La pizarra del Rayo-Sporting

El Rayo reaccionó muy bien y rápido al golazo por la escuadra de Pedro Díaz en el minuto 15, pero solo le duró la primera parte.

El Sporting salió con las ideas muy claras de lo que pide David Gallego a sus jugadores. Presión en medio campo al jugador que recibe de espaldas, y si el rival consigue superar esa presión, repliegue y orden.
El Rayo tras el gol, consiguió rehacerse y encontrar muchos espacios a la espalda de Bogdán, con la profundidad y velocidad por banda que ofrece Fran García, y la calidad y variedad que dispone Andrés Martín para jugar pegado a la línea de cal o asociarse por dentro.
Llegó mucho y bien en la primera parte el Rayo, pero no aprovechó sus oportunidades, y el Sporting, aún con menos posesión de balón, supo trabar el juego en medio campo y sentirse el equipo con el control del partido.
En la segunda parte, el partido transcurrió como al final de la primera. Poca fluidez en el juego, mucha intensidad en el centro del campo, y con la sensación de que el Sporting se sentía cómodo ordenado y esperando robar para salir rápido al ataque.

Iraola movió fichas, pero ni Santi Comesaña ni Isi Palazón consiguieron que el equipo de Vallecas pudiera mantener el control del partido con velocidad en el juego, y para hacer daño a la defensa del Sporting, hace falta mucha más agresividad y movilidad en ataque de la que el Rayo ofreció en la segunda mitad.
Fue clave el mal partido de Oscar Trejo, mal partido por el buen trabajo en bloque del Sporting, impidiendo que los jugadores de más talento pudieran girarse y levantar la cabeza, con continuas ayudas permanentes y coberturas a los compañeros.

Finalmente, el Sporting, con menos posesión y menos ocasiones, se llevó los 3 puntos de Vallecas, sintiéndose un equipo muy trabajado tácticamente en las transiciones, con las ideas muy claras con y sin pelota.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: