Crónica: Djurdjevic y el gol, amor eterno

Retuvo los tres puntos el Real Sporting en el último partido de la jornada dominical ante un Málaga que no escatimó en empeño pero que tampoco gozó de atino de cara a portería. En la igualdad, como es habitual en el Principado, reinó Uros Djurdjevic, quien se reivindica en lo alto de la tabla de goleadores, habiendo alcanzado la media treintena de anotaciones.

Fue un tanto de importancia capital en un duelo que pudo haber caído de cualquier lado, pero que fue el serbio quien nuevamente se encargó de que la balanza, que ya lo conoce de sobra, se decantara por los de David Gallego.

Primera parte

Comenzó el partido en botas de los blanquiazules -hoy amarillos- y ya imprimieron un ritmo frenético sin haber alcanzado siquiera los cinco minuto de juego, siendo pisadas ambas áreas en repetidas ocasiones. El primer “¡uy!”, en el 20’, cuando tras un gran control de muslo, Yanis Rahmani sacó un zurdazo violentísimo desde unos aproximados veinticinco metros hacia el marco de un Diego Mariño que, también de zurda, respondió de manera brillante.

Esto no fue más que un incentivo para que el son del partido corriese sin cesar, teniendo que intervenir Dani Barrio ante un golpeo de exterior (algo centrado) de Manu García. Fue Caye Quintana quien se acercó a las redes sportinguistas en el 35’ cuando, tras un córner botado por Jozabed Sánchez, peinase (antes incluso de llegar al primer palo) el onubense, lamiendo el poste más alejado de la meta.

Anuncios

Poco más entre gijoneses y malacitanos, llegando el resultado gafas al intermedio, concluyendo así una primera mitad cuyo ánimo decreció a pesar de que ambos, sin éxito, quisieron agitar el luminoso.

Segunda parte

Al comenzar los segundos cuarenta y cinco minutos arribó el primer tanto del encuentro, siendo los locales quienes abrieron el marcador mediante el seguro goleador. Guille Rosas trazó un buen eslalon entre defensores malaguistas y entregó en bandeja el esférico para que Uros Djurdjevic hiciese lo que mejor sabe hacer, perforar mallas rivales, siendo en el 48’ el momento del gol.

Ante ello replicaron los andaluces, llegando en varias ocasiones de manera inmediata a los tres palos asturianos pero siendo desbaratadas por el mencionado Mariño. En el 75’, Oliver De La Fuente Ramos señaló el punto fatídico debido a una mano de Jean Sylvain Babin que taponó un disparo de Cristian Rodríguez. VAR mediante, se corrigió la señalización debido a la inexistencia de infracción, pues el franco-martinico cortó el cuero con los brazos pegados al cuerpo. También se revisó una posible patada de Marc Valiente a Yanis Rahmani en la misma ocasión, pero que no presentó nada punible a ojos colegiados.

Poco más apareció alrededor del Estadio de El Molinón-Enrique Castro Quini hasta que llegó el término del encuentro, firmando los locales un nuevo triunfo, lo que los coloca en la cuarta plaza, a seis puntos del ascenso directo. El Málaga por su parte, queda más cerca de los puestos de descenso (seis) que de los utópicos playoffs (diez).

Ambos ya tienen la mira puesta en la próxima jornada, pues mientras que los de Gijón visitarán al Albacete, recibirán los costasoleños al Rayo Vallecano.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: