Crónica: Leicester le da el título de Premier al Manchester City

‘Red devils’ y ‘foxes’ se veían las caras en Old Trafford para disputar la 36ª jornada de la Premier League. Los locales saltaron al campo con un once bastante novedoso, pensando probablemente en el encuentro del jueves ante el Liverpool y para evitar sorpresas de cara a la final de la Europa League, y buscando afianzar matemáticamente su segundo puesto en liga. Por su parte, el Leicester City buscaba mantener ese cuarto puesto que le diese el acceso a la Champions de la próxima temporada, además de otorgar al City el título matemáticamente en caso de victoria. Un encuentro en el que ambos conjuntos tenían distintos objetivos.

Era cuestión de tiempo, pero se confirmó. Con la victoria 1-2 del Leicester sobre el Manchester United, el Manchester City se convertiría matemáticamente en campeón de la Premier League de esta temporada. El United sigue siendo segundo y virtualmente acabaría la liga en esa posición, mientras que para el Leicester esta victoria le aumenta las posibilidades de volver a jugar máxima competición europea la próxima campaña.

Anuncios

PRIMERA PARTE

Comenzaba el Manchester United moviendo la pelota en este partido. El Leicester City proponía una presión alta en campo contrario desde el pitido inicial, intentando contrarrestar a un United que dominaba la posesión pero de manera un poco incierta, ya que muchos jugadores debutaban como titulares en la alineación. La primera ocasión la gozaría Jamie Vardy en el minuto 7 de partido, con un buen centro desde la banda derecha que intentó rematar de espuela el delantero inglés, dando a entender el poderío ofensivo de los visitantes. Y solo 3 minutos después llegaría el primer gol del encuentro. Otra jugada de los zorros por banda derecha que acabaría centrando Tielemans y definiendo el joven Thomas, con un gran disparo de volea cruzado hacia el palo largo, batiendo así a David De Gea. La lluvia empezaría a azotar con más vehemencia en Manchester, dificultando el juego por alto de ambos equipos y llevando a los ‘reds’ a avanzar el equipo.

Luke Thomas celebrando el gol anotado ante el Manchester United. TWITTER: @iF2is

Irónicamente, con un gran pase largo por arriba de Mata llegaría el empate de los de Solksjaer en el 15′. El pase del español lo defendería erróneamente el goleador de los ‘foxes’ y daría la oportunidad de toque a Amad Diallo, dándosela a Greenwood que definiría dentro del área con un remate raso cruzado. No se desanimaba el equipo centro-inglés, buscando el empate sobre todo a base de transiciones rápidas y balones al hueco apoyados por la velocidad tanto de Iheanacho como de Vardy. Una vez más Tielemans, el mediocentro belga del Leicester, sería el eje principal de las amenazas de su equipo, perpetuando varios pases clave para el ataque, uno de ellos un centro-chut bastante peligroso que se acabó envenenando y tuvo que despejar De Gea a saque de esquina.

La presión asfixiante de los visitantes obligaría a replegarse a la plantilla del Manchester hacia su propia mitad de campo. Este incordio táctico formado por Rodgers hacía que el United buscase otras alternativas, debido a que se veían incapaces de conectar entre ellos en el centro del terreno de juego. El choque tomaría en los últimos minutos un ritmo por parte de ambos más calmado, acumulando alguna que otra falta tanto en defensa como en ataque, pero sin que esto influyese en las transiciones tanto de un combinado como del otro. El Leicester City tendría la última ocasión del primer periodo con una falta muy peligrosa en la frontal, provocada por un centrocampista ‘red’. Sin embargo, no sería capaz de aprovechar la chance de marcar gol, disparando directamente a la barrera y cogiendo camino a vestuarios con un 1-1 bastante noble.

Greenwood y Mata celebrando el gol anotado ante el Leicester. TWITTER: @iF2is
Anuncios

SEGUNDA PARTE

Rodgers y Solksjaer decidían saltar con los mismos 22 jugadores tras el descanso y sería el Leicester quien empezase rodando la pelota. El Leicester volvería al campo con una propuesta arriesgada y ofensiva, aumentando aún más sus efectivos de presión arriba y logrando un córner incluso en los primeros 20 segundos. Por contra de lo que podía parecer, el United no se amedentraba ante ese estilo de juego de sus rivales y buscaba sorprender marcando su segundo tanto, que no llegaba. A medida que pasaban los minutos, el juego se iba truncando mucho en el centro del campo y sin acecho a ningún área rival, faltándole un último pase a los visitantes y un plan táctico a los locales que les acercase a adelantarse en el mercador. Aun con esas, gozaría Iheanacho de una ocasión muy clara para marcar, con un 1 vs 1 contra De Gea que achicaría bien los huecos y evitaría el tanto del nigeriano.

Después de 64 minutos de partido llegarían los primeros cambios de parte de los dos técnicos: entraban Cavani y Rashford para el United y Maddison para el Leicester. Nada más entrar los sustitutos, un saque de esquina botado por Albrighton acabaría rematándolo Söyüncü de manera contundente para batir a la defensa mancuniana, poniendo el 1-2 en el luminoso. Golpeaba anímicamente este gol al Manchester, que se veía constantemente superado por su rival, teniendo muy pocas oportunidades y efectividad de cara a puerta. Mientras tanto, de manera contraria, el equipo que hoy jugaba de azul estaba airoso en su avance y llegaba con bastante facilidad a pisar área rival. Pudo ampliar la ventaja Tielemans, que estaba haciendo un partido maravilloso hoy, pero no llegó a tocar el balón después de la dejada de cabeza de su compañero en ataque, Jamie Vardy.

Entrados en el último cuarto de hora, se animaba el partido, tornándose en un ida y vuelta constante a base de asedio de los ‘foxes’ y contraataques apoyándose sobretodo en Rashford por parte de los ‘red devils’. Maddison, que entró minutos antes en el campo, pudo marcar el tercero y definitivo del encuentro con un chut desde la frontal, que se iría desviado por muy poco de la portería. Los entrenadores empezarían a cambiar tácticas y jugadores, cada uno buscando su beneficio propio. Incluyó a Bruno Fernandes su entrenador Solksjaer en la alineación buscando más decisión de cara a puerta, mientras que Rodgers incorporaba a un pivote de contención y situándose con un 5-4-1 para aguantar el resultado.

Söyüncü celebrando el gol marcado ante el United. TWITTER: @iF2is

La tuvo el Manchester en el 83′ para empatar el partido. Una gran combinación de lado a lado de los locales acabó con un pase de la muerte de Mata, rematado por nadie, pero cuyo rechace engancharía Fernandes; con poca fortuna, ya que el tiro se iría desviado de la meta defendida por Schmeichel. Empezaría a sufrir el conjunto visitante en los últimos 5 minutos de partido, replegándose absolutamente en área propia y otorgando varios saques de esquina a su contrario. Remataba Rashford de cabeza un centro lateral de Williams en el 89′, sin llegar siquiera a forzar al portero danés del Leicester. Continuaría atacando y atacando el Manchester United, buscando a la desesperada marcar el gol del empate, con ocasiones constantes y un acoso total en el área del Leicester. A pesar de todo, no pudo el club mancuniano marcar y finalizaba el partido con un 1-2, que le otorgaba el título de la Premier League al Manchester City.

Anuncios

FICHA TÉCNICA

-Manchester United (4-2-3-1): De Gea; Williams, Bailly, Tuanzebe, Telles; Van de Beek, Matić; Traoré (Fernandes – 78′), Mata, Elanga (Rashford – 64′); Greenwood (Cavani – 64′).

-Leicester City (3-4-1-2): Schmeichel; Castagne, Fofana, Söyüncü; Albrighton, Ndidi, Tielemans, Thomas; Pérez (Maddison – 64′); Iheanacho, Vardy (Choudhury – 79′).

·Goles: Thomas – 10′, Greenwood – 15′, Söyüncü – 65′

·Amonestaciones:

·Árbitro: Craig Pawson

·Estadio: Old Trafford (sin espectadores)

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: