#UDAlmería || Opinión: Umar Sadiq no es Darwin Núñez…y no pasa nada

Durante las últimas semanas (sobre todo a raíz de ciertos artículos en determinados medios de comunicación), hemos estado leyendo de manera reiterada que Umar Sadiq, actual nueve de referencia de la UD Almería, está a años luz de lo que fue Darwin Núñez. Sin embargo, esto no goza, desde mi punto de vista, de una lógica y coherencia más allá de que ambos son delanteros centros y vistieron (o visten) la camiseta de la UDA.  

Umar Sadiq celebra el gol de Ramazani ante el Sabadell.

En mi caso personal, descubrí a Darwin un día cualquiera viendo GOL, cuando retransmitieron un encuentro del Mundial Sub-20, concretamente un Honduras Uruguay de fase de grupos. En él, me quedé con dos jugadores que me sorprendieron gratamente: Darwin y Shiappacasse. Todavía recuerdo mis mensajes con mis amigos por Whatsapp en los que explicaba lo bueno que era el delantero charrúa y, en tono sarcástico, les comentaba: “Madre mía, si viniera Darwin, este año ascendemos seguro. O sino Haaland, que marcó nueve goles el otro día”. Cuál fue mi sorpresa, cuando comencé a escuchar rumores sobre la llegada de un tal Darwin Núñez hacia tierras indálicas. El resto, como ya sabemos, es historia.

Se trata de un delantero alto, fuerte, pero muy veloz. Al espacio era letal y su definición muy buena, aunque había aspectos a pulir. Estaba muy coordinado y poseía esa lucha y entrega que todo uruguayo debe de tener, dejándose la piel por cada centímetro del campo. No daba un balón por perdido y tenía gol, mucho gol. Y, por encima de todo, era y es un jugador tremendamente humilde, que sabe de dónde viene y hacia dónde va.

Darwin Núñez, en un encuentro con la UDA en casa.

Una vez llegó, y tras un par de meses de aclimatación y recuperación de unas molestias, comenzó a demostrarle a mis amigos que no estaba tan loco y que seguro que acabaría en un club como el FC Barcelona (ya se está empezando a rumorear sobre esta cuestión). Tras una gran temporada, el Benfica decidió ficharlo por 24 millones y blindarlo con una cláusula de 150 kilos.  

Tras ello, el Almería tenía mucho dinero y un vacío muy difícil de cubrir. En consecuencia, la dirección deportiva decidió apostar por Umar Sadiq a cambio de 5 millones más 4 en variables. Y no, Umar Sadiq no es Darwin. Y, aunque lo fuese, ¿qué más da? No estamos siendo justos con el joven nigeriano. Sin ir más lejos, por ejemplo, a Darwin no le pedimos que fuera el nuevo Charles o el nuevo Negredo. Entonces, ¿por qué él sí tiene que ser el nuevo Darwin? Lo único que podemos provocar en él es generarle una presión inasumible y, en mi opinión, es un error.

Charles es uno de los máximos goleadores históricos del Almería.

Es cierto que no está del todo acertado de cara a gol, que comete excesivas faltas en ataque debido a su envergadura, que se tropieza con el balón en los pies o que, en ocasiones, incluso remata al aire. Sin embargo, también provoca errores de los rivales, algo que parece pasar desapercibido para numerosos espectadores.

Aportando datos, ante el Logroñés (día de su debut), entró en la segunda mitad y anotó un gol (que posteriormente fue anulado). Ante Las Palmas, estuvo perdido (al igual que todo el equipo, por lo que no es relevante). Durante el siguiente encuentro frente al Cartagena, anotó el gol del empate. Ante el Fuenlabrada, provocó el penalti que anotaría Corpas para redondear una gran noche. Seguidamente, en Castellón, apareció en ambos tantos: en el primero, su rechace le quedó a Corpas para que hiciera el gol y, en el segundo, su remate al aire se quedó como una preciosa asistencia para que Villalba la colocara en la escuadra.

Ante el Girona, provocó la primera roja del encuentro que desequilibró por completo el partido (aunque no podemos obviar que las tuvo de todos los colores para marcar y no lo hizo). Respecto a la victoria en Sabadell, dio la asistencia a Ramazani para que este anotara en el ´último minuto del encuentro. Y, finalmente, ante el Rayo, provocó la roja directa de Advíncula para dejar a estos durante más de una hora con uno menos (más adelante, fue expulsado de manera injusta. Tanto es así, que el comité de competición le ha eliminado la segunda amonestación recibida).

Umar Sadiq se lamenta por una ocasión fallada ante el Cartagena.

Por todo lo anterior, debemos ser justos con Umar Sadiq y, en vez de pedirle goles, quizás podríamos ver qué otras facetas es capaz de aportar al equipo. Que le falte intuición de cara a puerta ya lo determinará el futuro, pero que no debemos prejuzgarlo y compararlo con otros nueves grandiosos que han pasado por el Almería tampoco es razonable.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: