Resumen: El Valladolid pasa de ronda con problemas ante el Marchamalo

Sabiéndose superiores y conscientes de la cita del viernes contra el Huesca, José Rojo Pacheta quiso innovar en su plantel inicial, introduciendo jugadores que no habían debutado aún, como Masip o Carnero, o jugadores que llevaban tiempo sin jugar, como Diogo Queirós. Salió con un esquema diferente el Valladolid al campo, con un doble lateral y con un solo delantero, Cristo. Por su parte el Marchamalo entró al campo con toda su artillería, buscando dar la sorpresa ante un Segunda División.

XI del Marchamalo: Pantoja – Peñalvo, Carpin, Rafa, Fane – Molina, Nachete – Braun, Mani, Migallón – Jacobo.

XI del Valladolid: Masip – Janko, Queirós, Kiko Olivas, Raúl Carnero – Anuar, Alcaraz, Fede San Emeterio, Kike Pérez, Olaza – Cristo González.

RESUMEN DEL ENCUENTRO

Durante todo el partido, el contraste entre la motivación y las ganas del Marchamalo con las del Valladolid no tenían color. Los locales se dejaron la vida en las tareas defensivas y en cada balón dividido, sin permitir al Pucela tocar el balón y obligando al equipo de Pacheta a rifar la pelota con pases largos. No hubo en la primera mitad ningún tiro entre los tres palos y el Valladolid dio una imagen muy pobre, sin ganas de ganar el partido. En el descanso Pacheta sustituyó al amonestado Alcaraz por Plano, dando al equipo un perfil más ofensivo.

Sin embargo el Valladolid siguió sin generar peligro, salvo un par de tiros desviados y varios centros poco acertados de Olaza, finalmente Pacheta tuvo que recurrir a jugadores como Weissman o Roque Mesa para intentar desatascar el partido. Todo apuntaba a la prórroga pero Toni Villa culebreó cerca de la línea de cal y recibió el contacto de un defensor cayendo dentro del área. Gálvez Rascón señaló la pena máxima en el minuto 89´´, en una acción  polémica que de haber habido VAR podría haber cambiado la decisión del colegiado.

Roque Mesa ejecutó el penalti, engañando a Pantoja y tirándola por su lado izquierdo. Cristo y Toni Villa tuvieron ocasiones para sentenciar y maquillar el mal partido del Valladolid, pero se quedó en eso, un 0-1 que no hace justicia a lo visto en el campo y que deja muy mal a la unidad b del equipo de Pacheta. Una eliminación muy cruel del Marchamalo que se va de la Copa pudiendo decir que ha dado el máximo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: