#RealValladolid || Opinión: ¿Hay que seguir en el carro de Sergio?

Penúltimos, sin conocer aún la victoria, y con tan solo 3 puntos de 18 posibles en las 6 primeras jornadas, así ha comenzado la temporada el Real Valladolid, muy lejos de lo que cabía esperarse de un equipo que se caracteriza por arrancar bien al inicio de la temporada.

Sin embargo el contexto este año ha sido diferente, no solo no ha podido tener una pretemporada en condiciones, sino que el arranque ha sido muy turbulento. Ante esta situación se han empezado a buscar culpables, uno de los más señalados, el entrenador Sergio González, y ante esto, surge una pregunta ¿deberíamos seguir en su carro y esperar a que encauce el rumbo, o separar nuestros caminos ahora que estamos a tiempo?

El equipo empezó bien la liga, jugando un buen partido ante la Real Sociedad que pudo haber significado desde el principio una victoria pero un error de Masip condenó al Pucela, y a partir de ahí el equipo sumó dos derrotas ante el Betis y el Madrid y un empate ante el Celta. De momento las cosas seguían tranquilas pero las dos últimas jornadas el Valladolid se medía contra dos rivales directos, primero vino la derrota ante el Eibar jugando ellos con uno menos y ayer en el Alcoráz se vio a un equipo dejarse empatar un partido casi resuelto con dos goles en apenas 5 minutos, el primero de ellos tan solo 8 segundos después de haber sacado de centro tras el gol de Waldo de penalti, y el segundo a manos de Sandro, jugador blanquivioleta la temporada pasada que celebró con rabia el gol ante su ex equipo.

Muchos errores y muy pocas soluciones de un entrenador que metió muy tarde los cambios y le cuesta confiar en los nuevos, en otro momento, viendo la situación del equipo, se replantearía el cambio de entrenador, pero es que en este caso es hablamos de un técnico muy querido en la capital Castellana por ser capaz de levantar a un equipo hundido en el pozo de segunda y lograr mantenerlo dos años en la primera división española.

A pesar de este cariño ya se le venían pidiendo cambios, algo más atrevido y que el equipo saliese a ganar en vez de defenderse desde el primer momento, dar un paso adelante y probar cambios en el once para no poner siempre a los mismos jugadores lo hiciesen bien o mal, los llamados “amigos de Sergio”. Un claro ejemplo de esto es durante el partido del Huesca en el que prefirió jugar con un doble lateral con Carnero en vez de meter a Jota e intentar ir a por el partido, o jugadores que no contaron con la confianza del técnico y no tuvieron apenas minutos como pueden ser Lunin o Javi Sánchez la temporada pasada.

Yo soy de los que está en el carro de Sergio y siempre le ha defendido y apoyado, pero este Valladolid aburre y cansa, aún tiene la oportunidad de revertirlo y demostrar que es capaz de cambiar el rumbo del equipo y mirar hacia arriba, pero lo que está claro es que, a día de hoy, el Real Valladolid, o cambia, o se va a segunda, con Sergio o sin él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *