Crónica: ¡BENDITA LOCURA!

Siempre es especial un partido de la FA Cup, la competición de clubes más antigua del mundo, y si se miden dos de los equipos con más títulos (5 Everton; 8 Tottenham) y que están inmersos en la lucha por competiciones europeas en Premier League aún más. Coincidían en Goodison Park Everton y Tottenham en el duelo de quinta ronda de la FA Cup, un encuentro entre dos gigantes del fútbol inglés. Tanto Carlo Ancelotti como José Mourinho apostaron por alinear a muchos de sus titulares, aunque ambos presentaron bajas sensibles. James Rodríguez por los ‘toffees’, tras su percance en Old Trafford que le impidió entrar en la convocatoria, y Harry Kane por parte de los ‘spurs’, aunque el goleador inglés sí que estaría en el banquillo.

PRIMERA PARTE

El Tottenham no quería desaprovechar el tiempo y tuvo un arranque de partido brutal que el Everton no pudo igualar ni lo más mínimo. Ni un minuto marcaba el reloj cuando Bergwijn colocó un centro en el área que Lamela, que por un momento parecía Santillana, cabeceó y, cuando parecía que el balón besaría la red, apareció el gigante sueco, Robin Olsen, rechazando el testarazo con una enorme intervención. Minutos más tarde, en el 4, los ‘spurs’ sí sacarían tajada de su oportunidad a la salida de un córner mediante Davison Sánchez quien, con su remate de cabeza ante una horrible marca de los defensores ‘toffees’, adelantó al Tottenham en el marcador después de un inicio frenético por parte de los de José Mourinho.

El Tottenham renunció al ritmo intenso propuesto en los primeros compases del partido y eso lo aprovecharon los locales para adueñarse del balón y acechando con peligro la meta de Lloris. La primera intervención del francés tendría lugar en el 16’ con una buena parada ante un potente disparo de Ben Godfrey. Dos minutos después, Calvert-Lewin cazó el balón dentro del área y su remate, casi a bocajarro, se encontró con el capitán de los ‘spurs, estrellándose posteriormente el cuero en el palo. Hugo Lloris salvaba a los suyos por partida doble, con una parada extraordinaria ante el delantero inglés.

A pesar de contar con mayor posesión y presencia en campo rival, el Everton se mostraba endeble en defensa y el Tottenham, oliendo la sangre, haría peligrar la portería de los locales. Una gran aparición en ataque de Doherty propiciaría un balón atrás que Heung-Min Son remachó muy centrado, posibilitando que Olsen pudiese repeler el esférico.

Cuando parecía que el Tottenham controlaba el partido evitando cualquier ataque de los ‘toffees’, una pérdida de Højbjerg en campo propio desencadenó un ataque fugaz del Everton que acabaría en pies del cazador inglés Calvert-Lewin, que fusilaría a Hugo Lloris y situaría las tablas en el marcador. El gol número 18 esta temporada y 50 con el Everton de Calvert-Lewin que se está consagrando como un delantero top.

Pero Calvert-Lewin no es sólo gol, también destaca en el juego a espaldas de portería como demostraría en la acción que finalizaría en el 2-1. Digne buscó a Calvert-Lewin y el inglés hizo del césped de Goodison Park su tarima y su claqué particular acabó con un hermoso taconazo que Richarlison aprovechó con un disparo raso desde la frontal del área inapelable para Lloris. Como en Old Trafford dos zarpazos del Everton le dieron la vuelta al encuentro en un abrir y cerrar de ojos.

Pero esto no sería el final, puesto que Calvert-Lewin fue zancadilleado por Højbjerg, para el cual el primer tiempo fue un infierno, y el colegiado señaló penalti. Desde los onces metros Sigurdsson no le temblarían las piernas y colocaría el 3-1 en el electrónico. Ocho minutos fatídicos para los ‘spurs’ que no hicieron valer su ventaja y se mostraban muy débiles defensivamente, algo poco asiduo en el equipo de José Mourinho, siendo el delantero inglés de Everton una auténtica pesadilla.

Todo parecía encaminado para el Everton, pero el fútbol es imprevisible y antes del descanso Yerry Mina erró de manera incomprensible ante un pase de Son y el argentino Erik Lamela definió con solvencia frente a Robin Olsen acortando distancia. ¡Bendita locura de partido!, con 5 goles, errores defensivos y alternativas entre los dos conjuntos, con un Calvert-Lewin como la principal figura del partido en los primeros 45 minutos, participando en todos los goles de los locales.

Anuncios

DESCANSO

Ninguno de los dos entrenadores decidió mover los onces jugadores que arrancaron el partido.

SEGUNDA PARTE

La segunda mitad no empezaba con el vértigo de los 45 minutos antecesores y el Everton se sentía cómodo puesto que el Tottenham no asustaba. En el minuto 54 todo cambió, Mourinho dio entrada a Harry Kane, el guía de este equipo, y en contraposición Calvert-Lewin tuvo que ser sustituido debido a molestias en su rodilla. Instantes más tarde, los ‘spurs’ empatarían este duelo loco mediante Davison Sánchez, que apareció en el segundo palo para cabecear el balón que había peinado Alderweireld. El cafetero se disfrazaba de Kane y ponía las tablas en el choque tras verse desahuciado con el 3-1, además de conseguir su doblete ante otra floja acción defensiva del Everton en un saque de esquina como en el primer gol del partido.

El Everton parecía en un estado de pesimismo y depresión por la lesión de Calvert-Lewin y el posterior empate del Tottenham, pero los ‘toffees’ en el 67’ sorprenderían a la defensa ‘spur’ escribiendo otro episodio de la epopeya que suponía este encuentro. Otra mala salida de balón, en este caso de Doherty, causó la recuperación del cuero por parte de Davies, muy protestada por el Tottenham ya que entendían que el inglés cometió falta sobre Ndombèlé, y el islandés Sigurdsson dejó completamente solo a Richarlison y el brasileño definió como los ángeles con su izquierda para aventajar de nuevo al equipo de Liverpool.

¿Pensabais que esto se había acabado? Pues estabais muy equivocados. Nuevamente un córner, que fue un quebradero de cabeza para los de Ancelotti, cayó en pies de Lamela, pero su remate lo salvó heroicamente Doucouré sobre la línea. Se libraba el Everton o eso creía, puesto que en la continuación de la jugada Son, firmando un hat-trick de asistencias, centró al segundo palo donde apareció como una exhalación Harry Kane, el cual se abalanzó en plancha para empatar otra vez el encuentro. Además, el inglés se convertía en el segundo máximo goleador de la historia de los ‘spurs‘ superando a Bobby Smith.

Finalizaba el partido con el empate a 4 en el marcador, esperándonos 30 minutos más en un choque que deseábamos que no acabase nunca. El tiempo extra arrancaba con dos equipos exhaustos, temerosos de perder el partido en un fallo defensivo como los innumerable que tuvimos durante los 90 minutos. Los destellos serían claves en el contexto del partido y Kane, con la ayuda de un excelso tacón de Lamela, encaró a Robin Olsen para cerrar el duelo, pero el inglés se resbaló lo que imposibilitó su gol.

Anuncios

Seguía la prórroga y como antes mencionaba los destellos serían claves. Esta vez Sigurdsson dibujaría un pase alto que sólo vio él, inalcanzable para toda la defensa del Tottenham que mandó a la jaula Bernard con un poderoso zurdazo que poseía la fuerza de la afición ‘toffee‘ que animaba desde sus hogares. Un actor secundario para Ancelotti que estuvo a punto de salir en el pasado mercado se convertía en el héroe momentáneo del Everton que volvía a obtener una ventaja en el marcador. Este gol nos dejó una de las imágenes de la temporada, con el delirio de los jugadores del Everton en contraste con la pasividad de Carlo Ancelotti, que observaba fijamente a sus pupilos mientras se tomaba un café.

La épica estaba servida en el segundo tiempo extra. Mourinho quemaba todas sus naves ofensivas e introducía a Vinicius junto a Son y Kane para buscar el empate, mientras que Ancelotti reforzaba su zaga con Mason Holgate. Aunque la metralla del Tottenham era importante, el Everton dispondría de las ocasiones más claras. La primera, una conducción de Sigurdsson que el islandés finalizó con un disparo centrado que despejó Lloris. La segunda oportunidad vendría a raíz de una falta lateral que remató Keane rozando el palo.

Se desesperaba el Tottenham en la búsqueda de las tablas, pero no encontraba a sus arietes debido al cansancio consecuencia de 120 minutos de juego y veía como poco a poco se esfumaban sus opciones. El Everton defendía con la ‘Gran Muralla China’ personificada en sus defensores y cuando disfrutaba del balón intentaba dormir el partido. Cada pase semejaba a una nana para conciliar el sueño.

Los últimos minutos eran un acoso constante. Los de Mourinho buscaban los centro continuamente, a la espera de que alguien lo cazase, mientras que el Everton se acongojaba en cada balón aéreo y respiraba aliviado cuando veía al cuero alejarse. El Tottenham no podría sobrepasar la muralla ‘toffee‘ y los locales conseguían un pase a cuartos de final heroico, épico, en un partido magnifico, uno de los mejores de la temporada. Un monumento al fútbol en el que no cabe más que aplaudir. ¡BENDITA LOCURA ES EL FÚTBOL!

FICHA TÉCNICA

EVERTON F.C. (4-2-3-1)

Olsen – Godfrey, Keane, Mina, Digne (Holgate, 106′) – Doucouré, Davies – Iwobi (Bernard, 70′), Sigurdsson, Richarlison – Calvert-Lewin (Coleman, 54′)

Entrenador: Carlo Ancelotti

TOTTENHAM HOTSPUR (4-2-3-1)

Lloris – Doherty (Sissoko, 99′), Sánchez, Alderweireld, Davies – Højbjerg, Ndombèlé (Winks, 90′)– Bergwijn (Kane, 53′), Lamela (Vinicius, 98′), Lucas (Alli, 77′) – Son

Entrenador: José Mourinho

GOLES

Sánchez (4′) 0-1

Calvert-Lewin (35′) 1-1

Richarlison (38′) 2-1

Sigurdsson p. (43′) 3-1

Lamela (45′) 3-2

Sánchez (57′) 3-3

Richarlison (68′) 4-3

Kane (83′) 4-4

Bernard (97′) 5-4

Árbitro: David Coote. Amonestaciones: Sigurdsson (47′), Yerry Mina (66′), Richarlison (90′), Digne (90+3′) ; Alli (88′), Kane (90+3′), Winks (100′)

Estadio: Goodison Park – Sin espectadores

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: