Tras varias horas tensas de rumores e incertidumbre en las que todo parecía indicar que el destino de Maxi Gómez se encontraba en Londres, el propio jugador se ha encargado de coger el toro por los cuernos. En un acto de rebeldía, el delantero uruguayo se ha enfrentado a sus representantes, la agencia Stellar Group, para dejar claro que quiere jugar en el Valencia CF.

Y es que la agencia no ha facilitado para nada el cambio de aires a su representado, y todo se debe a que el West Ham les ofrece una comisión de 3 millones de euros si el uruguayo finalmente llega a la Premier, prima que el Valencia no tiene pensado pagar. Sin embargo, Maxi ha querido priorizar su carrera deportiva antes que el dinero, lo que ha hecho que el de Paysandú se plante ante la testarudez de sus representantes.

Por otro lado, el Valencia aún confía en poder cerrar el acuerdo ya definido con el Celta de Vigo, en el que el internacional por Uruguay, en el que se estipula que Maxi Gómez llegaría a Mestalla a cambio de 14,5 millones más un bonus de 1,, Santi Mina en propiedad y Jorge Sáenz cedido. La directiva che es optimista y, si todo sigue así, confía en cerrar el fichaje del uruguayo mañana para terminar así con el culebrón de una vez por todas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *