#RealZaragoza || El balón parado, la némesis del Real Zaragoza

El Real Zaragoza anda en una situación muy, muy complicada. Para contextualizar, el equipo aragonés está situado en la decimonovena posición de la tabla de la categoría de plata con 10 puntos después de 12 jornadas -todavía le resta la segunda, la aplazada frente al Almería-. Tras la destitución del ‘Pipo’ Baraja, con Iván Martínez no se ha logrado enderezar el rumbo de una plantilla harto cuestionada y con una moral cada vez menor. Nueve partidos sin ganar es lo que lleva este Real Zaragoza, que ve cómo le empieza a quemar el fuego de la Segunda División B.

Así las cosas, en los dos últimos partidos ante el Real Oviedo (1-2 en La Romareda) y la Ponferradina (2-1 en El Toralín) se ha visto una ligera mejora en el juego del equipo y una propuesta más reconocible respecto a lo que le viene bien a los jugadores o no. En cambio, se sigue acusando una falta de gol terrible y, lo que es peor, una carencia tremebunda a la hora de generar juego ofensivo y, por tanto, ocasiones.

A esto se ha añadido un nuevo y a la par viejo problema: la defensa del balón parado, esas acciones que tanto daño han hecho al conjunto zaragocista durante todas estas temporadas pasadas. Los maños han recibido tres de los últimos cuatro goles de esta manera con sendos centros cerrados al primer palo que los futbolistas no supieron defender. En estos casos se suele decir que es una asignatura que deberá trabajar el entrenador de turno, pero tal vez es una cuestión de intensidad por parte de los jugadores, tal vez es una cuestión de centímetros, algo tan diferencial en Segunda División.

Se trata de un mal que, año tras año, aqueja al Real Zaragoza en mayor o menor medida, aunque sólo sea en ocasiones puntuales. Pero en este caso ha sido en un momento determinante de la temporada, en unos partidos en los que el equipo se jugaba la vida. En unos partidos que, además, los zaragocistas lograron ponerse por delante en el marcador después de tantas jornadas sin hacerlo. Así que algo deberán hacer bien Iván Martínez o bien los jugadores para remediar un mal que se ha convertido en la némesis del Real Zaragoza.

Miguel Majarena

Estudiante de Periodismo en la Universidad de Zaragoza y amante del deporte y, sobre todo, del fútbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: