Análisis de la primera vuelta: Un Berge imprescindible

La primera vuelta de la campaña 20/21 ha llegado a su fin y los blades siguen en la lucha por mantenerse en la Premier League tras el peor arranque liguero de un equipo en la primera división inglesa desde su refundación. La lucha por la permanencia está bastante disputada siendo 12 los puntos que se deben conseguir para, actualmente, poder salir de los puestos de descenso.

La pasada campaña el Sheffield United estuvo a punto de poder conseguir entrar dentro de Europa League, algo que nos recuerda al caso de un Granada que recién ascendido consigue la plaza, pero los blades se quedan rozando con la punta de los dedos el deseo de jugar en competiciones internacionales.

Para la temporada 20/21, el Sheffield United con ayuda de su presidente y director técnico decidieron los fichajes y la inversión que se debía gastar el club en el mercado, es ahí cuando llegaron, Rhian Brewster, delantero centro de 20 años que llegaba por 26 millones para crearle competencia a Billy Sharp, Aaron Ramsdale, portero de 22 años que llegó para suplir la baja de Dean Henderson tras su cesión, Oliver Burke, extremo derecho de 23 años que llegó por 6,5 millones y Max Lowe, lateral izquierdo que llegó desde el Derby County tras hacer una de las mejores actuaciones individuales en la pasada campaña.

Las lesiones han jugado una mala pasada dentro del cuadro blade, ya que su jugador franquicia, Sander Berge, se lesionó al comenzar la temporada por más de seis meses tras una colisión con otro jugador en un encuentro, a esto se le unen los intervalos en los que varios jugadores han estado de baja.

La táctica general que está usando Chris Wilder es bastante austera en comparación de cómo lo hacía la temporada pasada. Un juego basado en el control del balón en el centro del campo y la concentración en las bandas; algo que se aleja mucho de cómo controlaba el balón en la temporada 19/20 donde los que realmente movían el juego eran los centrales y el pivote, abriendo el balón a las bandas.

En conclusión, la primera vuelta más desastrosa de la Premier League se resumen en los tres puntos fundamentales que sostenían el juego de Chris Wilder, esos son; Sander Berge, el noruego era el jugador franquicia del club blade; el cambio rotundo de táctica, a la que aún no se ha aclimatado la plantilla; y todas las caras nuevas que han llegado al club blade, que deben intentar asentarse en el XI titular y dar lo mejor de ellos mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *