Las claves de la final paulista del Maracaná

Palmeiras y Santos definirán este sábado la gran final de la Copa Libertadores de América. Será la tercera final entre dos conjuntos brasileños en toda la historia y la primera desde el año 2006. Además, la sede será el mítico Maracaná, que se convierte por primera vez en sede de una final continental a partido único. A horas de la definición del torneo, comienzan a surgir las primeras preguntas: ¿Cómo llegan ambos equipos? ¿Cómo juega cada uno? ¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de cada conjunto?

Así es el anillo de diamantes para el mejor jugador de la Copa Libertadores  | Fútbol Internacional | Deportes | El Universo

El Palmeiras de Abel Ferreira

El Verdao, que acumula una Copa Libertadores en su vitrina (ganada en 1999) va por su segundo título de la mano de Abel Ferreira, un entrenador portugués que llegó a la institución en noviembre y, desde allí, ha conseguido llevar a Palmeiras a dos finales: de la Copa do Brasil (que disputará en febrero ante Gremio) y de la ya mencionada máxima competición de clubes a nivel sudamericano.

Para comprender cómo juega Palmeiras bajo su dirección técnica es necesario aclarar que Abel Ferreira es un entrenador adaptable, al que no le importa variar su sistema para conseguir la victoria. Por ejemplo, en la eliminatoria de semifinales ante River Plate, su equipo varió en fase defensiva de un 4-4-2 a un 5-4-1, y en posesión se observaron cambios de un 4-4-2 inicial a un 3-5-2 en determinados momentos del partido. Aunque ha sido flexible en función de los rivales y los contextos, es cierto que en esta Copa Libertadores Palmeiras se ha mostrado como un equipo más bien reactivo, que busca aprovechar las segundas jugadas mediante su centrodelantero Luiz Adriano en juego directo, y la velocidad de Rony en transición ofensiva.

El ataque posicional quizá haya sido una de las carencias del equipo en lo que va de torneo. El error más común ha sido la lentitud en la circulación de la pelota en campo rival, que se ha puesto en evidencia ante equipos que optan por un bloque medio-bajo y le ceden la iniciativa. Palmeiras ha sufrido frente a este tipo de rivales, puesto que es un conjunto acostumbrado a no realizar tenencias demasiado prolongadas, sino a tener la posesión por poco tiempo, optando por la verticalidad.

Rony, de campesino a obrero y luego mensajero hasta figura del Palmeiras -  Eurosport

Con respecto de la fase defensiva, resulta difícil quedarse con una versión del Verdao en esta Copa. Si bien durante gran parte de la competición se mostró como un equipo sólido y compacto, en la vuelta ante River Plate mostró grandes dificultades. Quizá condicionado por la adrenalina y el nerviosismo de la semifinal, el equipo no defendió bien, sino que acumuló futbolistas en defensa: quedó mal parado con asiduidad, el mediocampo estuvo desconectado de la retaguardia y sufrió mucho a la espalda de su doble pivote. Será un aspecto a corregir de cara a la final.

Haciendo una valoración general, el punto fuerte de su línea defensiva es Gustavo Gómez (central imponente en duelos aéreos y yendo al suelo, muy bueno interceptando y barriendo). En el mediocampo, destaca el joven Patrick de Paula (mediocampista con gran organización y capacidad para superar la presión rival), y Danilo (volante zurdo con buena visión de juego y capacidad para realizar envíos largos precisos). Por último, en la delantera tanto Luiz Adriano (centrodelantero muy hábil pivoteando y aguantando la pelota, potente y veloz al espacio), Rony (extremo desequilibrante con gran desborde y cambio de ritmo) y Gustavo Scarpa (clásico “10” brasileño con brillante zurda, gran pegada de media distancia e intervenciones precisas) son imprescindibles para Abel Ferreira.

¿Cómo llega Palmeiras a la final de la Copa Libertadores? Desde aquella clasificación ante River Plate, los de Abel Ferreira han disputado cinco partidos por el Brasileirao. Ganó ante Corinthians (goleada 4-0), empató ante Gremio y Vasco da Gama y perdió ante Flamengo y Ceará. La buena noticia es que recuperó a Felipe Melo, su líder, aunque todavía es una incógnita su presencia en el duelo del sábado.

Palmeiras goleó al Corinthians y entra en la lucha por el título - Dosis  Futbolera

El Santos de Cuca

La historia del Peixe y la Copa Libertadores es un poco más amplia que la de su rival: la ha ganado en tres oportunidades (1962, 1963 y 2011) contando con la presencia de figuras legendarias como Pelé o el propio Neymar. Aunque en esta ocasión no dispone de estrellas de tal inmensidad, buscará obtener su cuarta consagración de la mano de Alexi Stival “Cuca”, entrenador carioca que llegó al club en agosto, en un momento complejo para la institución (crisis financiera y castigo de la FIFA), y se puso como desafío lograr la corona en la máxima competencia continental, además de alcanzar los puestos de Copa Sudamericana en el campeonato brasileño.

Santos es un equipo que, a lo largo de todo el torneo, ha demostrado que el estilo de juego a partir del cual se convierte en un rival peligroso consiste en ceder la iniciativa al adversario, esperando replegado en su propio campo (ha empleado sistemas como el 4-4-2 o el 4-1-4-1) y apostando por el contragolpe mediante la velocidad de Marinho y Lucas Braga en transición. Estos dos extremos adoptan un papel fundamental en la estructura defensiva del Peixe, puesto que Cuca les exige un sacrificio físico extra a la hora de retroceder para tomar a los futbolistas rivales que van por fuera, dando ayuda a los laterales y dejando al equipo mejor parado.

Un detalle importante que sirve para comprender el trabajo defensivo de Santos radica en el tipo de marcaje. El conjunto de Cuca opta por tomar al hombre durante todo el partido, realizando una marca individual muy estricta: cada futbolista tiene asignado a un rival. Algunos contrarios han podido detectar este patrón de juego y actuar en consecuencia, convirtiéndolo en una debilidad del Peixe que Palmeiras podría aprovechar. ¿De qué manera? Con movilidad y dinamismo en ataque, por medio de desmarques de ruptura o apoyos que descolocan a la defensa y quitan a los jugadores de sus zonas. De hecho, fue este uno de los errores que Boca Juniors cometió en la serie en la que fue eliminado por Santos: careció de movilidad entre líneas y facilitó el plan defensivo rival. La realidad es que los dirigidos por Cuca se sienten muy cómodos ante adversarios que atacan estáticos, y si además se les brinda tiempo para pensar y espacio para recorrer, se convierten en un equipo muy difícil de ganar.

Quién es quién en el Santos?

Al igual que Palmeiras aunque quizá en mayor medida, a Santos le cuesta el ataque posicional. Es un equipo que vive de los espacios. Cuando el rival le cede la iniciativa, muchas veces no sabe qué hacer con el balón, mostrando una circulación lenta de la pelota y poca actividad entre líneas. Sin embargo, como se informó en el párrafo anterior, una vez que logran recuperar la posesión y dispararse en un contraataque, difícilmente una defensa pueda aguantar la embestida.

Los jugadores clave en ataque son el ya mencionado Marinho (extremo derecho con gran desequilibrio, regate y disparo, letal con espacios) y Yeferson Soteldo (enganche con una espectacular pegada y habilidad técnica en la gambeta). En defensa, destaca el zaguero central Lucas Veríssimo (fuerte en duelos aéreos y terrestres, imponente en las barridas e intercepciones y con una gran salida de balón). Por último, en el centro del campo tanto Alison (buena distribución de la pelota, encargado de la salida junto a los defensas) como Diego Pituca (mediocampista con gran recorrido y mucha colaboración en la presión) son clave para sostener el sistema de Cuca.

¿Cómo llega el Peixe al sábado? Santos ha jugado cuatro partidos por el Brasileirao desde aquel pase a la final de la Copa Libertadores. Consiguió vencer a Botafogo, pero luego perdió tres encuentros consecutivos ante Fortaleza, Goiás y Atlético Mineiro. No ha conseguido buenos resultados en el torneo brasileño, en el cual marcha décimo. El objetivo será asegurarse una plaza para la Copa Sudamericana.

Video | Santos golea a Boca y clasifica a la final de la Copa Libertadores

Datos de la final

El partido entre Palmeiras y Santos se denomina “Clássico da Saudade”, y esta final marcará el encuentro número trescientos treinta y uno entre ambos. Ciento treinta y ocho veces ha salido vencedor el Verdao, ciento cinco el Peixe y han firmado tablas en ochenta y siete oportunidades. Este será el primer duelo que protagonizarán en una competencia internacional.

Por el lado de los dirigidos por Abel Ferreira, los máximos goleadores son Rony y Luiz Adriano. Ambos cosechan cinco goles en lo que va de Copa Libertadores, y el primero también acumula ocho asistencias hasta ahora en el torneo. Otra estadística positiva de Palmeiras en la competencia es la del arquero Weverton, que posee siete vallas invictas, cuarenta atajadas y seis goles encajados en doce partidos.

Los de Cuca también tienen material para ofrecer. Kaio Jorge es el máximo anotador hasta ahora con cinco dianas, mientras que Marinho es el máximo asistente con dos pases gol. En materia de recuperaciones, Jobson y Diego Pituca son los futbolistas que más quites han realizado en Santos.

Para finalizar, la historia nos indica que Brasil se quedará con su vigésima Copa Libertadores, y persigue a Argentina, que acumula veinticinco. En caso de perder, Palmeiras igualaría el récord de América de Cali como equipo con mayor cantidad de subcampeonatos (cuatro) y en caso de ganar, Abel Ferreira se convertiría en el tercer entrenador europeo que consiguió alzar la Copa Libertadores (Mirko Jozic con Colo-Colo en 1991; Jorge Jesus con Flamengo en 2019). Por el otro lado, si Santos gana, se transforma en el club brasileño más ganador del torneo (cuatro) y Alexi Stival “Cuca” sería el quinto entrenador que logró ganar el título con dos equipos diferentes (lo hizo en 2013 con Atlético Mineiro).

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: