Crónica: La Atalanta derrota al Cagliari y duerme en puesto de Champions

La Atalanta se ha impuesto por 1-2 frente al Cagliari en el Arena Cerdeña por la duodécima jornada de la Serie A. Tras un choque en el que el equipo de Gasperini fue ampliamente superior.

Los visitantes dominaron con claridad y supieron reponerse al empate

El encuentro se inició con un previsible dominio del conjunto bergamasco, quien desde el primer instante se apoderó de la posesión, consciente del ideario futbolístico de su adversario, y buscó la portería contraria atacando posicionalmente el repliegue de los locales. Que agrupados en un bloque bajo, fundamentaron su plan de juego en la unión de sus líneas y en la búsqueda de un Joao Pedro que ofrecía apoyo en largo permanentemente y que resultó eficaz para conservar el esférico e incluso darle continuidad a la acción, gracias a su corpulencia. A pocos minutos del comienzo, Pasalic remató en el segundo palo a placer un centro raso de Zappacosta desde el flanco derecho. La anotación envalentonó al equipo de Gasperini, que logró imponer su manejo de la pelota con gran autoridad. Del que se sirvió para acechar el arco defendido por Cragno, logrando rematar en varias ocasiones en situación cómoda desde muy cerca. Sin embargo, un balón en largo de Godín a Joao Pedro, se convirtió en gol al superar al meta Musso en el mano a mano tras una portentosa zancada.

Ese tanto que suponía una recompensa extremadamente generosa, una vez visto lo ofrecido por ambos contendientes, y que premiaba al Cagliari en su primer remate, no desanimó a una Atalanta dinámica, agresiva y vertical, quien con sus secuencias de pases lograba inmiscuirse en el corazón de la zaga local con gran regularidad. Gracias a la participación de jugadores como Koopmeiners y Malinovskyi, que infiltrados entre la primera y la segunda línea del oponente, estaban causando estragos en una estructura defensiva extremadamente atrasada, la cual permitía a los neroazzurri circular el esférico en la frontal del área contraria. El tiempo de descanso se acercaba y los sardos buscaron cualquier modo de cortar el ritmo de La Dea, la cual vivía instalada en el último tercio de campo y llamaba a la puerta del gol con suma insistencia, faltándole únicamente el sacar el remate, que se le resistía pese a que sus jugadores estaban encontrando posición y se perfilaban correctamente. Poco antes del pitido final, Zapata logró poner por delante a los suyos al sacar un lanzamiento con la zurda, tras recibir un viperino pase Koopmeiners de espaldas a portería, que entraría agónicamente a pesar de la intervención del guardameta Cragno, que no pudo evitar que el balón cruzase la línea.

Los segundos 45 minutos dieron su pistoletazo de salida con el mismo control del juego por parte del cuadro lombardo, que regresó de los vestuarios decidido a deshojar el entramado defensivo rossoblú, mediante una tenencia pausada y constante que desarmase al contrincante. Sin embargo, la ventaja en el electrónico y la tozudez defensiva de los locales, provocaron una relajación en la Atalanta, la cual ralentizó el ritmo de sus circulaciones y comenzó a afrontar el ataque posicional con una mayor frivolidad. Trazando pases verdaderamente complicados e intentando adornarse hasta el extremo en el momento de buscar opción de disparo. Por su parte, el conjunto dirigido por Walter Mazzarri se mantuvo fiel a su plan de juego reactivo, evidenciando una gran pasividad para buscar el gol del empate en cada recuperación además de notorias carencias creativas. El ritmo de intensidad fue descendiendo gradualmente al caer el duelo en la monotonía de los robos tras pérdida permanentes de los de Gasperini, los cuales no concedieron posibilidad de salir a los isleños.

El último cuarto de hora de juego no resultó ser especialmente veloz, pues el control de la situación seguía estando en manos de los bergamascos y las alternativas que aportaban los azulgranas, algo más altivos en ataque, se limitaban a atisbar el apoyo del recién entrado Pavoletti en largo, con el fin de que este propiciase una segunda jugada, sin ningún éxito ante el bloque más atrasado del finalista de la Coppa Italia, que en contraste con el retroceso de sus líneas, tuvo la oportunidad de explorar una de sus amas favoritas: el contraataque, el cual no había podido explorar en ningún momento del choque y que en ese momento de la contienda le posibilitó generar situaciones de peligro, con el recién entrado Ilicic, en transiciones en las que debían de resolver en situaciones de dos para dos. Aunque en ningún momento llegaron a estar lo suficientemente atinados como para abrillantar un resultado, en el que realmente, los tres puntos nunca corrieron peligro desde que Zapata anotase el 1-2.

Ficha Técnica

-Cagliari: Cragno – Zappa, Godin, Carboni, Lykogiannis – Bellanova, Marin, Strootman, Deiola – Nandez – Joao Pedro.

-Atalanta: Musso – De Roon, Demiral, Palomino – Zappacosta, Koopmeiners, Freuler, Maehle – Pasalic, Zapata, Malinovskyi.

-Goles: 0-1, min.6, Pasalic. 1-1, min.27, Joao Pedro. 1-2, min.43, Zapata.

-Marco Piccini amonestó a Godín (min.20), Koopmeiners (min.45).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: