Crónica: El City arrolla al Everton y no pierde de vista al liderato

El Manchester City se ha impuesto por 3-0 ante el Everton en el Etihad Stadium en la duodécima jornada de la Premier League, en un encuentro en el que superó con claridad a su oponente con paciencia, intensidad y agresividad.

El plan de Benítez se esfumó ante la intensidad Cityzen

El encuentro se inició con el Manchester City llevando la iniciativa en el juego y siendo el equipo más proactivo, lo cual no resultaba sorprendente. Frente a un Everton clarividente, con un plan de partido basado en replegarse con dos líneas de cuatro muy unidas y con el propósito claro de desplegarse velozmente al contraataque en bloque. Cuando lograban provocar alguna imprecisión en su adversario con sus rigurosos marcajes que permitían pocas situaciones de uno contra uno. Con el paso de los minutos, el dominio Skyblue comenzó a coger forma con una circulación pausada pero constante que le estaba permitiendo instalarse en terreno de juego contrario, gracias también a su mayor concentración y agresividad para recuperar el balón. Los Toffees, por su parte, comenzaron a sentirse avasallados por su oponente y apenas fueron capaces de mantener la pelota y trenzar varios pases consecutivos. El nivel de intensidad estaba siendo alto, aunque la velocidad a la que se desplazaba el esférico y el guión lineal del choque, provocaban que el juego se fuese cocinando a fuego lento. Las situaciones de peligro no estaban abundando en el choque, aunque con el paso de los minutos, los dirigidos por Guardiola comenzaban a desentrañar pacientemente el tejido defensivo visitante.

Superada la media hora de juego, el control de la situación por parte de los locales se acentuó conforme movía el esférico con mayor ritmo, lo que agilizaba las secuencias de pases en las proximidades del área. Fomentadas también por la irrupción de un triángulo en el costado izquierdo entre Gündogan, que estaba ganando altura y no estaba permaneciendo tanto junto a Rodri en la medular, Foden, quien permanecía en banda izquierda para permitirle a un voluntarioso pero poco acertado, Sterling, encarar a su marcador a pie natural, y un Palmer tremendamente móvil como falso nueve. Fruto de esa asociación, la cual supuso el mayor manantial ofensivo para el campeón de la Premier, este decidió darle una marcha más a su juego explotando ese flanco, y por consiguiente, acechando el área del equipo de Benítez con más peligro. Como resultado de ello, un sublime pase de Cancelo al espacio con el exterior habilitó a Sterling, para que con un remate de interior batiese a Pickford y adelantase al City antes del descanso.

El City salió decidido a sentenciar

La salida de los vestuarios no deparó grandes variaciones en el esquema del encuentro, pues el dominio de los Cityzens siguió siendo pronunciado con un control de la pelota absolutamente despótico, que alimentado por una gran concentración defensiva prevenía a su estructura defensiva ante alguna imprecisión en los últimos metros. Sin embargo, en una de tantas acometidas, Rodri rememoró el gol de Kompany ante el Leicester, después de recoger un centro de Foden rechazado por los Toffees y conectar un soberbio derechazo desde tres cuartos de campo que colocó en la escuadra de la portería de Pickford para delirio de sus compañeros y del respetable. Con el 2-0, los locales optaron por rebajarle las pulsaciones al partido con grandes secuencias de pases en campo de un Everton que no tiraba la toalla, tal y como se demostraría cuando Benítez dio entrada a Salomón Rondón, en lugar de Fabian Delph. No obstante, sus esfuerzos por intimidar a la retaguardia contraria por la banda derecha con Iwobi, fueron firmemente abortados por esta, quien a pesar de la comodidad del resultado, mantenía su tensión competitiva intacta con un repliegue tremendamente veloz, que aglomeraba a la gran mayoría de sus efectivos en el área.

En los últimos minutos del choque, el conjunto de Liverpool bajó los brazos y comenzó a perder lucidez en su persecución sobre el jugador contrario, llegando más tarde en cada duelo y ofreciendo menos resistencia en los envites aéreos. Al mismo tiempo que los de Guardiola convertían los últimos minutos en hedonismo, atacando el área opuesta sin presión y con la posibilidad de adornarse sin reproches. Donde el siempre punzante Mahrez, que había entrado a la hora de juego en lugar de Phil Foden, estaba recibiendo frecuentemente en posición favorable para rematar, consiguiendo de esta manera enfocar más el juego de su equipo por ese costado, en contraposición al primer tiempo donde el costado izquierdo tuvo una prevalencia clara. En una de sus aproximaciones, Bernardo Silva se hizo dueño en el corazón del área del remate de un participativo Palmer, para ponerle la guinda al enfrentamiento con un remate de pierna izquierda, que perforó la meta visitante. Asimismo, antes del pitido final se produjo un nuevo debut en el equipo de Manchester con la entrada de McAtee por Palmer, dejando algunos destellos de calidad pese a su evidente nerviosismo. Con este triunfo, ascienden nuevamente a la segunda posición con 26 puntos (a tres del Chelsea), mientras que el Everton permanece undécimo con 15 unidades.

Ficha Técnica

-Manchester City: Ederson- Walker, Stones, Laporte, Cancelo- Silva, Rodri, Gündogan- Sterling, Palmer, Foden.

-Everton: Pickford- Coleman, Godfrey, Keane, Digne- Allan, Delph- Gordon, Townsend, Gray- Richarlison.

-Goles: 1-0, min.44, Sterling. 2-0, min.55, Rodri. 3-0, min.86, Bernardo Silva.

-Stuart Atwell amonestó a Richarlison (min.31) y Laporte (min.45+3).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: