#Bayer04 || Y 13 jornadas después, el Leverkusen volvió a perder

En el último partido del año, en el último minuto del año, el Bayer Leverkusen perdió su invicto ante el rival más cruel, el Bayern München. 

El Bayer Leverkusen había tenido un verano movido y empezaba con muchas dudas la Bundesliga, cuya principal misión era alcanzar los puestos de Champions League. Las salidas de Kai Havertz y Kevin Volland casi consecutivas hicieron mucho daño a las Aspirinas que no pudieron reforzarse de la mejor manera debido a la crisis económica que sigue mermando el mundo debido al COVID, llegaron Arias y Schick.

Las primeras jornadas se saldaron con tres empates contra Wolfsburg, RB Leipzig y Stuttgart, la falta de gol era clara, el Leverkusen no conseguía crear opciones de gol a pesar de las armas que tenía, solo Demirbay y Schick habían logrado perforar las redes del rival. El checho cayó lesionado y entonces apareció Alario. El Pipa dio la primera victoria al Leverkusen de la temporada ante el Mainz 05, un gol que sumió a los Obreros en un optimismo absoluto

Desde aquel gol en Maguncia, el Bayer encadenó victorias de mérito ante Augsburg, SC Friburg, Borussia M’Gladbach y Arminia Bielefeld. El equipo era otro, incluso al de la temporada pasada, sabía sobreponerse a los goles encajados y crear sus oportunidades. Alario fue la principal estrella en este punto del campeonato estableciéndose como principal goleador y registrando el récord de tres dobletes consecutivos, ningún jugador del Leverkusen lo había conseguido hasta el ex-River. 

El ataque entró en conjunción con la defensa y en los siguiente 4 partidos, el Bayer solo encajó un gol contra el Hoffenheim por los 11 que anotó. Empate a cero ante Hertha de Berlín y victorias contundentes sobre Schalke, TSG y FC Köln en el Derby de Colonia, lo que unido a los tropiezos de Bayern y RB Leipzig, les permitió alcanzar el liderato tras 8 años sin hacerlo y manteniéndose invictos en Bundesliga sin señales de fatiga 

En el último partido del año antes del parón navideño, el Bayern Munchën visitaba el BayArena con el objetivo de recuperar el liderato perdido y le costó debido a la puesta en escena de los locales que vendieron muy cara su piel. Schick marcó el primero con una espectacular volea que dejó congelado a Manuel Neuer y antes del descanso Lewandowski empató el choque. En la segunda parte, ambos equipos estuvieron muy parejos, reparto de puntos parecía lo más justo pero un error de Tah en la salida de balón lo aprovechó Lewandowski para marcar el gol de la victoria, recuperar el primer puesto y romper el invicto del Leverkusen.

El Leverkusen finaliza el año segundo en la Bundesliga, dando una gran imagen ante el Campeón de Europa, siendo de los pocos equipos que ha plantado cara al conjunto bávaro. Su siguiente partido será ante el Eintracht el día 2 de enero en un nuevo intento de asalto al liderato y seguir la estela del conjunto de Flick. ¡Cabeza alta Obreros y Feliz Navidad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: