Crónica: El PSG supera a un City negado

El PSG se ha impuesto por 2-0 frente al Manchester City en la segunda jornada de fase de grupos de la Champions League. En un duelo en el que los franceses estuvieron más acertados en los últimos metros y supieron administrar su ventaja correctamente.

Los de Manchester dominaron tras un inicio mejorable

El encuentro comenzó acentuada igualdad, en la que el City parecía llevar algo más la iniciativa, pero realizando posesiones muy conservadoras en zonas superficiales con bastante temor a cometer alguna imprecisión, ante un PSG muy contemplativo que esperaba su momento para salir jugando. Con el paso de los minutos, se empezaron a imponer físicamente a la indolencia y al nerviosismo cityzen, quien se abalanzaba muy apresuradamente sobre su rival. El primer tanto de la noche no se haría esperar, cuando Gueye recogió en el segundo palo un centro raso desde la derecha de Mbappé, que contó con varios rechaces, tras el que fusiló la meta de Ederson para delirio de la hinchada local.

El 1-0 permitió a los locales mantener su actitud más observadora y pasiva, así como forzó a los visitantes a mostrarse más decididos a la hora de ser protagonistas mediante el esférico y más agresivos en la presión. Lo cual lograron durante varios minutos en los que rodearon regularmente el área de Donnarumma, tratando de abrir el campo permanentemente por los costados, especialmente el de Mahrez quien estaba siendo un arma ofensiva permanente.

Superado el ecuador del primer acto, los de Guardiola lograron consolidar su dominio, concentrando toda la acción sobre el terreno de juego de los parisinos. Quienes estaban padeciendo serias dificultades para mantener la pelota, ante la excelente presión de su oponente que cada vez llamaba a la puerta del gol con más seriedad. Consiguiendo profundizar por el costado izquierdo gracias a la movilidad de Sterling, que empezaba a prodigarse por la banda de Achraf, para generar superioridades y permitir llegadas desde segunda línea por el centro. Mientras que el PSG optaba por desprenderse del dominio visitante transitando por el costado izquierdo por el que los británicos se mostraban sumamente apáticos. Permitiendo la progresión de un incombustible Nuno Mendes y de un avispado Mbappé. El cual estaba intimidando con sus desmarques ante los que los visitantes no estaban tirando siempre, correctamente el fuera de juego.

Una entrada de Kevin De Bruyne, quien en su demarcación de interior estaba pasando muy inadvertido, sobre Gueye, provocó un corte abrupto en el primer período por la atención que el centrocampista senegalés requirió. Una vez se recompuso el ex del Everton, los últimos minutos fueron más pausados, sin grandes situaciones de peligro.

El PSG corrigió los errores del pasado y los de Guardiola se evaporaron con el paso de los minutos

La segunda mitad comenzó con un City más agresivo que trataba de presionar constantemente la salida del cuadro galo. Que quería controlar más la situación atesorando más posesión, para evitar un sobreesfuerzo defensivo en el repliegue. Lo cual consiguieron durante varios minutos en los que lograron extender el mapa de calor sobre el territorio skyblue. Al mismo tiempo que estos se mostraban más verticales en la salida tratando de aproximar el balón a la zona de ambos extremos, donde trataban de atacar posicionalmente la meta local con un de Bruyne más activo llegando desde segunda línea.

Sin embargo, con el paso de los minutos el dominio de los Cityzens se volvió más previsible en sus últimos metros, volcando más la acción sobre el costado izquierdo, donde Grealish se seguía batiendo en duelo con Achraaf sin éxito, acompañado por Bernardo Silva. Cambiando de orientación en busca de un Mahrez excesivamente obcecado e individualista, al que le estaba costando asociarse y que como consecuencia estaba cortando la progresión en determinadas acciones. Cuando los celestes no lograban desequilibrar frente al lateral marroquí, que cuajó una actuación sensacional.

El control de los de Guardiola se fue evaporando ante las buenas circulaciones del PSG. Que lograban alejar la acción de su zona de castigo con gran brillantez, manteniendo la pelota en campo contrario con gran oficio, sin perder de vista los espacios que le dejaba su adversario, que se estaba resquebrajando por completo con el paso de los minutos y al que cada vez le costaba más imponerse con el esférico. Avizorando la portería contraria gracias a la mayor frescura, en relación al resto del equipo, de los tres atacantes que lograron tambalear a una debilitada estructura defensiva de los de Manchester. Quienes se vieron desasistidos desde el banquillo por un Guardiola cuya reacción fue tardía y tibia a la hora de modificar la estructura ofensiva en la que ninguno dio un nivel demasiado brillante, especialmente en los segundos 45 minutos.

A un cuarto de hora para el final, Messi finiquitó la contienda con una excelente diagonal marca de la casa, en la que tras combinar con Mbappé puso el balón en la escuadra de un Ederson que poco pudo hacer. Tras el tanto, los de Pochettino se hicieron más fuertes todavía y supieron contemporizar en defensa y ataque a la perfección para cerrar el partido, ante un oponente que se fue desdibujando durante la segunda parte.

Ficha técnica

-PSG: Donnarumma- Achraf, Marquinhos, Kimpembe, Mendes- Verratti, Gueye, Herrera- Messi, Mbappé, Neymar.

-Manchester City: Ederson- Walker, Dias, Laporte, Cancelo- Bernardo, Rodri, de Bruyne- Mahrez, Sterling, Grealish.

-Goles: 1-0, min.8, Gueye. 2-0, min.74, Messi.

-Amonestaciones: Cancelo (min.24), de Bruyne (min.39), Verratti (min.77).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: