Opinión: La decadencia en el ciclo muerto de Joachim Löw queda en evidencia

La última fecha FIFA nos regaló una auténtica montaña rusa de emociones, todas ellas vividas en los tres encuentros disputados por Alemania rumbo al Mundial de Qatar 2022, dichos partidos serían los últimos de Joachim Löw al mando de la selección germana en partidos clasificatorios.

Durante los tres encuentros, la Mannschaft mostró los síntomas de un ciclo terminado y de un entrenador que se ha quedado sin ninguna idea. A continuación te mostramos los puntos más destacados de Alemania en el parón de Marzo.

Mismo equipo, mismos errores, ninguna solución

A lo largo y ancho de los tres encuentros, Joachim Löw se la jugó con el mismo once, exceptuando pequeñas modificaciones, mostradas en el siguiente esquema:

¿El punto positivo? El centro del campo. El trío formado por Kimmich, Goretzka y Gündogan fue uno de los pocos puntos a destacar positivamente de la Mannschaft, siendo el balance de este sector los dos goles obtenidos por Ilkay Gündogan, una media de posesión del 70% y generando aproximadamente 36 ocasiones de riesgo entre los tres partidos.

Leon Goretzka of Germany celebrates with team mates Joshua Kimmich of... |  Celebrities, Teams, Joshua

¿Los puntos negativos? La delantera y la defensa, marcando apenas 4 goles producto de dichas ocasiones, ya que el gol de Gündogan ante Macedonia fue un penalti. Denotando una falta tremenda de contundencia que ni siquiera la presencia de Timo Werner pudo resolver, errando un disparo que hubiese resultado en el 2-1 para los germanos ante Macedonia. Gnabry, como falso 9, cumplió repartiendo el juego a sus compañeros que, por alguna razón, se negaban a disparar a portería.

La burla definitiva: En Macedonia le "sacaron" un carnet de identidad a Timo  Werner por su gol perdido - Fútbol Internacional - 24horas

En el ámbito defensivo, los alemanes se mostraron seguros debido a la falta de ofensividad de Islandia. En el caso de Rumania, la espalda de la defensa era superada de forma continua, forzando a Manuel Neuer a intervenir cortando balones decisivos. En el encuentro ante Macedonia, la defensa mostró una descoordinación tremenda. La mala colocación y la falta de acierto a la hora de forzar el fuera de juego en momentos decisivos terminaron costándole a la Mannschaft los dos goles que recibió ante Macedonia del Norte, dejando en evidencia que Rüdiger no es una opción confiable para dirigir el centro de la defensa. Dicho resultado pudo ser aún más dramático, puesto que la ausencia de VAR permitió a los dirigidos por Löw irse de rositas tras una mano clara de Emre Can dentro del área en la recta final del encuentro.

Gundogan: 'This shouldn't happen' - Germany beaten by North Macedonia to  end World Cup qualifying run | The nation press

Sin duda alguna, el aspecto más llamativo de los puntos antes mencionados, fue la ausencia de variantes que tenía Joachim Löw en el banquillo, probablemente producto de las bajas que dejaron fuera a Kroos, Halstenberg, Hoffmann, entre otros. La entrada al campo de Musiala, Werner y Younes, aún con un empate ante Macedonia, no mejoró al equipo, llegando incluso a restarle poderío ofensivo en el punto más crítico del partido ante un equipo que defendía con muchos jugadores.

Anuncios

Más de cuatro años después de caer ante Francia en la Euro 2016, el equipo de Joachim Löw sigue teniendo las mismas carencias; pocas alternativas más allá de la posesión compulsiva del balón, los centros al 9 de turno, poco orden en el repliegue y dificultades para defenderse en inferioridad numérica y falta de concentración en la recta final del encuentro, recordando a las peores versiones del Bayern Múnich de Carlo Ancelotti y Niko Kovac.

Asombroso fallo de Timo Werner sella la inexplicable derrota de Alemania  ante Macedonia del Norte

Personalmente, creo que es evidente que el ciclo de Joachim Löw terminó tras la Euro 2016, a pesar del espejismo de la Copa Confederaciones 2017, este fin de ciclo quedó evidenciado con la debacle de Rusia 2018 y los fracasos en la UEFA Nations League, incluyendo un dramático 6-0 ante España, a pesar de contar con una de las plantillas más prometedoras, cuyo desarrollo no se vio incrementado tras vetar del combinado nacional a leyendas de la talla de Jerome Boateng, Mats Hummels y Thomas Müller. Esta selección necesita un proyecto, un nuevo estilo de juego, o al menos tener un estilo de juego, un entrenador capaz de gestionar la experiencia y la solidez con el talento emergente de los jugadores más jóvenes. Y que, sobre todo, no mantenga a los jugadores y a la afición en un constante espejismo de resurrección, como ocurrió en los encuentros ante Rumania e Islandia, en uno de los grupos más asequibles de la ronda clasificatoria en la que los alemanes se encuentran, de momento, fuera de la Copa del Mundo de Qatar de 2022, sumando su primera derrota en ronda clasificatoria desde hace casi más de 15 años.

Para concluir, me gustaría simplemente dejar claras dos cosas. La primera es que lo dicho anteriormente representa simplemente la opinión de este redactor, no debe tomarse como referencia informativa o como opinión del Señor del Balón.

La segunda es que, al igual que hicieran Philipp Lahm y Bastian Schweinsteiger en 2014 y 2017 respectivamente, una retirada a tiempo a veces es lo mejor para el combinado nacional. Queda un parón de selecciones para jugar amistosos previos a la Euro y la competición, dando tiempo a Joachim Löw de pensar en un plan para competir dignamente en el máximo certamen a nivel UEFA, veremos que sucede.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: