#RCDE || El peor año de la historia perica para resurgir como el ave Fénix

El 2020 para el RCD Espanyol de Barcelona podría catalogarse como desastroso. Un año que a comportado la peor temporada del club perico en lo que lleva de historia, que son nada más y nada menos que 120 años de historia que, casualmente, se cumplían este mismo año.

En este artículo se repasará lo que ha dado este fatídico año para un club como el Espanyol. Sin duda, unos 366 días para olvidar y afrontar el próximo año con objetivos muy distintos a los que tenía el club al principio de año.

Este 2020 comenzaba con un Espanyol en descenso, y que tras la destitución de Pablo Machín del banquillo, Abelardo tomaba el timón del barco. Un timón que parecía ilusionar en los primeros partido de enero. Con un empate a dos goles en el derbi frente al FC Barcelona. Seguidamente una visita al Estadio de la Cerámica que acabó con victoria perica, esto hacía ilusionar a la afición. En aquel partido frente al Villarreal, más de cuatro mil pericos se desplazaron para ver a su equipo ganar al submarino amarillo. Enero lo cerraba el Espanyol con un empate frente al Athletic. Además de ser eliminados por la Real Sociedad en la Copa del Rey.

Este mes de enero que comportó un gran desembolso en grandes jugadores, pero aún así, el equipo acabo descendiendo. Raúl de Tomás, Leandro Cabrera y Adrián Embarba fueron las tres incorporaciones pericas en el mercado invernal.

El mes de febrero fue algo convulso con la Europa League por medio, además de lograr un buen resultado en un enfrentamiento y después hacer un partido desastroso, y así, más de una vez. Derrotas frente al Granada (2-1, remontada del Granada que comenzó perdiendo en partido, pero fallos garrafales pericos le dieron el partido.), Real Valladolid (2-1, un partido sin duda para olvidar, además tras la durísima derrota frente a los Wolves en competición europea por 4-0). Pero dió ilusión en partidos muy importantes, como en la primera victoria en casa frente al Mallorca o el empate en el Sánchez Pizjuan.

Marzo, el mes que paralizó y aterrorizó a todo el mundo, arrancó para el Espanyol con empate frente al Atlético de Madrid y derrota por la mínima en El Sadar, que fue el último partido antes del confinamiento.

Foto: LaLiga

Un confinamiento que afectó, y mucho, al Espanyol que se jugaba la vida para permanecer una temporada más en la élite del fútbol español. Hasta 6 positivos por Covid tuvo el conjunto que por aquel entonces lo dirigía Abelardo, pero dentro de poco cambiaría.

De este modo, con los protocolos correspondientes LaLiga para el Espanyol se reanudaba con la victoria en casa contra el Alavés y el empate a cero en el Coliseum Alfonso Pérez, que daba ilusión y esperanza para salvar la categoría. Pero dos derrotas consecutivas frente Levante y Betis, daban por casi muerto a un Espanyol que decidió rescindir el contrato de Abelardo, que por aquel entonces se hablaba incluso de una renovación en caso de descenso. El nuevo técnico perico fue el director deportivo, Rufete, que jamás había entrenado a ningún conjunto.

Desde el momento que el técnico/director deportivo coge las riendas del equipo, el club de la capital catalana, no logra sumar puntos. De este modo, desencadenando la mayor racha de partidos perdiendo de toda la historia blanquiazul (9 partidos).

El descenso matemático sucedióen el Camp Nou, con la derrota perica por la mínima, con un gol de Luis Suárez a mediados de la segunda mitad. Aquel partido, el Espanyol estuvo bastante bien, pero las diferencias son abismales frente a un equipo de esa talla.

Así finalizaba la peor temporada del RCD Espanyol en sus 120 años de historia y pasión perica. Una temporada llena de altos y bajos, más bien bajos. Un Espanyol que tendría que encarar la segunda mitad del 2020 en segunda división, con la obligación de ascender.

Imagen: RCD Espanyol

Pero a partir de verano, la situación fue muy diferente. Salieron jugadores que no estaban aportando mucho al equipo, como Naldo, Iturraspe, Ferreyra o Calleri. Además también salió Bernardo y Javi López y Víctor Sánchez rescindieron su contrato. Ya al final del mercado, Marc Roca puso rumbo al FC Bayern. Además, llegaron Fran Mérida, Keidi Bare, Óscar Gil, Miguelón y Vadillo, para aportar aires nuevos a la plantilla. Pero el mejor fichaje fue, sin duda alguna, Vicente Moreno.

Los primeros partidos de pretemporada no fueron muy buenos para el cuadro de Vicente Moreno: un empate frente al Huesca y una derrota frente al Cádiz. Después de estos partidos, los blanquiazules golearon al Málaga, y después hicieron lo propio con el Almería.

Y ya centrándonos en el apartado liguero, la competición comenzó muy bien para el cuadro perico, que logró vencer por tres goles a cero al Albacete. Tras la victoria conseguida en casa, los pericos siguieron sumando puntos partido tras partido, hasta que el 18 de octubre llegó la primera derrota de la temporada, que también venía acompañada del primer gol en contra.

Pero pese a que la gente pensaba que el Espanyol se iba a hundir, no fue así. Los de Vicente Moreno siguieron sumando puntos, pero la primera mala racha, y de momento la única de la temporada, comenzó el 14 de noviembre, cuando los pericos empataron a uno frente al Fuenlabrada. Tras ese empate, perdieron frente a Girona y Leganés y ya acumulaban tres partidos seguidos sin conocer la victoria.

Tras esa mala racha, los de Vicente Moreno volvieron a la senda de la victoria, gracias a la victoria lograda frente al Zaragoza. Y desde que ganaron al conjunto maño, los pericos no han vuelto a pinchar en ningún partido, sumando así cinco victorias consecutivas en liga y una en Copa del Rey.

Este fin de semana, los de Vicente Moreno jugarán su primer partido de 2021, y el primero como líderes, tras varias jornadas en segunda posición. De cara a este 2021, los catalanes tienen un objetivo muy claro, y este no es otro que el ascenso a primera división.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: