#RCCelta || Análisis: El nuevo Celta de Coudet

Aunque el Celta continúa en puestos de descenso, parece que el cambio de entrenador ha lavado la cara de un equipo que con Óscar García había momentos en los que no competía y se dejaba ir en los partidos, además de costarle crear ocasiones peligrosas. Sí, solo son dos partidos de Coudet al frente del cuadro gallego, pero ya hemos visto varias de sus señas de identidad que parecen haber calado en los jugadores.

Después de sus dos primeros partidos (Sevilla y Granada) el ‘Chacho’ ya ha dejado constancia de su esquema y once preferido: 4-1-3-2 con sólo un cambio en los dos partidos (Araújo por Aidoo). A pesar de la predilección por ese esquema, en fase ofensiva el Celta cambia a un 4-2-3-1, debido a que Denis Suárez retrasa su posición para ayudar a Renato Tapia en la organización del juego, intentando en el partido ante el Granada 83 pases con un 94% de acierto (78 pases buenos), dejando así libre la media punta para que aparezca Iago Aspas, que fue clave en el último encuentro liguero generando hasta 6 ocasiones claras para sus compañeros. Por otra parte, para que Aspas pueda bajar a recibir, es clave la participación de Santi Mina, que, a pesar de estar gafado de cara a puerta, hace el trabajo oscuro para que Iago Aspas intervenga más en el juego y con mayor espacio.

El esquema tipo de Coudet en sus dos primeros partidos con el Celta y sus variaciones. Elaborado en: lapizarradelmister.es

Otro de los aspectos claves de este nuevo Celta de Coudet es la veloz circulación de balón que quiere inculcar en su equipo. Para lograrlo una de las intenciones del técnico argentino es la acumulación de gente por dentro, siendo muy habitual ver a Nolito y a Brais Méndez, que vuelve a mostrar un gran nivel, meterse hacia posiciones interiores para dar más apoyos por dentro, a la vez que dejan libre la banda para la aparición de ambos laterales, Olaza y Hugo Mallo, recuperado para la causa, como se pudo ver en el primer gol del Celta frente al Granada, en el que Nolito lleva el balón por el centro para combinar con Aspas, apareciendo en la posición de media punta, dejando libre la banda para que Olaza pusiese el centro que remataría el propio Nolito.

Primer gol del Celta frente al Granada. Fuente: LaLiga

En cuanto al aspecto defensivo, la seña de identidad de este Celta de Coudet es la presión en campo rival juntando gran cantidad de jugadores y con una línea muy alta, casi con los centrales en el medio del campo. El problema de esta presión, además de la falta de físico aún existente en los jugadores del Celta, puede verse en el gol del Granada, que, tras la salida a la presión de Murillo y la posterior pérdida de balón de Denis Suárez, el Granada se plantó delante de la portería celeste con un único desplazamiento en largo de Luís Milla. Aun así, el Celta se mostró firme defensivamente, concediendo 3 ocasiones al Granada.

Pase de Luís Milla que acaba en el gol del Granada. Podemos ver a Murillo fuera de sitio y hasta 7 jugadores del Celta en campo rival

Dentro del aspecto defensivo, tenemos que destacar la función del peruano Renato Tapia, que ya era indiscutible para Óscar García, pero es aún más importante para el esquema de Coudet ya que es el pilar del centro del campo celeste, firmando otra gran actuación frente al equipo nazarí, ganando 9 duelos de los 14 que disputó en el partido, además de verse cada vez más cómodo con el balón en los pies, acabando el encuentro con un 90% de acierto en el pase (69 de 77).

Estadísticas y mapa de calor de Renato Tapia frente al Granada. Fuente: SofaScore

En definitiva, este nuevo Celta de Eduardo Coudet destaca por su velocidad en la circulación de balón, la acumulación de jugadores tanto en fase defensiva como ofensiva, así como una presión muy alta a la hora de robar el balón. Si continúa con este juego, nos lo vamos a pasar muy bien con el Celta del ‘Chacho’.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: