#VamosTodos || Portugal, mucho talento y pocos resultados

En noviembre comenzaba el parón de selecciones para Portugal en donde se tendrían que ver las caras contra Andorra, Francia y Croacia. Una selección con grandes nombres en la plantilla, estrellas por doquier y calidad a raudales. Sin embargo, pese a su talento indiscutible, Portugal no ha conseguido imponerse en cuanto a juego en casi ningún partido, y la sensaciones tras perder el liderato en la UEFA Nations League han dejado muchas dudas de cara a la Eurocopa del año que viene. Hoy analizaremos los partidos que ha jugado en este parón y podremos determinar algunos de los problemas de la selección de Fernando Santos.

Anuncios

En los partidos, el primero de todos fue el de Andorra. Un partido amistoso, para probarse, experimentar y, por parte de algunos jugadores, de reivindicarse por un puesto titular. Este partido no supuso un gran esfuerzo, la selección ganó contundentemente 7-0 y no perdonó a los andorranos. En los siguientes partidos, tanto la exigencia como la presión aumentaron, tratándose de partidos de Nations League en donde los portugueses tenían un gran objetivo: ganar para clasificarse. A partir de aquí, los problemas empezaron a aflorar.

El primer partido de Nations League fue contra la Francia de Didier Deschamps, actual campeona del mundo y con una plantilla excepcional, pero nada a lo que los portugueses no pudiesen aspirar. Ambos partían con 10 puntos en la clasificación y, pese a faltar un partido contra Croacia, este partido decidía el pase a la siguiente instancia de la competición, en dónde solo se clasifica el primero de grupo. Dentro del partido las cosas no pintaron tan bien como en el papel para Portugal. Apenas generó alguna ocasión y, aunque cedió poco, los franceses se hicieron poco a poco con el dominio de la pelota para posteriormente hacerse con el partido con un solitario gol de Kante. Portugal había quedado descalificada dando una imagen pobre, de un equipo con pocas ideas. Los lusos se marchaban con las manos vacías, después de que las grandes estrellas fueran opacadas por el conjunto galo, y con la sensación de haber jugado para conseguir el empate, y sin conseguirlo.

El partido contra Croacia no reflejó una mejoría muy notoria en el juego. Esta vez enfrentándose a un rival con una plantilla de inferior nivel a la de Francia, los lusos consiguen un dominio más claro de la pelota. Sin embargo, pese a poseer el esférico, seguía siendo un equipo con dificultades para llegar a portería, algo casi increíble si en el mismo once tienes hombres como Bruno Fernandes, Diogo Jota, João félix o Cristiano Ronaldo. Los portugueses esta vez consiguieron la victoria en el último instante y de manera muy fortuita, concediendo muy poco pero encajando 2 goles.

Pero entonces, si la plantilla de la selección de Portugal goza de tan buenos futbolistas, ¿por qué no cuaja?. Pues bien, la selección de Fernando Santos ha mostrado múltiples problemas, para conectar, asociarse, crear espacios… Esto viene derivado de un fallo tanto en la táctica como en el perfil de los futbolistas. Y es que en estos partidos de competición hemos visto a una Portugal muy pasiva en la presión y con poco que ofrecer arriba, terminando todo en balones largos a la espalda de los centrales rivales. En el eje de la zaga, los titulares y tocayos, Rubén Semedo y Días, son dos centrales de gran potencia y contundencia física pero con pobre manejo de balón y sin mucho criterio a la hora de sacar el balón jugado. Por otro lado, los mediocentros que acompañan al equipo tienen perfiles muy definidos, opuestos a lo que los centrales necesitan para sacar la pelota. William Carvalho, Pereira, son ejemplos de mediocentros físicos, que buscan romper el juego rival y muy posicionales, pero ambos con un manejo de pelota también bastante pobre, lo que hace que, los apoyos de los centrales tampoco tengan la capacidad de sacar el balón jugado. Por otro lado, centrocampistas como Bruno Fernandes, Moutinho o Bernardo Silva incluso, son muy ofensivos, jugadores que necesitan muchos metros por delante y muchos jugadores a su alrededor, punzantes y con la mirada puesta en la portería rival. Aunque la posición de Moutinho se retrasó más para intentar dar fluidez a la pelota, ninguno de estos mediocentros son organizativos. Estes perfiles, tan diferentes y definidos a la vez, generan una disgregación en el centro del campo luso que provoca que los apoyos sean pocos, teniendo que recurrir a los balones largos o en su defecto, a lo centros laterales. La poca fluidez es la que genera que los jugadores que están más arriba no puedan llegar con claridad a la portería. Una solución podría ser el perfil de Ruben Neves, que sería un buen pivote y con buen desplazamiento de pelota para poder generar un mejor moviemento y fluidez.

Otro problema de la selección de Portugal son los perfiles que tiene arriba. Es indiscutible que cuando hablamos de Cristiano Ronaldo, Bruno, Bernardo, João o Diogo nos estamos refiriendo a jugadores de talla mundial, en dónde muchos, en sus respectivos equipos gozan de una plantilla y un planteamiento que los favorece personalmente para que el jugador funcione a la perfección y a la vez, el equipo. Son estes jugadores como Cristiano, Bruno o João, que tienen que cambiar por completo su manera de jugar cuando están en la selección. Aunque muchas veces se conectan a las mil maravillas, en muchas ocasiones podemos ver un juego en el que todos quieren participar de manera activa. Tanto João Félix como Bruno son dos futbolistas que les gusta recibir el balón al pie con muchos metros y jugadores por delante para poder conectar con sus compañeros y llevar la batuta de la jugada. Sin embargo, que tantos jugadores quieran desempeñar esta función hace que resulte imposible, con pocos apoyos y, los pocos, ofrecidos por jugadores que, como ya destacamos anteriormente, no son precisamente buenos con la pelota en los pies.

Está claro que Portugal es una de las mejores selecciones en cuanto a talento, pero su juego deja en duda muchas cosas de cara a las siguientes competiciones. Fernando Santos deberá buscar el equilibrio para garantizar unos resultados y un juego a la altura de las expectativas.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: