#DeporCeltaB || El día en el que el Celta B venció al Dépor en Riazor

Con todo lo que las gradas de Riazor han presenciado a lo largo de su historia, quizá nunca imaginaron que sobre su verde ocurriese lo que sucedió en el día de hoy, y menos aún la hinchada.

El partido que tuvo lugar en el Estadio ABANCA-Riazor es uno de esos que, en una rivalidad tan intensa como la del Real Club Deportivo de la Coruña y Real Club Celta de Vigo, quedará grabado en la retina de ambas aficiones, por desgracia para unos y fortuna para otros.

Si ya antes de que el esférico comenzase a rodar sobre el verde se había tachado de doloroso -por el mismo Fernando Vázquez- el encuentro, más tuvo que ser el resultado final del partido, siendo la clara sorpresa de la jornada en el Subgrupo A del Grupo 1, aunque es más que sabido que cuando ambas entidades se topan de frente, el fútbol no entiende de antecedentes o plantilla.

Anuncios

El filial celeste saltó a Riazor lleno de ilusión, en un partido en el que, a pesar de la necesidad de ganar, existía la sensación de falta de responsabilidad en caso de derrota teniendo en cuenta la magnitud del rival. Lejos de caer en el conformismo que podría haber supuesto el mencionado estado, asaltaron el templo coruñés.

Todo lo contrario ocurrió por parte de los blanquiazules, pues ganar el no derbi era obligatorio, y los deportivistas no cumplieron con lo requerido.

El hito logrado por los muchachos dirigidos por Onésimo crece exponencialmente al ser el primer equipo en derrotar al hoy cuadro local en la Segunda División B. No solo ello, pues ningún equipo había logrado endosarle más de un gol, mientras que fue Alfonso González –Alfon para el aclamo popular- quien perpetró el marco de Carlos Abad por partida doble, siendo el primero de los tantos un auténtico zarpazo cruzado, inapelable para el excordobesista.

Anuncios

El gol de Borja Galán, que supuso el empate en el momento de su realización, no fue suficiente para evitar el sonrojo coruñés, que ve como los vigueses han conseguido imponerse en su casa con el B en un partido oficial que ya es histórico.

El sentimiento deportivista no pudo tener mejor reflejo que el de su míster, el nombrado Fernando Vázquez (exentrenador céltico), que se vio frustrado en el área técnica andando de un lado para otro y dialogando (quizá algo más que una simple charla amistosa) con el linier, el colegiado y hasta el cuarto árbitro hasta ser expulsado.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: