Crónica: La Lazio sobrevive en Vélodrome

Olympique de Marsella y Lazio han empatado a dos en Véldrome en la cuarta jornada de la Europa League. Tras un choque intenso en el que los de Sampaoli fueron mejores.

Los franceses fueron más intensos desde el comienzo

El encuentro se inició con un claro dominio del conjunto galo, que desde el primer instante mostró una mayor voluntad por ser protagonista en el juego. Empleándose con una mayor intensidad en cada duelo, frente a un oponente que no se atrevía a saltar a la presión por temor a destapar sus carencias defensivas y a quedar a expensas de dirimir los envites del contrario en los duelos individuales. Sin embargo, su actitud con balón también resultaba proactiva, pues procuraba circular el balón con un ritmo constante que le permitiese imponer una dinámica, pero quedaba muy lastrado por la poca amplitud que tenían sus posesiones excesivamente enfocadas al costado izquierdo. Donde las basculaciones forzosas de los de Sarri provocaban aglomeraciones. Tras varias imprecisiones del Olympique, los italianos adelantaron sus líneas para incomodar a la retaguardia local, que en salida estaba formada por tres efectivos, y cortarle las líneas de pase, abarcando hasta la zona del primer pase que se estaba produciendo en el segundo tercio de campo. Esto provocó inexactitudes en la entrega por la precipitación de los dirigidos por Sampaoli, que recurrían excesivamente al balón en largo hacia los costados desde la línea defensiva, equilibrándose el choque por el lado visitante de la bascula.

Una de las razones por las que tanto nos apasiona y nos cabrea a partes iguales el fútbol, es por lo imprevisible que puede llegar a ser. Tal y como se volvería a demostrar cuando en una de sus salidas en largo, el atacante Milik buscó remate en un centro desde la izquierda, siendo ligeramente desequilibrado por Acerbi en área pequeña. Señalándose una pena máxima que el polaco se encargaría de transformar con un zurdazo ajustado. Tras el 1-0, el equipo francés mantuvo el control del partido tanto con la pelota como sin ella, procurando delimitar al máximo las zonas del campo por las que los transalpinos podían mantener el esférico, con su bloque alto y sus tenencias pausadas, prolongadas y progresivas que conseguían marcar la velocidad a la que se jugaba la contienda. Las ocasiones no estaban siendo demasiado cuantiosas, debido a las carencias creativas de los dos conjuntos, que evidenciaban tener sus mecanismos ofensivos en rodaje, ya que la toma de decisiones estaba siendo generalmente errónea en el ataque posicional de ambos, pero las opciones de pase no estaban siendo mucho mejores. Con el descanso acechando, el cuadro romano logró igualar el marcador, con suspense del VAR incluido, cuando Acerbi cabeceó un córner, que tras ser rechazado por la defensa, iría a parar a los pies de su compañero de zaga Luiz Felipe, quien espetó un remate de pierna izquierda desviado a los pies de Felipe Anderson el cual batiría a Pau López a placer.

El segundo período comenzó con Immobile recogiendo un arriesgado pase de Rongier a Saliba que no pudo controlar, para marcar en el mano a mano con Pau López. Con el tercer gol de la noche, los capitalinos pudieron controlar el juego mediante el balón durante varios minutos, aprovechándose del desconcierto de un conjunto marsellés, el cual no se reactivó hasta los cambios, que iba a la deriva y se pudo ver claramente superado en el marcador, en los mejores minutos de los dirigidos por Mauricio Sarri atacando los espacios que dejaba la elevada retaguardia local. A la hora de juego llegaron las sustituciones, las cuales tuvieron un efecto revitalizante en el duelo, entrando Amine Harit por Kamara en los Olympiens, reposicionándose Rongier en la medular junto a un Guendouzi, que en el inicio de la jugada ocupaba el espacio del lateral derecho. Mientras que en los visitantes entraron Raúl Moro y Akpa-Akpro por Felipe Anderson y Luis Alberto. Con las permutaciones, el Olympique de Marsella volvió a asumir el protagonismo en el juego, en toda su totalidad en esta fase del choque, adueñándose de la pelota de forma efectiva y notoria e instalándose en campo contrario. Donde únicamente atravesaba dificultades para el último pase, pese a todo el talento que aunaba sobre el verde.

Los últimos minutos no depararon grandes cambios en el guión del enfrentamiento, ya que los dirigidos por Sampaoli siguieron sometiendo a los biancocelesti con insistencia a la hora de presionar y buscar la portería contraria, y buenas iniciativas individuales con las conducciones de un Ünder, al que le benefició absolutamente ser desplazado a la banda derecha logrando llevar todo el peso del ataque, pero con escasa elaboración y una menor capacidad de remate. Por su parte, los romanos, agrupados en un bloque bajo, optaron por una defensa menos agresiva y más concentrada en no conceder espacios, renunciado por completo a cualquier construcción con el esférico. Como consecuencia de la estrategia radicalmente conservadora de Le Aquile, Payet logró igualar el partido rematando en el segundo palo, un remate de Milik rechazado por Acerbi después de un centro de Guendouzi desde el flanco derecho. La igualada no conllevó ningún giro radical de los acontecimientos, pues Les Minots siguieron buscando un gol que los aupara al segundo puesto hasta el pitido final, con un caos gradual que impedía cualquier peligro en sus aproximaciones ante la falta de elaboración.

Ficha Técnica

-Olympique de Marsella: Pau López – Rongier, Saliba, Caleta-Car, Peres – Lirola, Guendouzi, Kamara, Under – Payet, Milik

-Lazio: Strakosha – Lazzari, Luiz Felipe, Acerbi, Hysaj – Luis Alberto, Lucas Leiva, Basic – Felipe Anderson, Immobile, Pedro.

-Goles: 1-0, min.33, Milik. 1-1, min.45, Anderson. 1-2, min. 49, Immobile. 2-2, min.82, Payet.

-Sánchez Martínez amonestó a Acerbi (min.32), Pedro (min.36), Immobile (min.43), Felipe Anderson (min.70), Rongier (min.79), Harit (min.86), Payet (min.95).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: