#LiverpoolFCBrighton || VAN DIJK HONRA A LOS 96 FALLECIDOS EN HILLSBOROUGH

Anfield acogía el partido entre Liverpool y Brighton & Hove Albion con un emotivo recuerdo y mensaje de apoyo a los familiares de los 96 fallecidos en la Tragedia de Hillsborough de 1989.

En una semana donde la justicia inglesa declaraba inocente al responsable de seguridad de aquella tragedia que acabaría con la vida de 96 aficionados reds en el estadio de Hillsborough, toda la afición presente en Anfield decidió hacer honor a su himno y enviar un claro mensaje de apoyo a los familiares de los fallecidos.

Este hecho fue el principal acontecimiento del partido tanto en la previa como en los primeros 06:09 minutos de partido hasta que todo Anfield se unió en unos atronadores segundos de aplausos.

The Kop recordando a los 96 fallecidos

En cuanto a lo que sucedió en el terreno de juego en ese tiempo, ambos equipos se comenzaban a tantear con alguna que otra llegada, pero sin causar excesivo peligro en ninguna de las dos áreas.

A partir del minuto 10 el Liverpool comenzó a imponer su ritmo de juego y a generar peligro con una presión alta e incidiendo en el juego por bandas. Por su parte, el Brighton se replegaba atrás buscando el contragolpe. Pero fue en una jugada de balón parado donde se adelantaría el conjunto red.

Tras una magistral falta lanzada por Trent Alexander-Arnold medida a la cabeza de Van Dijk, el gigante holandés se impondría a su marcador y ponía en ventaja a su equipo. El Liverpool aprovecharía esta situación para generar un par de jugadas con mucho peligro que salvaba el ex guardameta ché, Ryan.

En el minuto 25, se volvería a repetir la historia, pero esta vez desde el córner. El central holandés, que ya suma 7 goles en Premier League desde su llegada a Liverpool, conectaría con un magnífico centro del joven lateral scouser para poner el 2-0 en el marcador.

El Brighton intentaría reaccionar llegando a generar peligro mediante centros laterales a la zaga red. El partido bajaría de revoluciones y llegaríamos al descanso con el 2-0 gracias a los dos goles de Virgil Van Dijk.

Van Dijk celebrando el 1-0
Fuente: Liverpool FC

En la reanudación del encuentro, ambos equipos se harían notar en las áreas rivales, siendo un remate de cabeza del central del Brighton Lewis Dunk a la salida de un córner, que se marcharía ligeramente desviado por el palo izquierdo de la portería defendida por Alisson, la ocasión más clara para The Seagulls.

El partido comenzó a enfriarse y así lo notaría Anfield, que comenzó a rugir para que su equipo comenzase a desarrollar su juego, y así fue. Un claro remate de de Oxlade que se iría desviado a córner e innumerables llegadas de los laterales del Liverpool al área rival hacia despertar el espíritu del equipo de Klopp.

Fue a partir del minuto 70 cuando comenzaron a llegar los cambios, donde Graham Potter potenciaba la parcela ofensiva de su equipo, mientras que Klopp quería hacerse dueño del centro del campo con la entrada de Lallana por Salah y así daba descanso al jugador egipcio.

Pero en el minuto 76 después de un balón en largo del Brighton buscando el campo rival, aparentemente sin peligro provocó la acción del partido. Alisson saldría de su área y conectaría con el balón con la mano, siendo este motivo de la expulsión del portero brasileño, que se perderá este miércoles el Merseyside Derby, y provocando la entrada de Adrián por Oxlade.

Alisson marchándose al vestuario tras su expulsión

Adrián ingresó al terreno de juego y mientras colocaba la barrera de la falta provocada por el expulsado Alisson, el colegiado permitiría el lanzamiento de esta, que acabaría en gol de Lewis Dunk al tener media portería vacía, hecho que no se entendió en Anfield.

Le tocaba sufrir al Liverpool en un partido que tenía controlado y sin excesivas llegadas de las gaviotas y que pasó a tener que defenderse con uno menos y continuas llegadas con peligro sobre el arco que defendía Adrián. Con todo el Brighton lanzado en ataque, y con los 10 jugadores del Liverpool defendiendo, los visitantes gozarían de bastantes oportunidades para lograr el empate, pero el marcador no se movería y Anfield pudo disfrutar de una victoria sufrida más de lo que a priori tocaba.

A pesar de todo, victoria para el Liverpool que continua invicto en Premier y que solo conoce la victoria en Anfield que le permite colocarse a 11 puntos del que es a priori su máximo rival en la lucha por el título liguero, el Manchester City, y espera el resultado del encuentro de mañana del Leicester City que se enfrenta al Everton, que en caso de conseguir la victoria, el Liverpool mantendría la distancia de 8 unidades respecto al segundo clasificado.

Por su parte, tercera derrota consecutiva para el Brighton que comienza a ver de reojo las posiciones de descenso, de las que tiene una ventaja de 4 puntos sobre el Norwich, primer equipo en descenso, que se enfrentará mañana al Arsenal.