#AthleticClub || Análisis: Esto es lo que se espera del nuevo Athletic de Marcelino

La destitución de Gaizka Garitano era algo que pedía a gritos gran parte de la afición rojiblanca. Los resultados han salvado al técnico deriotarra durante gran parte de la temporada, pero la imagen y el juego del equipo no acompañaba nada a este Athletic que tenía como uno de sus objetivos la clasificación europea. Garitano no ha conseguido aportar regularidad y calma, ni al equipo, ni a la afición, ni tampoco ha conseguido que el Athletic aproveche las ventajas que tiene utilizar una 4-2-3-1 como formación por excelencia. Su estancia en Bilbao ha durado 760 días, traducidos en 89 encuentros en su casaca, cuyo bagaje ha sido de 39 victorias, 21 empates y 29 derrotas, con un promedio de 1,55 puntos por partido.

Pero el cambio tenía que llegar… Y llegó. Comienza la ‘era Marcelino’. Eso sí, un poco cuestionada por las polémicas con el equipo bilbaíno, donde afirmaba que “al Athletic le favorecen los árbitros muy a menudo”, cuando era entonces técnico del Villarreal. Pero ahora la historia cambia y Marcelino ya ha mostrado su compromiso con el Athletic: “Defenderé, por encima de todo, los intereses del Athletic”. Entonces, ¿qué se espera de Marcelino en el Athletic? ¿Cuál es su estilo de juego? ¿Contará con la cantera? ¿Sentará a los intocables? Son muchas las preguntas que se pasan por la cabeza de cualquier aficionado rojiblanco, vamos una por una.

Ante todo, cabe destacar que Marcelino es un entrenador muy fiable y que tiene gran experiencia dirigiendo grandes equipos. En sus últimas seis temporadas ha logrado un ascenso, cinco clasificaciones europeas (tres de ellas a puestos de Champions) y un título con el Valencia (la Copa del Rey), venciendo al FC Barcelona. En su etapa en el Villarreal (de enero de 2013 a octubre de 2016), el Villarreal consiguió llegar no solo a la Europa League tras su ascenso, sino que también pudo clasificarse para la Champions League.

ESTILO DE JUEGO

Marcelino es fiel seguidor de la formación 4-4-2, esquema con el que venció al FC Barcelona en la final de la Copa del Rey. Para el técnico asturiano es esencial el trabajo defensivo de todo el equipo, así como también el juego del contraataque, donde el más favorecido para el puesto es Iñaki Williams, cuyas virtudes no se han explotado correctamente con Garitano en el banquillo. Lo que tiene claro el técnico es que le gusta jugar con defensa de cuatro y dos centrocampistas, combinando los cuatro atacantes restantes de manera que se pueda dar profundidad y a la vez equilibrio.

La gran duda es si Asier Villalibre tendrá sitio en este estilo que requiere atacantes veloces, ya que el ariete no destaca por esas virtudes. Lo cierto es que el sistema ofrece gran cantidad de posibilidades, ya que Villalibre sí que podría disfrutar de minutos si se diera la posibilidad de que Iñaki Williams jugara en su zona habitual, la banda derecha. Muniain le acompañaría en esa doble punta, con una posición un poco más retrasada y con mayor libertad de movimientos.

El doble pivote es el que más dudas puede generar, ya que no sabemos si Marcelino apostará por la doble pareja que viene siendo habitual, con Vesga y Vencedor, o si volverá a la titularidad Unai López y Dani García. Todo parece indicar que Vencedor no perdería protagonismo, ya que estaba cuajando una gran temporada en cuanto al plano defensivo y a las ayudas de salida de balón, colocándose entre los dos centrales cuando el equipo pasaba el medio del campo.

También volverá a ser imprescindible el juego a balón parado, cuya esencia perdió el Athletic hace varias temporadas. Serán claves los jugadores con gran envergadura, como Villalibre, Raúl García, Íñigo Martínez o Yeray, que son grandes cabeceadores, como lo serán también los jugadores que tienen gran lanzamiento de faltas o de córners, como Morcillo, Unai López, Vencedor, Berenguer o Ibai Gómez. Es una de las estrategias por las que el técnico apuesta y que puede volver a hacer temible al Athletic en cuanto al balón parado se refiere.

Posible alineación de Marcelino con el Athletic || LA PIZARRA DEL MÍSTER

LA IMPORTANCIA DE LA CANTERA

Marcelino afirmó en la rueda de prensa de presentación que desconoce el estado de la cantera, pero que sabe la importancia que tiene para el club, por lo que irá subiendo a canteranos al primer equipo para que vayan cogiendo la dinámica del grupo y conocerlos con mayor profundidad. Por tanto, la cantera seguirá teniendo importancia, ya que es parte de la filosofía del club y es culpable de los logros obtenidos a lo largo de la historia.

Lo que sí es cierto es que el míster vive por y para la victoria. La propuesta de Marcelino pasa por perseguir los resultados desde el primer día, y no le temblará el pulso en contar con canteranos si ve que son aptos para el primer equipo y pueden aportar su granito de arena para mejorar el juego.

LA MENTALIDAD

Como ya hemos afirmado, Marcelino vive por y para ganar. Es un entrenador muy competitivo con las ideas muy firmes. La idea del técnico asturiano es que el equipo juegue de la misma manera en San Mamés que en cualquier otro campo, con la intención de que el Athletic mejore esa regularidad de la que tanto carece.

EL HISTORIAL DE MARCELINO

Marcelino cuenta con una gran experiencia como entrenador en equipos de primera división. Con su último equipo, el Valencia CF disputó 110 partidos, cuyo bagaje fue de 56 victorias, 29 empates y 25 derrotas, además del único título que posee en sus vitrinas: la última Copa del Rey disputada. En el Villarreal CF también dejó buen legado, ya que no solo consiguió el ascenso a Primera División, sino que, en los años sucesivos, consiguió clasificar al submarino amarillo en Europa League y Champions League. En el cuadro groget disputó 176 encuentros como entrenador, de los que 87 fueron saldados con victoria, 44 con empate y 45 con derrota. También ha dirigido grandes equipos como el Sevilla, Racing de Santander, Real Zaragoza, Recreativo de Huelva, Sporting, Sporting B y CD Lealtad.

Los últimos dos clubes que el técnico ha dirigido han sido los que han mejorado sus estadísticas. En Villarreal consiguió alcanzar el dato de 1,73 puntos por partido, y en Valencia lo superó hasta el 1,79.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: