El Melbourne Victory acaba de cerrar la contratación del internacional por Australia Robbie Kruse.

Después de ocho temporadas en Alemania y un breve paso por China, el delantero australiano regresa a Australia de la mano del último equipo donde jugó en el país oceánico. Sin embargo, el jugador regresa a su país natal tras un considerable receso en su rendimiento en las últimas temporadas, tanto a nivel de clubes como a nivel de selecciones.

En las dos últimas temporadas, el delantero aussie ha defendido la camiseta del Vfl Bochum de la Segunda División de Alemania. A pesar de que anotó siete goles en treinta y tres partidos en la temporada 2017/18, su rendimiento esta última con un solo gol en catorce partidos ha decepcionado. A ello hay que sumarle que jugó cuatro partidos con el Liaoning Whowin, de la Superliga China, durante la 2016/17. Por lo tanto, los pobres números de sus últimas temporadas han favorecido el regreso a Australia del delantero.

Sin embargo, el jugador ha acumulado mucha experiencia en Alemania, especialmente en el Bayer Leverkusen. Con los de Leverkusen llegó a jugar suete partidos de la Champions League y tres de la Europa League, sin embargo no consiguió anotar ningún gol en competiciones europeas. De hecho, sus números con el Leverkusen no son muy destacados, pues solo anotó tres goles en cuarenta y siete partidos. Además de en el Bochum y el Leverkusen, el jugador jugó cuarenta y cinco partidos para el Fortuna Düsseldorf y cuatro para el Stuttgart.

A pesar del pobre rendimiento del jugador en Alemania, su papel en la selección de Australia ha sido indiscutible desde la temporada 2010/11. Con los socceroos ha jugado un total de setenta y cinco encuentros donde solo ha anotado cinco tantos. De ese total de partidos, tres fueron en el Mundial de Rusia 2018, el único que ha jugado, tres en la Copa Confederaciones 2017 y catorce en la Copa Asia, cinco en la última de ella. Por lo tanto, el Melbourne Victory ha conseguido la contratación de un delantero con mucho caché en su país de origen pero con unas estadísticas muy pobres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *