Crónica: Barnes y Pope asaltan Anfield

La jornada 18 de la Premier League nos dejaba el encuentro entre Liverpool y Burnley en Anfield. Los red querían recuperar el terreno perdido y seguir la estela del Manchester United ante unos clarets  que debían de puntuar para dejar atrás los últimos puestos de la clasificación

PRIMER TIEMPO

Como era de esperar, el Liverpool encerró al equipo de Dyche buscando el juego combinativo de sus extremos y los balones aéreos hacia Origi. Alisson salvó la primera de los visitantes salvando un disparo de Wood en una jugada repleta de rebotes y aprovechando la poca contundencia de la defensa red. Aún así, el partido era un continuo ida y vuelta durante los primeros 20 minutos 

Shaqiri dispuso de la primera ocasión para los locales con un potente disparo que no cogió portería. Oxlade también probó a Pope de la misma forma que su compañero ya que era imposible romper la línea defensiva para rematar dentro del área visitante. De nuevo, un nuevo disparo desde el balcón del área fue atrapado por el meta del Burnley. Origi no aprovechó el primer hueco en el muro visitante y Pope volvió a atrapar sin problemas. 

La primera gran intervención del internacional inglés fue ante un potente tiro de Robertson sin ángulo. Tanto el escoces como Arnold penetraban una y otra vez buscando balones cruzados y centros. Origi estuvo muy cerca de romper el empate cuando aprovechó el error de Mee para plantarse delante del guardameta pero su disparo lo escupió el larguero. El belga volvía a desperdiciar una ocasión clara pero los espacios comenzaban a abrirse ante la presión del Liverpool que quería irse al vestuario con el partido a su favor. 

No fue así y Mike Dean decretó el final de la primera parte formándose una pequeña tangana debido a una agresión de Fabinho a Barnes por la que recibió tarjeta amarilla. Dicha acción provocó la bronca entre Klopp y Dyche ya que se produjo sin balón y con el encuentro encaminado a vestuarios, el VAR no vio necesario un castigo mayor 

SEGUNDO TIEMPO

El Burnley sufrió su primera baja en defensa al volver del descanso, Taylor tuvo que retirarse aquejándose del gemelo, Pieters entró en su lugar. A continuación Arnold obligó a Pope a lucirse con un disparo al palo corto en un nuevo intento de romper el muro claret. Klopp decidió introducir a Salah y Firmino debido a la poca participación de Chamberlain y la falta de acierto de Origi.

La entrada del egipcio le dio muchas alas al Liverpool que gozó de la ocasión más clara del partido obra del Faraón tras una gran jugada de Wijnaldum, Pope realizó una gran parada salvando a su equipo de nuevo mientras salía tímidamente al contragolpe. Barnes avisó mediante un disparo que fue rechazado por Alisson a través de una gran parada, la acción fue invalidada por fuera de juego. Comparado con la primera parte, cuando el Burnley robaba salía más rápido y con más hombres al ataque, buscando siempre centros laterales, prueba de ello fue la gran ocasión visitante hasta el fomento obra de Barnes que remató de primeras un balón raso y cruzado de McNeil. 

El Liverpool no cesaba en su intento de marcar el gol del triunfo cuando el partido ya se encaminaba a sus 10 últimos minutos mientras el Burnley se mantuvo muy organizado ya que quería salvar al menos un punto de oro en Anfield. En el minuto 82, Brownhill botó una falta y en su rechace, Barnes se quedaba solo frente a Alisson que realizaba penalti. El inglés marcaba desde los once metros a 7 minutos para el final, este gol suponía la centena para el veterano delantero

Los últimos minutos fueron un acoso y derribo de los reds que se estrellaban una y otra vez contra la línea defensiva. De hecho Firmino dispuso de una gran ocasión al rematar de tacón un centro de Arnold, Mee lo sacó mientras que Pope hacía la estatua. La respuesta del Burnley fue un disparo de McNeil que se fue directo a las vacías localidades de Anfield. Mike Dean decretó el final del partido en el 94, el Liverpool volvía a perder en Anfield tras 1300 días sin hacerlo. 

El solitario gol de penalti de Barnes en el tramo final le da la victoria al Burnley, un auténtico balón de oxígeno ante un Liverpool que se queda a seis puntos de la cabeza a pesar de intentarlo de todas las formas posibles. Los reds no perdían desde abril de 2019. 

Con ese resultado, el Liverpool se mantiene cuarto con 34 puntos y su siguiente rival será el Manchester United dentro de tres días, en un duelo de altas miras. Por su parte, el Burnley se coloca con 19 puntos en decimosexta posición obteniendo un buen colchón con respecto al descenso y se enfrentará al Fulham la siguiente jornada de Premier League. 

FICHA TÉCNICA

Alineación del Liverpool FC: (4-3-3)

Alisson – Alexander-Arnold, Matip, Fabinho, Robertson – Shaqiri (Minamino 86’), Thiago, Wijnaldum – Oxlade-Chamberlain (Firmino 57’), Origi (Salah 58’), Mané. 

Entrenador: Jürgen Klopp

Alineación del Burnley (4-4-2)

Pope – Lowton, Tarkowski, Mee, Taylor (Pieters 50’) – Brady (Guðmundsson 65’), Westwood, Brownhill, McNeil- Wood, Barnes. 

Entrenador. Sean Dyche 

GOLES: 

A. Barnes (83’) 0-1

MVP: Nick Pope. El guardameta inglés volvió a ser el mejor de equipo salvando mediante tres paradas salvadoras y dejando claro el buen nivel en el que se encuentra

Árbitro: Mike Dean (ENG): Amonestaciones: Barnes (amarilla 39’), Fabinho (amarillo 46’), Matip (amarilla 87’)
Estadio: Anfield

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: