El Dortmund hace autocrítica: «No fuimos agresivos y no estuvimos a la altura»

Derrota que será recordada mucho tiempo en el Dortmund. El equipo alemán ha visto como el Ajax le ha pasado por encima en todos los aspectos y les ha golpeado cuatro a cero.

Al finalizar el encuentro, el capitán Marco Reus además de julian Brandt y el entrenador Marco Rose han salido a dar explicaciones y han hecho autocrítica.

Uno de los que más autocrítica ha hecho ha sido el capitán Marco Reus, el alemán, autor del primer gol en contra ha hablado muy claro del partido:

«El Ajax tuvo muchas oportunidades, el primer gol fue claramente mi responsabilidad, calculé mal el balón. Sin embargo, Erling nos dio oportunidades. El Ajax lo aprovechó y al final se impuso porque era el mejor equipo. No fuimos agresivos y no entramos en los duelos con energía. Ese era el problema. Lo imaginamos diferente. No es fácil encontrar las palabras adecuadas. No estaba en el plan ir aquí así. Ahora tenemos que reagruparnos y analizar eso. Pero la forma en que llegaron los goles y el Ajax tuvo varias oportunidades, es demasiado fácil «.

Uno de los grandes señalados ha sido Brandt. El mediocentro era el encargado de sustituir a Dahoud, baja por lesión, y no ha estado a la altura del partido. El alemán también ha sido muy autocrítico con los suyos.

Sin duda fue una lección para nosotros y nos mostraron nuestros límites. El 0:1 pasó desafortunado, pero era previsible. Rápidamente aumentó la presión y tuvo más y más oportunidades, especialmente al principio. Con 0-2, nuestras cabezas colgaban demasiado. ¡Tenemos que tener eso bajo control! El juego no había terminado entonces. Pero, por supuesto, con el 0: 3 y el 0: 4 no fue exactamente más fácil «.

Rose analizó el encuentro y admitió que el equipo no estuvo a la altura y le faltó ambición y creer. Al finalizar el encuentro el alemán estaba muy enfadado con los suyos y con el juego que habían mostrado.

«Dije en el descanso que no empezamos tan mal, de hecho muy bien. Está claro que el Ajax juega bien y tendría oportunidades. Con lo que se sintió como el segundo o tercer disparo, cae el 2-0 y parecía más el 4-0. Nuestro lenguaje corporal era como si estuviéramos fuera del juego. Tras encajar el segundo gol, fue cuestión de convicción. Tenemos que trabajar en eso. Cometimos demasiados errores, demasiados errores simples. Cuando estábamos en el último tercio, regalamos las bolas con demasiada facilidad y usamos muy poco movimiento para entrar en los espacios cruciales «.

Al final del encuentro, varios jugadores como Haaland o Kobel se acercaron a la afición local que se había desplazado hasta Amsterdam para pedir perdón. El Dortmund queda muy tocado pero sigue segundo de grupo, con tres puntos de ventaja ante el Sporting.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: