#LaLiga || Opinión: La avaricia rompe el saco

El mundo del fútbol está siendo duramente atacado por dos aspectos a comentar muy importantes: el coronavirus y un calendario demasiado apretado, que fuerza mucho a los jugadores.

Anuncios

Por un lado, ya vemos frecuente que salgan nuevos casos positivos por coronavirus. Los más llamativos han sido el que involucra al Granada Club de Fútbol en la jornada 9 de La Liga y el del jugador Domagoj Vida. El caso del Granada ha sido que en el último partido de liga contra la Real Sociedad solo estaban disponibles 6 jugadores profesionales de los cuales apenas terminaron cuatro, cometiendo alineación indebida , pero la Real Sociedad no denunció debido a la circunstancia tan delicada. El otro suceso es el del zaguero croata, que jugó los primeros 45 minutos del partido contra Turquía estando infectado, pero en el descanso del mismo encuentro se enteraron que era positivo por coronavirus y lo sustituyeron inmediatamente. Pero no queda ahí, al bajar del autobús de la selección después del partido Vida bajó sin la mascarilla puesta, acción que puso en peligro a todos sus compañeros de selección. Con el paso de los días, un miembro del cuerpo técnico y el jugador del Inter de Milán Brozović han sido los únicos afectados.

Por otro lado, a causa del confinamiento, los equipos tuvieron que terminar La Liga más tarde y empezaron la temporada 20/21 casi sin descanso, además de tener una pretemporada prácticamente inexistente. Todo esto, ha tenido unas consecuencias muy negativas para los jugadores, por ejemplo, en el último partido que jugó el Sevilla Fútbol Club contra el Osasuna, Acuña, En Nesyri y Jesús Navas tuvieron que ser sustituidos por lesión. Podrá ser mala suerte, pero echando la vista atrás es evidente que los partidos disputados desde la reanudación del fútbol después del coronavirus no han sido pocos, y si a esos le sumas los partidos de selecciones y competición europea, es muy alta la carga de partidos de los jugadores internacionales, que suelen jugar Europa League y Champions.

Anuncios

Hace unos días, el jugador merengue Toni Kroos expresó su indignación con la FIFA y la UEFA, denunciando la nueva competición de la Nations League y la Supercopa en Arabia Saudí, afirmando que se tiene en cuenta la opinión de ningún jugador y el único fin con el que se hace estos torneos es para obtener más dinero a cambio de exprimir a los jugadores, además afirmó que, si hubiera un sindicato de jugadores, no jugarían ninguno de los torneos, añadió.

En conclusión, hoy en día el afán por conseguir más dinero del necesario es muy común y las grandes organizaciones las ya mencionadas no iban a ser menos. Está muy bien promover la tolerancia en el deporte, luchar contra el machismo, el racismo, la xenofobia, la violencia… Pero se les olvida lo más importante, la integridad física de quienes lo hacen partícipes, los jugadores y jugadoras de fútbol. No puede ser que por ganar 5 – 10 millones más pongan en riesgo la salud de personas que tienen una familia, amigos, o una vida por delante. Sí, es mucho dinero y presión para las organizaciones y clubes, pero ninguna vida se puede comprar con dinero.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: