En los últimos años, los mercados de fichajes del Arsenal siempre han sido bastante costosos. Es el 5º club que más dinero ha gastado en altas desde la temporada 2010/2011, con un total de 932 M. No es de extrañar que en los últimos años hayan podido recalar en el Emirates Stadium jugadores de la talla de Mesut Özil, Alexandre Lacazette o Pierre-Emerick Aubameyang. Sin embargo, la llamada de estos grandes jugadores al equipo gunner no se ha respondido con los resultados, quedando en algunas temporadas incluso fuera de la Champions League. Estas malas temporadas han hecho que cada año el Arsenal tenga menos beneficios y pueda invertir menos.

Anuncios

Con la entrada de Mikel Arteta como artífice de este nuevo proyecto, el Arsenal ha podido mantener hasta el momento un juego consistente que, aunque tiene mucho que pulir, ya ha ganado dos títulos. Sin embargo, en liga se han visto las grandes carencias del equipo, no llegando ni a puestos de clasificación para la Europa League, un golpe muy duro que sin duda dejaba al Arsenal en una posición de equipo frágil y con pocos recursos, aunque conseguirían la clasificación a Europa después de derrotar sorpresivamente al Chelsea en la final de la FA Cup. Las exigencias son muy altas para un club con tan pocos ingresos y sobre todo, tras la crisis provocada por el Covid-19.

Después las primeras semanas del mercado, vimos el primer gran movimiento de este verano del Arsenal, con un Mikel Arteta que dejaba ver muy bien lo que debía reforzar. Y es que uno de los fichajes más costosos de este verano para los gunners llegaría desde Francia. Gabriel Magalhães firmaría por el equipo por 26 M desde el Losc Lille para reforzar la defensa. El joven brasileño ha jugado 3 de los 4 partidos que van de liga y ha rendido a un nivel bastante aceptable, una apuesta de futuro que el club necesita a toda costa. Para esta posición también se ha traído a Pablo Marí por 8 M desde el Flamengo, aunque con mucha menos relevancia. Para el carril derecho, se apostó por Cédric Soares, libre desde el Southampton, aunque Héctor Bellerín sigue teniendo todas las papeletas para ocupar ese hueco.

El “problema” que el Arsenal tenía desde la lesión de Leno se hacía cada vez más grande. Arteta se encontraba en la decisión de tener que elegir entre dos porteros que habían demostrado tener los galones suficientes como para defender la portería. Emiliano Martínez, completamente secundario en la plantilla, tuvo que dar el salto a la titularidad, firmando un excepcional final de temporada y dejando claro que no volvería a ser suplente. Confiando en la experiencia debajo de los palos de los gunners, finalmente Arteta se decidió por Leno, vendiendo a Emiliano Martínez por 17,5 M al Aston Villa y fichando a Rúnarsson, procedente del Dijon por 2 M, para ocupar el puesto de suplente.

En el mediocampo radicaba otro de los problemas que más sangre hizo la temporada pasada en el club. La ausencia de perfiles diferentes y de muy pocos jugadores de calidad notable, tanto para retener como para sacar jugada la pelota, era algo a lo que había que ponerle fin. A falta de unos días para que el mercado entre los equipos ingleses finalice, los gunners sólo habían sumado un alta a la plantilla: Thomas Partey, procedente del Atlético de Madrid por 50 M, que llegó a última hora para reforzar el mediocampo después de ser un jugador fundamental con el Cholo, aunque muy infravalorado. Aportando músculo y garra, llega para darlo todo junto a Dani Ceballos. El jugador español, pese a su deseo por fichar por los gunners y viceversa, solo ha conseguido una cesión de una temporada. Un jugador más que importante para un esquema en el que Mikel Arteta necesita de ese oxígeno y velocidad que aporta Ceballos para que todo carbure. Por otra parte, el entrenador ha preferido prescindir de jugadores como Lucas Torreira y Mattéo Guendouzi, partiendo cedidos a otras ligas en busca del rodaje que se pretende que consigan para formar parte del proyecto.

La dinamita que el Arsenal posee arriba es de envidiar por muchos equipos de Europa. Con Aubameyang, Lacazette, Bukayo Saka, Pépé… Parecía casi imposible de mejorar para las prestaciones que maneja el club actualmente. Sin embargo, aprovechándose de la finalización de contrato con el Chelsea, ha conseguido traer libre a Willian. El extremo derecho brasileño aporta descaro, desborde y velocidad a la banda derecha, en dónde Pépé no consiguió rendir al nivel esperado y Bukayo Saka, aunque con destellos de un jugador de primer nivel, no ha conseguido convencer del todo a Mikel Arteta. Sumado a todo esto, Willian es un experto veterano en Premier League, un factor que, aunque muy olvidado por la mayoría, es determinante. Ha jugado todos los partidos ligueros hasta la fecha, con un total de 2 asistencias.

A pocos días de finalizar el mercado en Inglaterra, el equipo gunner ha juntado a una serie de jugadores que esperan responder acorde a las expectativas, para lograr los puestos de Champions durante esta temporada.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: