#FCBarcelona || Análisis: El renacer de Philippe Coutinho

Tal vez no en aquella extraordinaria versión que fue capaz de sacar a relucir en Liverpool, pero Philippe Coutinho ha regresado. Su vuelta al Barcelona estuvo plagada de incógnitas sustentadas en, principalmente, tres puntos: 1) La cesión al Bayern Múnich siendo el fichaje más caro de la historia del club blaugrana; 2) Su nivel poco persuasivo en Alemania; y 3) La posición en la que se desempeñaría este año al mando de Koeman. A pesar de la existente división en la afición culé con respecto de su reaparición en la plantilla, el brasileño ha alcanzado un brillante rendimiento en este inicio de la campaña 2020/2021. ¿Por qué? ¿Qué ha hecho el técnico neerlandés para que Coutinho vuelva a distinguirse?

Coutinho se asienta en la mediapunta y da la razón a Koeman

El primero en comprender el problema de Coutinho en su primer año y medio en el Barcelona parece haber sido Ronald Koeman. Cabe recordar que, en el momento de su incorporación, el brasileño arribó para cumplir el rol que en su día desempeñó, de la manera más sobresaliente posible, Andrés Iniesta. Quizá el club, en su momento, no entendió que apostar por futbolistas para “suplir” a leyendas de tanto calibre como el propio genio de Fuentealbilla —o la contratación de Arthur para “reemplazar” a Xavi Hernández— generalmente no salen de la mejor manera; porque la calidad de éstos resulta imposible de calcar, emular o reproducir: es única e irrepetible.

La calidad del brasileño, complementada con su talento natural y técnica individual características de haber nacido en Río de Janeiro, le convierten en un jugador diseñado, casi exclusivamente, para desempeñarse en la zona de enganche o mediapunta. Al respecto actuó el técnico neerlandés, que en el primer encuentro ante el Villarreal optó por colocarlo en dicha demarcación, con cierta tendencia a desplazarse hacia el carril izquierdo.

Liverpool to make more money from Philippe Coutinho deal after Barcelona  turnaround - Daily Star

Coutinho disputó setenta minutos ante el Submarino Amarillo y brindó una asistencia. Su influencia en ataque desde la posición de mediapunta fue casi absoluta, puesto que cuarenta de sus cuarenta y siete pases tuvieron lugar en campo rival. Al dato hay que sumarle otro interesante, clave en el juego del Barcelona: alcanzó una precisión en el pase del 91,5%. Y, claro, es necesario agregar que fue perfecta su aportación en materia de regates, una de sus especialidades: 100% de efectividad en tres intentos. Para acabar con el apartado estadístico —que nos permite complementar el análisis del juego de una manera extraordinaria—, recuperó cuatro veces la pelota y ganó cinco duelos individuales.

En este arranque de temporada, Philippe Coutinho promedia una precisión en campo contrario del 86%. Este dato coopera para entender en qué radica el juego que pretende implementar Ronald Koeman en el Barcelona: posesión, verticalidad y amenaza constante al rival. En este sentido, el brasileño de veintiocho años cumple un rol excesivamente importante: el de ser el nexo entre el centro del campo y el ataque.

Coutinho sólo necesitaba confianza para triunfar en este Barça

Esta función colabora a perfeccionar el juego de todo el equipo, puesto que permite a varios futbolistas clave desarrollar sus puntos fuertes: permite a Ansu Fati tanto recibir en el área para rematar como ofrecerse como opción de pase a la izquierda gracias a la virtud de habilitación precisa de Coutinho; a Jordi Alba mostrarse como alternativa de peligro continuo para aparecer por detrás del extremo y centrar; a los pivotes (De Jong, Busquets o Pjanic) sentirse cómodos para crear juego; y, quizá lo más importante, a Leo Messi la tranquilidad de que no es el único que debe encargarse de generar fútbol hacia los costados, sino que puede centrarse en aparecer en la “zona caliente” actuando como falso nueve.

Por su parte, el brasileño está centrado en el club blaugrana y es consciente de que esta es la oportunidad de demostrar su valía: “Volví a España con muchas ganas. Quiero aprovechar al máximo todas las oportunidades que tenga en el Barcelona”, declaró con convencimiento el sábado pasado. Lo cierto es que este sí es el Coutinho por el que la entidad catalana depositó tantos millones. El jugador deberá ser conocedor del momento que vive y de que será realmente necesario para encarar el nuevo proyecto de reconstrucción que encabeza Koeman. De momento, le esperan las grandes citas, donde la expectativa con su rendimiento es elevada: Real Madrid y Juventus. ¿Será capaz de distinguir en escenarios tan complejos contando con la confianza del entrenador?

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: