior diestro. El 1 de Julio de 2003 ficharía por el F.C. Schalke 04 por 1,8 millones de euros para jugar en primera división. En su primera temporada, se convirtió en un jugador tremendamente importante en los planes de su entrenador, Jupp Heynckes, acabando ese curso como séptimo clasificado y accediendo a la Copa Intertoto. En la siguiente temporada consiguieron el segundo puesto y llegaron hasta la final de la Copa de la Liga de Alemania ante el F.C. Bayern, que sería su posterior equipo en 2007.

Altintop, en un encuentro con el Wattenscheid 09

Tras 154 partidos, 12 goles, otro subcampeonato en Bundesliga y 25 años, decidió incorporarse a las filas del club bávaro a coste cero. Allí, consiguió 1 Copa de la Liga, 1 Supercopa de Alemania, 2 Bundesligas y 2 Copas de Alemania en tan solo 3 temporadas. Jugó 109 partidos, donde hizo 13 goles. Cierto es que el jugador turco no tuvo un papel fundamental, pero sí relevante. Destacaba su polivalencia (podía ejercer de pivote, interior diestro y lateral derecho con total naturalidad) y sacrificio por el equipo. Esto último es algo cada vez más demandado en el fútbol actual.

En su primera temporada dentro del F.C. Bayern disputó 22 encuentros de Bundesliga. Además, fue elegido en el XI de la Eurocopa 2008 tras su gran papel con la Selección de Turquía (ha sido 84 veces internacional), jugando 5 partidos y dando 3 asistencias. Es más, llegaron hasta semifinales donde fueron eliminados por Alemania, posterior verdugo de España.

Altintop, representando a la Selección de Turquía en la Eurocopa de 2008

Sin embargo, a partir de ahí las lesiones se sucedieron: fractura metatarsiana, esquince de tobillo, problemas de pantorrillas, herida menor, infección gripal … todo ello en la 2008/2009 (solo completó 9 partidos de Bundesliga). Entre estos inconvenientes y su no renovación con el club, disputó 25 partidos (en dos temporadas) y se marchó al Real Madrid C.F. Como dato curioso, fue ganador del Premio Puskás al mejor gol del año 2010, con una increíble volea desde fuera del área que se coló por la escuadra en un partido con la Selección Turca.

De la mano de José Mourinho, no consiguió en ningún momento hacerse un hueco de titular en un equipo plagado de estrellas. “Tienes prisa y la espalda no me dejaba. Durante tres meses busqué tan solo terminar de entrenar sin dolor”. Total, 12 partidos, 1 gol y gracias. Llegó a final de temporada al despacho del técnico portugués pidiéndole por favor marcharse del club, aun renunciando a salario y a tres años más de contrato. Ante esta petición, Mourinho le respondió: “¿Estás loco? ¿Te quieres ir del Madrid? No es posible, ¿Cómo puedes pensar eso?”. Altintop no pudo con la espalda ni con la presión que supone jugar en el club merengue: “No leía la prensa, pero sabía lo que decían. El vestuario era muy bueno, pero me encerré en mi burbuja y eso fue lo peor”.

Altintop, en un partido con el Real Madrid C.F.

Tras la nefasta experiencia en La Liga, decidió cambiar de aires a su país, concretamente al Galatasaray por 3,5 millones de euros. Estuvo 4 años, donde en la primera y tercera fue titular y obtuvo continuidad, pero en la segunda y cuarta sufrió continuas lesiones que lo lastraron. Esa espalda… A pesar de ello, ganó 2 Ligas, 3 Supercopas y 2 Copas de Turquía. Como último destino, decidió volver a la Bundesliga de la mano del Darmstadt 98, aunque en su primera temporada descendió a segunda división como colista. En su última temporada, jugó 17 partidos en la 2. Bundesliga obteniendo el 10º puesto. Tras ello, decidió retirarse por razones “exclusivamente privadas” y actualmente es embajador de la final de la Champions de esta temporada, ya que pertenece a la Federación Turca. No sabemos qué hubiera sido de Altintop si no hubiera tenido tantos problemas de espalda, pero está claro que no tenía el nivel suficiente como para jugar en un Real Madrid plagado de estrellas. Quizá su sacrificio venía bien en un club así, aunque cierto es que de calidad andaba justo.

 

A %d blogueros les gusta esto: