Crónica: Mount sale al recate de Lampard en un derby cerrado

En la noche de hoy se enfrentaban bajo el cielo londinense en Craven Cottage tanto Fulham como Chelsea en una nueva edición del derby del barrio de Fulham en un duelo de gran importancia para ambos ya que, además del significado propio de un derby, una victoria supondría un gran cambio para ambos en sus dinámicas y una gran inyección de moral de cara a la segunda vuelta de la temporada.

Por su parte, el Fulham venía de una gran actuación ante los Spurs a domicilio que le sirvió para aumentar a cinco su racha de partidos sin perder, consiguiendo principalmente valiosos empates y con una notoria mejora en su juego y prestaciones. Además de la sensación de que Scott Parker había dado con la tecla en lo referente a encontrar una idea de juego. Su esquema y el XI titular que llegaba a este partido en busca de una victoria que le permitiese seguir mirando de cerca la permanencia, sobre todo tras la victoria del Brighton ante el Leeds en el partido inmediatamente anterior.

Anuncios

Por otro lado, un Chelsea que llegaba buscando ganar para revertir una gran racha negativa de resultados y sensaciones tras haber ganado tan solo uno de los últimos seis partidos de liga, con un juego que no convence, fichajes estelares que no acaban de encajar y un entrenador que empezaba a ser discutido, algo impensable hace apenas un par de meses.

PRIMERA PARTE 

El partido comenzó con el Chelsea dominando la posesión pero sin pasar de campo propio debido a la presión en mediocampo de los delanteros del Fulham como punta de lanza de una estructura con dos líneas de cuatro replegadas en bloque bajo. Tras los primeros 15 minutos, el Fulham se fue soltando y de a poco comenzó a tener algo más la pelota pero sin inquietar demasiado el área rival.

Esto cambió en los minutos finales, donde el Chesea subió un poco el ritmo teniendo un par de ocasiones claras entre las que destaca un disparo al larguero de Mount tras un mal despeje de Robinson en el 35′. Lo que no se esperaban los Blues es que con esto hiciesen reaccionar a un Fulham que también subió el ritmo y comenzó a atacar hasta el punto de asediar la portería del Chelsea, teniendo una ocasión especialmente clara en las botas de Cavaleiro para poder irse al descanso con ventaja en lo que fueron los mejores minutos de los locales en el partido y podría haber marcado el devenir del mismo.

Después de esto y justo al borde del descanso se produjo una de las acciones clave del partido cuando Antonee Robinson fue expulsado en el 44′ por una fuerte entrada a Azpilicueta que en un principio no parecía ser digna de cartulina roja. Pese a ello, el árbitro no tuvo dudas y se la mostró rapidamente en una decisión que unos segundos después corroborarían desde la sala de VAR. Si bien debido al minuto en que se produce esta decisión no fue en absoluto relevante en el primer tiempo, si lo sería para el resto del partido.

Anuncios

SEGUNDA PARTE

Tras la reanudación el guión parecía igual al del primer tiempo, pero a los pocos minutos ya vimos que no iba a ser así, ya que tras unos minutos iniciales de tanteo, el Chelsea, que seguía dominando la posesión, comenzó a ser mucho más incisivo llegando con peligro al área de un Fulham replegado que no supo reaccionar y que notó la baja de una de sus piezas en el bloque defensivo que tan sólido se había mostrado en el primer tiempo y que ahora no estaba siendo capaz de frenar las acometidas de un Chelsea entonado pero que no conseguía batir a un Areola que se volvió a mostrar como figura sosteniendo a su equipo.

Sin embargo, la presencia del Chelsea en área rival tras el ambicioso y ofensivo cambio de Frank Lampard al 65′ quitando a Jorginho para meter en el campo a un Tammy Abraham que pasó a formar en doble punta con Giroud hasta que este fue sustituído por Hudson-Odoi apenas 10 minutos después pero manteniendo la misma vocación ofensiva y quedándose Mateo Kovacic como único centrocampista algo más retrasado.Todo esto llevó al Chelsea a llegar más y con más peligro al área rival, hasta que, tras una buena internada por banda de Hudson-Odoi, puso un centro despejado de forma poco efectiva por Areola llegó a los pies de Mason Mount que coló el balón entre un mar de piernas de la defensa del Fulham para poner el 0-1 en el marcador en el minuto 78.

A partir de ese momento el Chelsea se dedicó a intentar conservar el resultado y que no pasaran apenas cosas en el partido. Intentó darle algo de brío Scott Parker a su equipo con múltiples cambios sobre el minuto 80 pero nada surtió efecto y el Fulham apenas fue capaz de inquietar a un cómodo Chelsea que pudo liquidar el partido con un par de ocasiones mano a mano muy claras que Timo Werner desperdició.

Finalmente, el partido concluyó con una ajustada victoria por la mínima que posiblemente haya hecho justícia a lo visto en el terreno de juego, con un Chelsea que supo sufrir en el primer tiempo y que en la segunda parte fue superior a un Fulham mermado por la expulsión que tardó en reaccionar.

Con este resultado los locales se mantienen en puestos de descenso a 4 puntos del Burnley con los mismos partidos jugados y a 5 puntos de un Brighton que tiene dos partidos más disputados. Por su parte, los visitantes ascienden hasta la séptima plaza pero todavía lejos de los puestos Champions delimitados por un Liverpool que tiene 4 puntos de ventaja con un partido menos y un Manchester City que tiene 3 puntos de ventaja pero con dos partidos menos por disputar.

Anuncios

FICHA TÉCNICA :

Fulham

Areola; Aina (Bryan, 83′), Andersen, Adarabioyo; Tete, De Cordova-Reid (Kamara, 83′), Reed, Anguissa, Robinson; Cavaleiro (Onomah, 79′) y Lookman.

Chelsea

Mendy; Azpilicueta, Rüdiger, Thiago Silva, Chilwell; Kovacic, Jorginho (Abraham, 65′), Mount; Ziyech (Hudson-Odoi, 75′), Giroud (Werner, 75′), Pulisic.

Gol

0-1 M. 78 Mount.

Árbitro

P. Bankes. T.A.: Reid (69′), Lookman (88′) / Ziyech (72′), Thiago Silva (82′) y Azpilicueta (94′). T.R.: Robinson (44′).

Incidencias

Craven Cottage. A puerta cerrada.

MVP

Desde El señor del balón creemos que MVP del encuentro ha sido Alphonse Areola, si bien ya había sido de los mejores ante los Spurs sosteniendo al equipo con sus paradas, hoy lo ha vuelto a hacer en un partido en el que ningún jugador del Chelsea ha brillado sobre manera pese a la vitoria y en el que el Fulham podría haber encajado varios goles más si no hubiese sido por las repetidas acciones salvadoras del arquero francés.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: