#FCBarcelona || Óscar Mingueza se asienta como zaguero y dice presente

Óscar Mingueza está siendo una de las revelaciones del Fútbol Club Barcelona desde la contratación de Ronald Koeman como entrenador. El canterano ya ha disputado nueve partidos en La Liga esta temporada, y crece a pasos agigantados como zaguero importante en la plantilla a raíz de la lesión de Gerard Piqué. Se ha ganado, con total merecimiento, la confianza del técnico neerlandés, que volvió a alinearle ante el Granada este sábado para solventar la baja de Clément Lenglet, sancionado.

Lo cierto es que el defensor central de veintiún años viene actuando de manera notable en todos los aspectos. De hecho, si uno mirase por primera vez un partido suyo sin tener en cuenta los antecedentes, pensaría que lleva varias temporadas en Primera División. Su gran personalidad se manifiesta con el solo hecho de prestarle atención a su expresión corporal: permanece firme, sereno, fiable. Fundamental para una defensa que, partidos atrás, demostraba inestabilidad e incertidumbre.

Ante el equipo de Diego Martínez, Óscar Mingueza fue el segundo futbolista del Barcelona que más pelotas tocó (cien) por detrás de Sergio Busquets (ciento quince). Pero no solo se trata de la cantidad de toques de balón, sino de la calidad que le proporcionó a la salida desde el fondo que practicó el equipo de Ronald Koeman: completó noventa y dos de noventa y cinco pases (es decir, apenas tuvo tres errores) y alcanzó una efectividad en las entregas del 97%. También fue sorpresivo su aporte en cuanto a cambios de orientación, variando el panorama del equipo y dando mayor velocidad al juego (completó tres envíos largos sobre tres intentados).

Fuente: SofaScore

Al margen de la salida limpia y clara desde atrás, tampoco sufrió descalabros defensivos. Actuó con gran solvencia a lo largo de todo el encuentro, siendo clave en lo que respecta a duelos individuales (ganó tres de cuatro), intercepciones, anticipos, barridas y recuperaciones. A esto hay que sumarle que su acompañante habitual de zaga, Ronald Araújo, fue baja de último momento y su compañero acabó siendo Samuel Umtiti. El francés venía muy falto de ritmo, pero Mingueza no se vio perjudicado por ello e incluso corrigió varios errores que hicieron al campeón del mundo pasar un partido menos tenso.

Es una realidad que el canterano viene pisando fuerte en el primer equipo, y es también un acierto de Ronald Koeman darle minutos a modo de premio. Aunque su caso esté siendo poco comentado, hacer mención de su figura es una necesidad, sobre todo teniendo en cuenta su considerable evolución futbolística —meses atrás, Óscar Mingueza tenía dificultades para asentarse en el equipo titular del Barça B— teniendo veintiún años y aceptando el reto de jugar en la retaguardia del Fútbol Club Barcelona. En definitiva, un zaguero con mucho futuro que será tenido en cuenta esta temporada por el entrenador neerlandés… en parte por obligación ante la carencia en el puesto, pero también porque se ha convertido en una alternativa más que interesante.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: