Una rivalidad que creció en los años 80 y sigue latente

Una final que conlleva un trasfondo deportivo tan amplio que deberíamos remontarnos hasta los años 80 cuando comenzó a crecer la rivalidad, la llegada de Diego Armando Maradona, el argentino dio un golpe de vitalidad al cuadro Azzurri que consiguió plantarle cara a una Juventus que, lejos de pisar el freno, siguió comandando la zona deportiva de Italia. 

Nápoles, después de sesenta años sin títulos eran demasiados y, poco antes de la llegada del argentino, en Nápoles se necesitaba un jugador que supiera como llevar al club azzurri a la gloria.

En el año 1987, se consiguió el Scudetto que supuso, de forma indirecta, la salvación de la ciudad, sumergida en guerra de bandas, tráfico de estupefacientes y catástrofes naturales.

Por otra parte, la Juventus de los años 80 está ligada con Giovanni Trapattoni y el dueño de la Juventus y fundador de FIAT, por aquel entonces, que era Giovanni Agnelli.

Llegaron al club dos campeones de nivel mundial como fueron, el francés, Michel Platini y el polaco Zibí Boniek, y tras ello, la Juventus ganó dos Scudettos consecutivos en los años 80/81 y 81/82 y otra Coppa Italia en la temporada 82/83, y tras estos años gloriosos, llegó la temporada 83/84, la Juventus se vuelva a llevar un Scudetto y una Recopa ganada en una final con un gol decisivo de Zibí Boniek.

un equipo caracterizado por la agresividad defensiva pero que creaba en el centro del campo un juego elegante guiado por los dos fichajes mencionados y por Tardelli.

Algo que ha marcado sin duda la carrera deportiva de los dos clubes ha sido su máxima rivalidad tanto en el campo como en las calles, y es por ello que siempre intentan llevar la delantera contra el otro club. 

La Juventus tuvo que gestionar un vestuario lleno de egos, por ello, tras su época más gloriosa, los jugadores más polémicos como, Zoff, Scirea, Rossi… comenzaron a enfrentarse de manera pública contra la directiva del club y por otra parte, Platini y Boniek solo intentaban tener muchisima mas movilidad en el campo y se enfrentaron contra el entrenador.

Y es así que en la temporada 85/86, y para acabar con la era Trapattoni, ganaron el sexto Scudetto y la Copa Intercontinental.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: