Análisis: las 3 claves de la primera victoria de Tuchel en el Chelsea

El Chelsea venció al Burnley por 2-0 este domingo en la vigésimo primera jornada de la Premier League. El conjunto dirigido por Thomas Tuchel consiguió su primera victoria desde la llegada del entrenador alemán al club, y dejó un rendimiento positivo y unas sensaciones tácticas muy interesantes de cara a lo que está por venir en la competición liguera y la Champions League. ¿Cuáles fueron las claves del primer triunfo?

Thomas Tuchel reflects on first win as Chelsea Head Coach following 2-0 win  over Burnley - Sports Illustrated Chelsea FC News, Analysis and More

1) El sistema

El ex técnico del Borussia Dortmund y PSG venía de probar un sistema 3-4-2-1 en su debut ante el Wolverhampton (0-0). Para su segundo encuentro, mantuvo el esquema pero varió cuatro nombres: Mason Mount en lugar de Hakim Ziyech, Marcos Alonso por Ben Chilwell, Timo Werner en reemplazo de Kai Havertz y Tammy Abraham por Olivier Giroud.

De esta forma, en posesión, el Chelsea se paraba con el ya mencionado 3-4-2-1 (o 3-2-4-1, puesto que los carrileros tomaban mucha altura) con César Azpilicueta como tercer central, un doble pivote compuesto por Jorginho y Mateo Kovacic, Callum Hudson-Odoi y Marcos Alonso como carrileros, Timo Werner y Mason Mount entre líneas y Tammy Abraham como referencia del área (imagen 1).

En fase defensiva, esta línea de tres centrales pasaba a ser de cuatro defensores: César Azpilicueta actuaba como lateral derecho, Marcos Alonso retrasaba su posición en la izquierda, el doble pivote se mantenía, Timo Werner y Callum Hudson-Odoi retrocedían como volantes externos y Mason Mount cooperaba con Tammy Abraham en la primera línea de presión (imagen 2). En algunas ocasiones, Callum Hudson-Odoi llegó a actuar de lateral por derecha, formando entonces una línea de cinco defensores, tres mediocampistas y dos delanteros en fase defensiva.

Imagen

En el segundo tiempo, Thomas Tuchel cambió su esquema inicial a un 3-4-1-2. ¿Por qué lo hizo? Detectó que el Burnley no mantenía su clásico bloque bajo, sino que dejaba algunos espacios entre la línea de cuatro defensores y la de cuatro mediocampistas que plantaba sin posesión. Esto podría ser muy beneficioso para los jugadores que el Chelsea posicionaba entre líneas, pero para ello necesitaba una variante clave en el sistema: la incursión de Mason Mount como enganche, otra de las claves del partido.

Imagen

Actuando como número diez, el joven ofreció su mejor versión. Encontró gran cantidad de pases entre líneas y habilitaciones con ventaja para Timo Werner y Christian Pulisic (flotaba detrás de ellos, con total libertad de movimiento), que realizaban constantemente desmarques de ruptura en el intervalo entre central y lateral rivales. También supo lanzar en velocidad a los carrileros, Marcos Alonso y Hudson-Odoi/Reece James.

En definitiva, la actuación de Mason Mount fue muy positiva y, aunque no pudo sumar asistencias ni goles, en ochenta minutos disparó cuatro veces al arco, completó tres regates, dio tres pases clave y en defensa se mostró imponente: ganó diez duelos individuales, realizó una intercepción y cuatro entradas. El joven sigue sumando minutos de calidad, y demostrando que es capaz de interpretar muchas funciones dentro del terreno de juego. Thomas Tuchel ya lo sabe: “Estoy muy feliz de tenerlo cerca y no dejaré de empujarlo, no dejaré de guiarlo y no dejaré de confiar en él“, afirmó.

2) El gran partido de los carrileros

El técnico germano sorprendió en la alineación inicial con la presencia de Marcos Alonso. El español no jugaba por Premier League desde el mes de septiembre del año 2020 y los rumores sobre su salida durante la gestión de Frank Lampard eran constantes —todavía más desde la llegada de Ben Chilwell—. Sin embargo, Thomas Tuchel vio en él una opción viable para la posición de carrilero izquierdo, y el futbolista de treinta años no decepcionó: marcó un golazo (control de pecho, acomodo con el muslo y volea al ángulo) y recordó a su mejor época en la temporada 16/17, cuando actuaba en la misma demarcación bajo las órdenes de Antonio Conte.

La actuación de Marcos Alonso fue llamativa después de tanto tiempo, y un gran acierto de Thomas Tuchel. Su mapa de calor (vía SofaScore) demuestra el grandísimo aporte en campo rival y la altura que mantuvo durante los noventa minutos. Necesitaba un partido así, y se convierte en un futbolista a recuperar por el técnico germano, que no dudó en elogiarlo en la rueda de prensa posterior al encuentro: “No es que no estuviéramos contentos con Chilwell, en absoluto. Optamos por un poco más de envergadura para la defensa a balón parado, y sé que, desde la época de Antonio Conte, Marcos está acostumbrado a desempeñar este papelTiene un buen timing para llegar al área. Estamos muy contentos de que haya podido marcar el segundo gol que sentenció el partido. No es fácil cuando no has jugado durante mucho tiempo, pero lo hizo muy bien“.

El carrilero por derecha fue Callum Hudson-Odoi. El joven canterano de veinte años volvió a sumar minutos como titular en el segundo partido de la era Thomas Tuchel, y nuevamente tuvo un rendimiento excepcional (dos disparos, cuatro pases clave, un regate y una asistencia). Se mantuvo siempre abierto por la banda, dando amplitud constante al sistema. Demostró sus cualidades asociativas, su gran desborde, su capacidad para recorrer toda la banda y su chispa llegando a última línea. Y todo esto estando condicionado por la posición, puesto que sus mejores actuaciones siempre han sido partiendo desde el costado izquierdo, donde muestra un repertorio de recursos mucho más amplio.

Da la sensación de que el inglés evoluciona en su juego cada vez más. Cada jugada ofensiva del Chelsea por bandas lo tiene como protagonista, y no hay acción que realice (centro al área, habilitación con ventaja a sus compañeros, desborde, regate o carrera) que no lleve el sentido indicado. Es un extremo de toda la vida y, aunque su presencia en banda derecha no le permite probar su remate, está en una etapa que combina el crecimiento y la madurez futbolística con el asentamiento en la titularidad de un equipo. Luego de haber estado tanto tiempo cosechando pocos minutos con Frank Lampard, la llegada de Thomas Tuchel es una gran noticia para él, y ya se perfila como indispensable para todo lo que se le viene por delante al conjunto londinense.

3) El gran nivel de los centrales

Thomas Tuchel es el primer entrenador del Chelsea desde 2012 que consigue mantener la valla invicta en sus dos primeros partidos. Otra de las sorpresas del técnico alemán fue alinear a Antonio Rüdiger en lugar de Kurt Zouma, quien venía siendo uno de los goleadores del equipo y una pieza clave en la retaguardia de los Blues. Sin embargo, en parte gracias a las imperiales actuaciones de Thiago Silva, el central germano viene realizando buenos partidos en la zaga, cumpliendo con el cometido de su compatriota. Ha tenido mucho protagonismo en los cambios de orientación habituales del equipo, encontrando muchas veces a Hudson-Odoi en el sector opuesto.

Es necesario mencionar la temporada que el brasileño Thiago Silva viene haciendo. Aunque su llegada a Stamford Bridge fue muy cuestionada en términos de edad y rendimiento reciente, en la presente campaña es: 1) el primer jugador del Chelsea en efectividad en el pase (96%), 2) el segundo jugador Blue con mayor efectividad en el pase largo (84%), 3) el segundo futbolista de toda la plantilla con más cantidad de pases en el último tercio (ochenta y siete), 4) el segundo con más despejes (setenta y ocho), 5) el segundo con mayor tasa de éxito en duelos aéreos (75%), y 6) el segundo futbolista que más recuperaciones concretó en el Chelsea (ciento sesenta y nueve). Sin lugar a dudas, una incorporación importantísima para que los Blues se aseguren no sólo una solidez defensiva en la zaga, sino también un buen pie para iniciar limpiamente desde la primera línea.

Para finalizar con el apartado de los tres centrales, el capitán César Azpilicueta merece su mención. A sus treinta y un años, el español volvió a demostrar que es imprescindible en clave Chelsea. Actuando como tercer central como en sus mejores épocas con Antonio Conte, no solo marcó el primer gol de la era Thomas Tuchel en el club, además tuvo un protagonismo abundante en el encuentro con ciento seis toques de pelota, un 88% de efectividad en las entregas y resolvió con astucia cada acción defensiva en la que le tocó participar. Su espíritu competitivo, sacrificio por los demás y sentido de pertenencia, además, le asientan como una de las figuras más representativas de los Blues en los últimos años. Un dato interesante: cada vez que anotó en la Premier League, el conjunto londinense sumó: cinco victorias y cuatro empates.

César Azpilicueta on Twitter: "Great team performance! Well done lads!  💪🏻💙… "

Conclusión

Dos partidos, una victoria para Thomas Tuchel al mando del compilado de Londres. Y sensaciones bastante positivas. En el debut, si bien el Chelsea logró dominar ampliamente, presentó problemas en ataque posicional como la circulación lenta del balón o la falta de movilidad entre líneas. En cambio, para el segundo encuentro, el entrenador germano ajustó el sistema de acuerdo a sus futbolistas, entendiendo cuál es más apto para cada función/posición y sacando a relucir su gran flexibilidad táctica. El equipo dominó en la totalidad del partido, sobre todo en la segunda mitad, y consiguió un contundente primer envión que lo deja séptimo en la tabla.

Si bien ni Mateo Kovacic ni Jorginho tuvieron un lugar especial en este artículo, ambos realizaron un partido excepcional ante el Burnley y forman, conjuntamente, parte fundamental para la nueva estructura de Tuchel tanto en la construcción del juego en fase de inicio como en los momentos de recuperación de la pelota. Además, se entienden muy bien entre ambos y con el resto de sus compañeros, especialmente con la figura del encuentro, Mason Mount.

El Chelsea encarará una semana compleja en la Premier League: se medirá al Tottenham de Mourinho el jueves, y al Sheffield United de Chris Wilder el domingo. Serán dos desafíos en los que se deberá poner a prueba principalmente a los delanteros, que hasta ahora quizá sean la única pieza que falta por calzar en el equipo: es el momento para que Timo Werner, Tammy Abraham, Kai Havertz y Olivier Giroud demuestren su valía. Mientras tanto, Tuchel puede sentirse satisfecho.

Primera victoria del Chelsea de Tuchel - IAM Noticias

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: