Crónica: Un penalti en el descuento le da aire a un Leeds sin inspiración

El Leeds se ha impuesto por 1-0 frente al Crystal Palace en Elland Road en la decimocuarta jornada de la Premier League. En un encuentro con poca brillantez aunque mucha intensidad, donde cualquiera de los dos se pudo llevar los tres puntos.

Ambos equipos salieron del túnel de vestuarios ante el siempre alentador ambiente de Elland Road para afrontar este duelo de necesidades en la zona medio-baja de la Premier League, con un nivel de intensidad que gradualmente fue creciendo como si de una cocción se tratase y con el conjunto de Marcelo Bielsa intentando adueñarse del enfrentamiento mediante el control de la posesión. De hecho, durante los primeros minutos lo conseguiría con una voluminosa presión en la línea de tres cuartos que asfixió a los capitalinos en el primer cuarto de hora, pero su insistencia en descomponer al tejido defensivo visitante atacando por bandas como remedio a la tan dramática ausencia de Bamford, que en el día de hoy había propiciado la apuesta del técnico argentino por Tyler Roberts como falso nueve en lugar de Rodrigo Moreno, amén de la relativa facilidad con la que el Crystal Palace estaba dándole continuidad a sus acciones jugando en largo hacia los costados, donde los locales no estaban ganando prácticamente ningún duelo, conseguirían inclinar el mapa de color a zonas más cercanas al arco de Meslier. Sin embargo, pese a la agresividad de los dos conjuntos, las ocasiones no terminaban de hacer acto de presencia en un duelo donde en sendas fases ofensivas primaba la precipitación, como aparente signo de prudencia y temor a cometer un error que pudiese ser fatal, imposibilitando que durante el primer período, ninguno pudiese gozar de una situación de peligro.

Atravesada la media hora de juego, el partido se terminó de inclinar del lado de los visitantes, quienes bajo un ritmo mucho más pausado de juego conseguirían que sus fases de posesión, las cuales se comenzaban a engendrar desde el área propia con una salida orientada hacia el perfil izquierdo, por el que progresaban hasta el segundo tercio de campo, con relativa facilidad, y contaban con la colaboración en esa fase de Wilfried Zaha, quien teóricamente estaba orientado en el centro del ataque, marcasen el tempo del choque. De este modo, los londinenses, quienes procuraron defender en todo momento alejados del último cuarto de campo y trataron de cortar cualquier línea de pase interior, conseguían tener presencia con el esférico en determinadas zonas del terreno de juego rival, aunque se toparían con el rigor en el marcaje de los Peacocks en los duelos individuales, que salvaguardaban su área de cualquier opción de remate. Esbozándonos un enfrentamiento tosco y físico donde uno no podía y el otro no quería, de momento.

El segundo tiempo comenzó con el Leeds, que había realizado dos sustituciones al descanso dando entrada a Rodrigo y Junior por Klich y el renqueante Struijk, llevando la iniciativa en el juego y empleándose con una mayor agresividad en cada pelota dividida, recuperándola lejos de su área e instalándose en terreno de juego contrario. Con el avance del cronómetro, empezarían a atisbar la portería visitante mediante su habitual juego vertical, en el que tampoco faltaba la precocidad en la toma de decisiones, lastrándose una importante cantidad de jugadas y viéndose obligados a reelaborar sus acciones. La intensidad aumentó notoriamente con el dominio posicional del cuadro de Marcelo Bielsa quien consiguió concentrar toda la acción en el terreno del conjunto Eagle, que desde la vuelta de los vestuarios había optado por un plan de juego marcadamente reactivo basado en un repliegue en las proximidades de su área con las líneas muy juntas, que tenía encomendada la misión de proteger la meta de Guaita: entorpeciendo la circulación, impidiendo cualquier opción de remate en la medialuna del área y obstaculizando los posibles centros. Al mismo tiempo que en fase ofensiva pretendía sacar rédito de las imprecisiones para desplegarse en velocidad ante una zaga que conforme avanzaba el tiempo se mostraba más despoblada y expuesta.

En el último cuarto de hora de juego, el duelo comenzó a mostrar síntomas de ruptura sucediéndose las llegadas de ambos equipos, que se veían desbaratadas en los últimos metros por una toma de decisiones manifiestamente mejorable. Sin embargo, la proximidad del final fue precipitando la ambición ofensiva de Leeds y Crystal Palace, que se volcaron decididamente al ataque en varias oleadas, las cuales cada vez eran más masivas, a la búsqueda del gol de la victoria. Los locales llevaban la voz cantante con acercamientos superficiales que desencadenaban una reacción más peligrosa del conjunto de Patrick Vieira ante el caos defensivo generalizado de los Whites, cuyo tramo final se convirtió en una ruleta rusa en la que se encomendaban a cualquier pelota aérea como camino ofensivo frente a la acuciante necesidad de un delantero centro, pero sus envíos al área no generaban ningún efecto contra la firme zaga azulgrana, al ubicar además a Rodrigo alejado de la zona de remate por encargarle la labor de conducir las ofensivas, a pesar de que estas estaban siendo dirigidas por bandas, cuando no se reducían a un envío en largo. En los últimos estertores del choque, una mano del central Guéhi a un intento de remate de cabeza de Cooper en un saque de esquina fue señalada por el colegiado como penalti tras una intrigante revisión del VAR. Raphinha desató la locura en Elland Road con un lanzamiento lleno de suspense en el que tras una paradinha y un salto batió a un Guaita que mantuvo la posición en todo momento.

Ficha Técnica

-Leeds: Meslier- Dallas, Llorente, Cooper, Struijk- Phillips, Klich- Raphinha, Forshaw, James- Roberts.

-Crystal Palace: Guaita- Ward, Tomkins, Guéhi, Mitchell- Schlupp, Kouyaté, Gallagher- Ayew, Edouard, Zaha.

-Goles: 1-0, min. 93, Raphinha.

-Kevin Friend amonestó a Ward (min.37), Gallagher (min.39), Struijk (min.42), Junior (min.47), Dallas (min.47), Dallas (min.72), Roberts (min.87), Guéhi (min.93), Forshaw (min.96).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: