#MCILIV || Crónica: Tablas en el Etihad, en uno de los mejores partidos de la temporada

Manchester City y Liverpool se veían las caras bajo el frío y la lluvia de Manchester. Duelo de gigantes, que la prensa inglesa catalogaba como el “enfrentamiento de la temporada”, y no defraudó a ninguno de aquellos que lo disfrutaron en directo a través de sus pantallas.

El empate que nos deja este partido, no sirve a ninguno de los dos, pero el Liverpool rozó la derrota por el fallo de un penalti del City, y los de Guardiola pueden darse por satisfechos al empatar contra los de Klopp. 60 minutos del mejor fútbol del mundo, y 30 de aguante. Esto fue lo que nos deparó el duelo este partido entre gigantes.

EL MEJOR FÚTBOL DEL MUNDO

Klopp y Guardiola rendían homenaje a los soldados ingleses caídos en las grandes guerras, portando coronas de flores al césped. Sonaba una trompeta militar que anunciaba el toque de silencio en honor a los fallecidos, y el comienzo de una guerra sobre el césped. Se hincaba rodilla en apoyo al Black Lives Matter, y rodaba el balón en el Etihad. Comenzaba el enfrentamiento de la temporada, y no defraudaba.

Los “Reds” celebrando el gol que les ponía por delante

Ederson sacaba la primera a Firmino, y la defensa la segunda a Mané. El tiburón “Red” olía la sangre en las dos primeras ocasiones, que harían iniciar el partido con una gran intensidad con ese toque “Premier”. El Liverpool tomaba la iniciativa, teniendo las cosas claras, posesión y poniendo la pausa que hacía falta, cuándo hacía falta. Este es el tipo de partido que les gusta a los de Klopp. Aún más, hasta que llegó el penalti en el minuto 11 de partido. Falta clara de Kyle Walker dentro del área, tras la media vuelta de Mané al encarar la portería. La transformó Salah por la derecha del portero. 1-0 Liverpool.

Con partidos cómo este, cómo no le va a gustar a la gente el fútbol. Fría lluvia de noviembre mojaba el rápido césped, mientras que el City buscaba la reacción a ese gol, y el Liverpool aprovechaba los espacios atrás del conjunto “skyblue”. Guardiola necesitaba tomar el control de este partido, el tren ya se le alejaba de la estación. Con la lesión de Van Dijk, el que mandaba en la defensa del equipo de Merseyside era Matip, cumpliendo con creces contra las acometidas de Ferrán Torres, Gabriel Jesús y Sterling. Este último, la tendría contra su compatriota al desmarque en el uno contra uno, que le paraba Alisson al salir a ocupar espacios. Seguía el ida y vuelta y el ritmo incansable, ¿dónde quedó el tiquitaca? El balón quemaba en los pies de ambos equipos.

Gabriel Jesús marcando el gol del empate

La primera posesión larga que tuvo el City, llegó al fondo de la red. Walker, Rodrigo, la magia de Kevin De Bruyne, y el giro de libro de Gabriel Jesús en una baldosa. Golazo. 1-1. Tablas en el Etihad. El empate pudo durar poco porque Kevin De Bruyne, una vez más, casi la manda dentro desde la frontal. Los ánimos eran otros ahora. El tren, que se iba, estuvo a punto de dirigirlo Guardiola. Tras el penalti por mano de Gómez, el partido pudo cambiar radicalmente de rail. De Bruyne en los once metros la mandaba fuera a la izquierda. Qué penalti más mal tirado por el belga. El Liverpool reaccionaba contra todo en contra. Alexander Arnold hacía el desmarque a Salah por su banda derecha, y el balón tras rebote pasaba por debajo de las piernas de Ederson. Casi llega Diogo Jota a rematarla. Llegaba de nuevo el City y luego una falta peligrosa que pasaba por arriba de la portería, por Alexander Arnold. Qué 45 minutos de locura. Viva el fútbol.

NECESARIO DESCANSO

Marchaban los jugadores a vestuarios. En una de las mejores primeras partes, que a nivel personal, he visto en mi vida. Fútbol de élite, del mayor nivel posible e imaginable. Fútbol premium en la Premier. 45 minutos y aún todo por decidir. Ya solo estos 45 minutos habían superado todas las expectativas. Qué nos depararía el resto.

LA INTENSIDAD PASA FACTURA

Llueve a raudales en Inglaterra. Y Matip se gana la amarilla con una patada a De Bruyne. Comienza la segunda parte con la misma intensidad de antes. Ocasión del Liverpool seguida de una contra del City que ataja Alisson. ¿Pero cuándo va a parar esto? Llegaba de nuevo el Liverpool y despejaba mal de puños Ederson, para dejar la segunda oportunidad a Diogo Jota, que sin el gol de siempre, le paraba el balón el arquero brasileño. Minutos de parón y calma, para respirar y volver a empezar.

El partido se caracterizó por la alta intensidad y los continuos duelos por el balón como el de la imagen

Joao Cancelo se la pone a Gabriel Jesús que remataba mal de cabeza. Firmino la mandaba arriba al intentar meterla con rosca. Y Kevin De Bruyne arriba después desde fuera del área. En el 59’, Jota pudo forzar un penalti por una posible mano de un central “citizen”. Ni el árbitro ni el VAR lo vieron así. Lo que sí vimos todos era cómo pedía el cambio Alexander-Arnold. Lesión del lateral de Liverpool que hizo entrar en su lugar al todoterreno Milner. Volvió entonces, la calma durante aquella horrible tormenta que caía sobre el Etihad. Menos de 30 minutos y todo por decidir. Ahora tenía más la posesión el ‘Pool.

Corrían los minutos y las revoluciones e intensidad bajaban. Es muy difícil mantener tan alto nivel durante tantos minutos. El Liverpool ahora tenía que apagar el incendio que provocaba el City. Metido atrás le tocaba apretar los dientes y aguantar. Salah y Mané no salían bien a la contra, ni tenían el balón para pasar de medio campo. Dominio absoluto de la posesión del City en los últimos minutos. ¿Le pasarían factura al Liverpool? Quién marcara ahora, sería un KO total. Los kilómetros y minutos recorridos pasaban factura a los dos.

Salah peleando el balón frente a dos jugadores del City

Las oportunidades llegaban más del lado “citizen” pero ninguno de los dos materializaba sus ocasiones. 4 minutos del descuento con un partido decidido salvo sorpresa. A ninguno de los le venía bien un empate, pero mejor que una derrota…

FINAL DEL PARTIDO

1-1, en un partido muy bonito, de los mejores que se han visto en los últimos años en la Premier, que deja un final con mal sabor de boca. Klopp y Guardiola se saludaban, dos veces, casi como viejos amigos y el partido del año llegaba a su fin.

El Liverpool queda tercero con 17 puntos en liga, detrás de Leicester (líder) y Tottenham. El City por su parte, se queda en mitad de tabla con su undécima posesión y 12 puntos, que le dejan detrás del Arsenal y delante de West Ham y Newcastle. El City necesitaba esta victoria para escalar puestos y subir la moral, pero un penalti fallado y un buen Alisson les dejó con dos puntos menos de lo deseado.

MVP DEL ENCUENTRO

Salah marcando el penalti que ponía el 0-1

Mohammed Salah. Marcó el gol del 0-1 para el Liverpool y supo causar siempre peligro a la bien plantada defensa del City. Elección discutible pero acertada. El egipcio se lleva el MVP de este partido del Señor del Balón.

FICHA TÉCNICA

MANCHESTER CITY (4-3-3)

Ederson; Walker, Dias, Laporte, Cancelo; Rodri, Gundogan; De Bruyne; Ferran (Bernardo Silva, 61’), Sterling; Jesus

Entrenador: Pep Guardiola

LIVERPOOL (4-2-3-1)

Alisson; Alexander-Arnold (Milner por lesión, 63’), Matip, Gomez, Robertson; Henderson, Wijnaldum; Salah, Firmino (Shaqiri, 58’), Mane; Jota

Entrenador: Jürgen Klopp

GOLES

SALAH (13’) 0-1

GABRIEL JESUS (31’) 1-1

Árbitro: Craig Pawson. Amonestó a Sterling (61′), Laporte (73′) y Walker (90+3′) para el Manchester City. Y a Matip en el 46′ para el Liverpool. El joven colegiado inglés tomó una decisión de vital trascendencia en el partido, al señalar de manera justa una mano de Joe Gómez dentro del área en el minuto 42.

Etihad Stadium, Manchester – Puerta vacía debido a la COVID-19

Diogo Jota y de Bruyne disputan un balón

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: