Correa se viste de Maradona y ni con esas vence a los de Unai Emery

El partido terminó con el Atlético cediendo saques de esquina y faltas laterales como si no costara, en su enésimo intento por perder un partido que ni por ésas perdió.

Angelito interceptó un pase horizontal de Parejo y la clavó desde el mediocampo con un disparo maravilloso. Se ponía por delante el campeón sin más mérito que el del 10. Que es mucho, pero que, como demostrarían los acontecimientos posteriores, no es suficiente. Aún tendría Cunha el segundo y aún se anularía otro al argentino por claro fuera de juego en los únicos minutos potables de su equipo antes de que el fútbol regresara al punto de partida.

No se desanimó el equipo de Emery, que en su empeño encontró el empate en otro error inusual de Oblak. Parejo enguantó una falta lateral al primer palo y el meta del Atlético no acertó a embolsar la caída del centro a la altura de sus pies. Pau Torres con un toque sutil aprovechó la cantada para igualar el partido a la media hora. Trigueros pudo rubricar la superioridad manifiesta de su equipo con un disparo desde la frontal del área que se le fue alto por un palmo. Con la misma autoridad que manejó el primer acto el Villarreal se impuso en el arranque del segundo tiempo. No estaba el Atlético, que seguía desnortado por el baño táctico de Emery a Simeone. Y no tardó en remarcar su superioridad encabezada de nuevo por Alberto Moreno como segundo punta. Primero para ganar y dejar de cabeza un pase largo de Pau Torres y después para imponer su velocidad en el pase filtrado que le dio Gerard Moreno. Su disparo se coló entre las piernas de Oblak.

Atletico Madrid’s Slovenian goalkeeper Jan Oblak stops the ball during the Spanish league football match between Villarreal CF and Club Atletico de Madrid at La Ceramica stadium in Vila-real on January 9, 2022. (Photo by JOSE JORDAN / AFP) (Photo by JOSE JORDAN/AFP via Getty Images)

Con algo más de media hora por jugarse, el tanto obligó a Simeone a un triple cambio. Lodi, De Paul y Cunha dieron paso a Vrsaljko, Koke y João Félix, el regreso a los tres centrales y Carrasco a la izquierda. El cambio de piezas y de plan dio resultado. El Atlético se instaló en campo contrario y Kondogbia rebañó en la frontal del área un rechace de Rulli. Desbocado el Atlético, Estupiñán se cruzó en un disparo de Lemar que iba dentro. Ese fue ya el último aviso del campeón porque se recompuso el Villarreal y el partido murió con el empate en el área de Oblak.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: