#UDLasPalmas|| Opinión: Licencia para soñar

En las últimas jornadas la UD viene haciendo unas buenas actuaciones, pero, ¿Es suficiente para poder decir que podemos luchar por algo más?

A principio de temporada, como viene siendo habitual, Miguel Ángel Ramírez aclaró que el objetivo sigue siendo la permanencia, es decir, alcanzar esa bonita y redonda cifra de 50 puntos en el casillero. Tras el rejuvenecimiento de la plantilla, el aficionado amarillo está ilusionado con este proyecto, y ojo, aún quedan jugadores por debutar.

Es cierto, porque lo es, y a las pruebas me remito, que este año, la dirección deportiva está haciendo una gran labor al traer a jugadores jóvenes con un talento exponencial, la mayoría de ellos, en propiedad. Son jugadores que se saben desenvolver muy bien en el campo, tales como Enzo Loiodice, Sergio Ruiz o Rober. Estas nuevas incorporaciones, más los veteranos con calidad como Sergio Araujo o Aythami Artiles junto a la gran cantera de la que presume la UD, permitame decirle señor Ramírez, si no es molestia, que soñar si se puede. Cierto es que también el presidente lo que ha hecho ha sido cubrirse las espaldas al decir el objetivo de la permanencia. Los partidos jugados por la UD, demuestra a un equipo que sabe a lo que juega, que tiene mentalidad ganadora y que lucha cada balón como si fuera el último.

Pedri dedicando un gol.

Esto junto, también hay que decirlo, a la suerte y a la calidad, puede ser un gran proyecto que si no esta temporada, si las cosas siguen bien, la siguiente puede ser un claro objetivo el de subir a la máxima división de fútbol de España.

No se me olvida argumentar que, si queremos ser un equipo de primera división, actitudes como las acaecidas en las últimas semanas con respecto al estado del césped, que por cierto han multado a Las Palmas dos veces por esto, esta actitud junto a la mala imagen del presidente al salir hace unos días que tiene que pagar más de 50 millones a la Hacienda pública y a la Seguridad Social, en eso y en mucho más, tiene que mejorar la UD si quiere ser un equipo de la división de oro.

Lo que siempre ha caracterizado a Las Palmas a parte de su cantera, es a su enorme y preciosa afición, esa que siempre apoya en los buenos y malos momentos. Si es verdad que en los últimos años, esta ha mermado de una manera considerable, duele decirlo pero no se puede comparar a la actual afición con la del gran Insular, aquello era bestial, parecía la misma “Bombonera” del Boca Juniors. Pero aquel tiempo afortunada o desafortunadamente ya pasó, pero lo que si es verdad es que hay que recuperar esa esencia, esa esencia de afición, de equipo y de isla.

Sergio Araujo celebrando uno de los goles que marcó frente al Almería.

Para concluir, me gustaría aclarar que si Las Palmas no sube este año, no sería un fracaso ni mucho menos, pero sí que hemos recuperado esa sensación de superioridad respecto al rival que habíamos perdido hace ya bastante, bastante tiempo.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: