Crónica: Descafeinado empate en Old Trafford

El miércoles a las 21:00 se disputaba el último partido de la fase de grupos de Champions League para el Manchester United y el Young Boys. El United, sin nada jugarse, buscaba reafirmar las buenas sensaciones que dejó en su anterior partido frente al Crystal Palace, con Rangnick a la cabeza. Mientras, el Young Boys tenía su última oportunidad, dónde necesitaba ganar para poder tener opciones de clasificarse para la UEFA Europa League.

PRIMERA PARTE: POCAS OCASIONES PERO MUCHA EFECTIVIDAD

El partido comenzó con un United con una presión muy alta y un ataque muy vertical, mientras que el Young Boys intentaba hacer daño aprovechando el contragolpe. En el minuto 9′, Shaw pondría un centro para que Greenwood hiciese una tijera espectacular y marcar el primero del partido. Efectividad máxima para los de Rangnick.

A partir del gol, el partido se tranquilizó. El Manchester United ya tenía medio trabajo hecho y dominaba los tempos del encuentro. Con el correr de los minutos, el Young Boys empezaba a coger más fuerza y a tener más balon, consiguiendo completar agunas jugadas, pero sin éxito ninguno. La segunda ocasión clara llegaría en las botas de Mata, que remató solo en el área, pero una gran parada de Fiavre evitaba el segundo de los red devils.

Como adelantábamos, poco a poco el Young Boys le comía campo al United, y en el minuto 41′ dió sus frutos. Con un disparo a la escuadra desde fuera del área, Rieder macaba un golazo para poner tablas en un partido muy descafeinado, pero con genialidades individuales por parte de los dos equipos. El Yonug Boys seguía presionando, quería su segundo gol antes de que terminase la primera parte, pero no fue posible y los equipos se fueron a los túneles con sensaciones muy distintas. Un United muy dormido y un Young Boys con muchas ganas.

SEGUNDA PARTE: PARTIDO DESCAFEINADO Y SIN OCASIONES

En el comienzo de la segunda parte, el Manchester United lo intentó con un poco más de ganas. En el minuto 58′ llegaría la primera jugada de peligro de la segunda parte. Con una buena contra, Lingard filtró un buen pase para que Elanga rematara solo delante del portero, pero de nuevo Faivre evitaría el tanto.

De nuevo, el Young Boys empezaba a acomodarse en zonas más cercanas a la portería local. En el minuto 65′, un disparo de Hefti en el área se iría fuera por muy poco.

El partido se volvió aburrido y errático con el pasar de los minutos. Ninguna ambición del United, y muy poco del Young Boys también. Su calidad le impedía hacer lo que su voluntad tanto llamaba, y los visitantes se desesperaban con el correr del reloj. Lo intentaban con mucho ímpetu y con poca calidad y, auqnue el United sufría algún que otro apuro por la presión rival, ninguna ocasión era clara.

El partido terminaría con un Young Boys sin éxito en sus jugadas, y con un Manchester United con muchos problemas, aunque con un equipo de suplentes.

FICHA TÉCNICA:

MANCHESTER UNITED (4-2-2-2):

Henderson (Heaton 68′), Shaw (Mengi 61′), Baily, Matic, Wan- Bissaka, Mata (Savage 89′), Van De Beek, Traoré (Shola Shoretire 68′), Lingard (Iqbal 89′), Junior Elanga, Greenwood.

Entrenador: Ralph Rangnick.

YOUNG BOYS (4-2-3-1):

Faivre; Lefort, Lustemberger, Ali (Lauper 77′), Maceiras, Aebischer (Sierro 62′), Martins, Moumi, Rieder (Hefti 61′), Elia (Maier 87′), Siebatcheu (Kanga 61′).

Entreandor: David Wagner.

GOLES:

Greenwood (min. 9′) 1-0

Rieder (min. 42′) 1-1

Árbitro: Benoit Bastien.

Amonestaciones: Shoretire 79′.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: