Crónica: El Nápoles liquida a la Lazio en 45 minutos

El Nápoles se ha impuesto por 4-0 en San Paolo ante la Lazio en la decimocuarta jornada de la Serie A. En un encuentro en el que los de Spalletti fueron mucho más intensos desde el comienzo.

Inicio arrollador del Nápoles

El partido contó desde el comienzo con un gran ritmo de intensidad y un apabullante dominio del conjunto partenopeo que desde el primer instante se hizo dueño absoluto del balón, llegando a monopolizarlo para desespero de una Lazio que apenas mostró capacidad de respuesta pese a su plan de juego propositivo. Pero sus posesiones no tenían una duración suficiente como para neutralizar la persecución del contrario y su presión tras pérdida estaba siendo manifiestamente mejorable. Conforme fueron pasando los minutos, el Nápoles fue consolidando un tiránico control del juego en los últimos metros con el que sometió a su oponente. Como consecuencia de ello, Zielinski lograría adelantar a los locales con un soberbio zurdazo desde el interior del área tras recoger una pelota suelta. Apenas dos minutos después, Insigne recibiría un excelente balón al espacio de Fabián, para asistir a Mertens y que este pusiera el 2-0 con absoluta maestría recortando a Patric en la frontal y conectando un ajustado derechazo. Después del segundo gol, los de Spalletti rebajaron su intensidad y los entrenados por Maurizio Sarri, quien estaba sufriendo a los monstruos que había creado, pudieron adquirir un mayor protagonismo en el juego teniendo más posesión y aproximándose al último cuarto de campo con una mayor facilidad, debido a la mayor participación de Felipe Anderson por banda derecha.

Sin embargo, cuando el choque bordeaba la media hora de juego, Mertens volvería castigar a su adversario anotando un soberbio gol con la pierna derecha desde la frontal del área, ante el que nada pudo hacer Reina, después de recibir un pase Hirving Lozano. Este tanto suponía un severo castigo para los romanos que habían desperdiciado varias situaciones de peligro después del segundo tanto del líder, tales como un derechazo de Luis Alberto desde la frontal en el que Ospina se empleó a fondo y un cabezazo de Luiz Felipe a la salida de un córner que impactó en la madera. A raíz de la segunda anotación de Mertens, los napolitanos retrocedieron notoriamente sus líneas cediéndole claramente la iniciativa a un cuadro biancocelesti que conseguía llegar a la frontal del área sin dificultades, pero no encontraba ninguna solución para finalizar sus jugadas ya que en muchas de las aproximaciones era Immobile el que se escoraba hacia una banda para generar desequilibrio, perdiéndose la figura del rematador, y, además, se evidenciaban las carencias del colectivo para el último pase con un Luis Alberto excesivamente abierto y un Milinkovic-Savic opacado.

El segundo tiempo se inició con un sorprendente control de la situación por parte del conjunto azzurri que salió del vestuario decidido a ser el equipo que propusiese ante una Lazio la cual se fue desmoronando con el paso de los minutos al no poder mantener su presión sobre el rival y no tener apenas continuidad con la pelota en su poder. Con el paso de los minutos, el nivel de intensidad fue decayendo en consonancia con el ritmo al que se movía el esférico, y los de Spalletti consiguieron moldear unas secuencias de pases que estaban marcando el transcurso de la acción de forma uniforme. Además, su monólogo les permitió descansar con el cuero en su poder, anestesiar cualquier posibilidad de remontada y recrearse intentando determinadas acciones que con un resultado más igualado no serían capaces de poner en práctica. Llegado el choque al ecuador del segundo tiempo, ambos técnicos se habían decidido a mover sus banquillos para dar descanso a determinados futbolistas de cara a la jornada intersemanal, retirándose del terreno de juego Milinkovic-Savic, cuya actuación ha sido muy discreta, y Felipe Anderson en Le Aquile, del mismo modo que en los locales tuvieron descanso inicialmente Hirving Lozano, Mertens y Zielinski.

En el último cuarto de hora de juego, el encuentro terminaría de languidecer con varias posesiones largas de los locales, más alejados de la mitad de campo contrario en esta fase. Del mismo modo, el cuadro laziale trató de presionar a su oponente con un bloque medio-alto mucho más impulsado por la inercia que por la voluntad. A cinco minutos del final, Fabián Ruiz se encargó de asestarle la puntilla al equipo capitalino con un magnífico lanzamiento con la pierna izquierda desde la frontal, que entraría ajustado al palo. Con la cuarta anotación de la noche, se cerraría definitivamente un enfrentamiento que apenas ha tenido historia en los segundos 45 minutos y que afianza al Nápoles en el liderato con tres puntos de ventaja sobre el Milan, al mismo tiempo que a los romanos los relega a la octava posición con 21 puntos -a siete puntos de la Champions-.

Ficha Técnica

-Napoli: Ospina – Di Lorenzo, Rrahmani, Koulibaly, M. Rui – Lobotka, Fabián Ruiz – Lozano, Zielinski, Insigne – Mertens.

-Lazio: Reina – Patric, Luiz Felipe, Acerbi, Hysaj – SMS, Cataldi, Luis Alberto – Felipe Anderson, Immobile, Pedro.

-Goles: 1-0, min.7, Zielinski. 2-0, min.10, Mertens. 3-0, min.29, Mertens. 4-0, min.85, Fabián.

-Daniele Orsato amonestó a Luiz Felipe (min.13), Patric (min.36), Cataldi (min.59), Di Lorenzo (min.78), Zaccagni (min.79), Demme (min.87),

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *