#RealMadrid || Valverde y el recuerdo de una Supercopa memorable

Un año después, Fede Valverde volverá a aquella competición con la que consiguió ganarse el respeto y el cobijo de Zinedine Zidane. A pesar de no llegar a terminar el encuentro tras ver la roja directa en el minuto 116, el uruguayo fue nombrado como el mejor jugador de la Supercopa 2020 y desde entonces ocupa un puesto clave en la plantilla del Real Madrid, aunque últimamente su protagonismo se ha ido opacando.

Era 12 de enero de 2020 cuando el Real Madrid conseguía alzar el título de la Supercopa de 2019/20 al cielo de Yeda, Arabia Saudí. Tras superar al Valencia CF en las semifinales, los de Zinedine Zidane se proclamaron campeones al vencer, una vez más, al Atlético de Madrid en una final para el recuerdo no sólo por el formato de esta edición, sino también por su desenlace: la final de esta Supercopa fue la primera de la historia en decidirse sobre el punto de penalti. Sin embargo, este excitable final pudo no haberse dado si en el minuto 116 Álvaro Morata hubiera encarado y superado a Thibaut Courtois. La acción más famosa y peligrosa del torneo fue interceptada por Fede Valverde, cometiendo falta clara sobre el delantero rojiblanco y propiciando la roja directa tras ser este el último jugador de los blancos. Una expulsión que no logró infravalorar su rendimiento.

Entrada de Fede Valverde (15) a Álvaro Morata (9) en la final de la Supercopa 2020. Fuente: América TV

La decisión del “pajarito” fue concisa: antes una roja que echar a perder el título en los últimos suspiros del encuentro. El mismo Valverde lo aseguró nada más acabar el partido:

“Fue algo que no se debe hacer con compañeros que están jugando. Pido disculpas a Álvaro pero era lo único que me quedaba por hacer por el equipo”

Fede Valverde

El pase de Vitolo hacia Morata dejaba a su compañero libre para encarar todo el campo rival por delante y, finalmente al guardameta belga del Real Madrid. El único jugador merengue capaz de remontar la posición del delantero español fue Valverde, quien aparecía de la nada para que con alevosía derribara por detrás a Morata con una fuerte patada.

A pesar de la entrada, el uruguayo fue galardonado como el mejor jugador del torneo por su gran actitud física y el despliegue que consiguió mostrar durante todo el encuentro, una de las mejores exhibiciones del joven talento desde que vuelve a vestir la camiseta blanca. La Supercopa se convirtió, por lo tanto, en un paso más del visible crecimiento potencial que derramaba el de Montevideo y que Santiago Solari supo descubrir. Zidane también apostó por él y, desde este preciso instante, comenzó a darle continuidad en los partidos que sucedieron a esa competición. El deseo frustrado de Zidane por vestir de blanco a Paul Pogba aferraba a Valverde en Madrid y así comenzó a demostrar su talento.

Fede Valverde (15) durante el enfrentamiento liguero ante el Atlético de Madrid. Fuente: Diario AS

Titular en la mayoría de los siguientes partidos, entre los que destacan las victorias ligueras frente al Atlético de Madrid, el FC Barcelona, el Valencia FC o la Real Sociedad, el despliegue físico y constructivo que Valverde regalaba en el terreno empezó a encogerse tras el confinamiento del pasado año. La vuelta al trabajo tras varios meses de desconexión y tranquilidad fue todo un mazado para muchos jugadores, entre todos ellos Valverde. A partir de entonces, el joven uruguayo no ha vuelto a demostrar mucho de lo que nos venía acostumbrando antes del parón por la pandemia. Su titularidad empezó a ponerse en duda y Zidane empezó a encontrar en Valverde un posible cambio en vez de un titular obligado, y así lo demostró en la “final” del Etihad Stadium.

Anuncios

Con el retorno de la edición liguera en una esta nueva temporada, Zidane volvió a confiar en él y, a pesar de que en el primer partido frente a la Real Sociedad tuvo que intervenir a 20 minutos del final, los siguientes tres partidos fueron un regalo para el uruguayo, al volver a ser incluido en el once inicial. De esta manera, fue acumulando sus minutos Valverde y también así planteaba el técnico galo el inicio de la nueva campaña, con numerosas rotaciones, hasta el 8 de noviembre. Las cosas no iban bien para el conjunto merengue, que volvía a tropezar en liga frente al Valencia CF (4-1) y dejaba escapar así tres puntos más y aun Atlético que empezaba ya a mostrar su condición de campeón. Hasta este instante, Valverde sumaba un total de 808 minutos en los que había marcado 3 goles (frente al Real Betis, el FC Barcelona y el SD Huesca). No obstante, su aportación no era del todo decisiva.

El “pajarito” cayó lesionado tras el partido en Mestalla y Zidane se veía al borde de la destitución. Empezaron entonces los cambios en el Real Madrid, presentando el francés una formación mucho más consolidada y decidida: con un once de gala que apenas descansaba y alternaba sus minutos con demás suplentes. Zidane solo empleaba cambios si los veía necesarios y únicamente contaba con el resto del equipo si uno de sus “once hombres” se iba tocado o terminaba lesionado o sancionado.

Fede Valverde (15) lesionado sobre el césped de Mestalla. Fuente: Meritocracia Blanca

El 12 de diciembre el uruguayo volvía a ser incluido en una convocatoria de Zidane, tras su cuidadosa recuperación. Valverde sería suplente en el Alfredo di Stefano frente al Atlético de Madrid y saltaría al terreno en los últimos suspiros del partido. Sin embargo, todo era diferente a como el propio jugador lo había dejado cuando le lesionaba en Valencia. Ahora ya no contaba con la titularidad, y tenía que aferrarse a los pocos minutos y oportunidades que tendría para volver a convencer a un Zidane que parecía haber encontrado una posible solución.

Desde su retorno, Valverde sólo ha sido titular en dos encuentros: frente al Athletic Club de Bilbao y el Granada CF (ambos partidos sustituyendo a un jugador “clave” en el once construido por el técnico francés: Casemiro o Luka Modric). En ninguno tuvo oportunidad de recuperar buenas sensaciones y terminó siendo sustituido. La poca aportación e iniciativa (de la que antes abundaba) le castigaba con el banquillo. Hasta la fecha poco más destacamos del uruguayo, quien suma 41 minutos en los últimos tres enfrentamientos, aunque bien es cierto que está siendo uno de los pocos jugadores que cuentan con minutos en la segunda mitad de los muchos que descansan en el banquillo.

Fede Valverde (15) y Vinícius Jr. (20) celebrando el tanto del uruguayo en el partido contra el FC Barcelona. Fuente: Fox Deportes

Sin embargo, la “solución” de Zidane parece que no acaba de perfilarse y en las últimas jornadas han vuelto los fantasmas del pasado con los empates ante Elche CF y CA Osasuna. Valverde seguirá peleando por un puesto en la titularidad y ante él se encuentra la oportunidad de oro que le brindó una puerta enorme en el club de su infancia. Pero la llave no la tiene ahora Valverde. A pesar de que de él depende que el técnico francés siga confiando en su talento, es el propio Zidane quien ha de decidir si lo que necesita el Real Madrid para volver a conseguir títulos es o no un hombre como Valverde. Veremos cuál es la decisión final de este último y si Valverde es capaz de recuperar ese talento y desparpajo que impresionó durante la primera mitad del 2020.

Anuncios

6 comentarios en «#RealMadrid || Valverde y el recuerdo de una Supercopa memorable»

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: