La “Batalla del Alcoraz” está a punto de comenzar

Tras ser el mejor equipo de Segunda División, el Huesca volvía a la máxima categoría una temporada después de su descenso. Un proyecto que apostaba de nuevo por Míchel para obtener la permanencia.

Tras la confección de una plantilla combinando jóvenes con jugadores con experiencia en primera como Mikel Rico o Andrés Fernández; el conjunto altoaragonés se enfrentaba a una dura campaña donde el único objetivo era la permanencia.

Con el inicio de la temporada y dos empates en tres jornadas frente a rivales destinados a estar en lo más alto como Villarreal y Valencia, dejaban buenas sensaciones de cara al resto de los encuentros.

Con un juego alegre, basado en el trato del balón, promovido por Míchel, el Huesca encadenó 3 empates más frente al Atlético, Elche y Valladolid, encuentros donde los oscenses se merecieron más. No obstante, las malas actuaciones en defensa dejaron patente el gran problema de este equipo, recibiendo más goles de los que era capaz de marcar.

Tras la buenas sensaciones llegaron dos derrotas muy duras pero esperables, 4-1 encajó el Huesca frente a la Real Sociedad y Real Madrid. No obstante, los empates estaban a la orden del día encajando 9 en las primeras jornadas. 

Con la remontada que hizo el Granada en un encuentro en el que el conjunto azulgrana iba ganando por 1-3 se empezaba a escuchar un “run run” en la afición que pedía cambios en los banquillos. No obstante, la directiva le mostraba jornada tras jornada el apoyo a Míchel.

Y así fue, llegó la primera victoria de la temporada para el Huesca, fue contra el Alavés por 1-0, siendo así como el técnico vallecano certificaba su permanencia como entrenador del Huesca. Aunque lo que parecía el inicio de una buena racha, acabó siendo el principio del fin de la era Míchel. 

Más derrotas y una victoria en Copa del Rey ante el Marchamalo, fueron las cifras del despido de Míchel que se hizo realidad tras la fatídica semana en la que el Huesca fue derrotado por Alcoyano (Copa del Rey) y Betis en liga.

Con el técnico vallecano fuera del banquillo del Huesca, ha sido Pacheta el que recientemente se ha hecho cargo del puesto de entrenador. Con palabras de ilusión, el nuevo entrenador se expresaba en la primera rueda de prensa.

A día de hoy, el conjunto oscense se encuentra en la última posición de la tabla, aunque con opciones de conseguir la salvación todavía.

Los datos de esta mitad de temporada son pobres para el Huesca, en cuanto a la plantilla, Rafa Mir es el máximo goleador del conjunto azulgrana con 6 tantos en todas las competiciones, en cuanto a las asistencias, Javi Galán es el jugador que más pases de gol ha repartido con dos, además siendo uno de los mejores jugadores de lo que llevamos de campeonato para el Huesca. En cuanto a los minutos jugados, Siovas ha sido el jugador más utilizado por los técnicos hasta el momento, con 1.710 minutos.

Veremos a ver que es capaz este Huesca de Pacheta y si finalmente consigue la permanencia, que actualmente está más lejos de lo deseado.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: