#Celta || Análisis: ¿Cómo queda la plantilla del Celta tras el mercado?

El Celta de Vigo, como la mayoría de los equipos de LaLiga Santander, han tenido el verano más atípico en lo que a mercado de fichajes se refiere debido a la crisis del Covid-19. A pesar de las dificultades que se podían entrever a la hora de incorporar futbolistas, el mercado del conjunto presidido por Carlos Mouriño ha sido decepcionante para gran parte de los aficionados.

Tras finalizar la temporada, el presidente del cuadro gallego declaró primero que “no habría problema económico”, refiriéndose a las incorporaciones de Rafinha y Murillo, y que, tras dialogar con Óscar García, se necesitaban entre 4-5 nuevos fichajes sin contar a los antes mencionados y las nuevas caras para esta temporada: Renato Tapia, Álvaro Vadillo y Miguel Baeza.

Sonaron muchos nombres, como los de Deulofeu o Carlos Fernández, pero tras el 5 de octubre ninguna de las peticiones del técnico catalán llegó a concretarse. Esta circunstancia, unida a las palabras del director deportivo Felipe Miñambres ayer, ha causado un gran enfado en la parroquia celeste, que ve como una plantilla desmejorada respecto a la temporada pasada luchará por alcanzar los objetivos.

Pero ¿cómo queda realmente la plantilla del Celta? En la portería, que era una de las zonas a reforzar según el cuerpo técnico, siguen los 3 porteros de la casa, Rubén Blanco, Sergio Álvarez e Iván Villar, siendo el último el único disponible durante estas primeras cinco jornadas. Los dos primeros se reincorporarán ya en este mes.

La defensa, por su parte, tras el fichaje de Murillo, que fue una operación durísima y con intervención del Valencia incluida, se queda con los mismos nombres que la temporada pasada: Kevin y Hugo Mallo para el lateral derecho; Murillo, Araújo y Aidoo como centrales; y Olaza y Juncá como laterales izquierdos. También permanecen en la plantilla Jorge Saénz y David Costas, que fue imposible encontrarles un destino, no cuentan para Óscar, siendo José Fontán, central del Celta B, el cuarto central del equipo.

El centro del campo es donde más se ha reforzado el cuadro vigués, con Renato Tapia y Miguel Baeza. A pesar de estas dos incorporaciones, el medio del campo se queda cojo tras la marcha de Rafinha, que fue la brújula de los celtiñas, y jugadores como Brais Méndez, Fran Beltrán, Okay y sobre todo Denis Suárez, deben dar un paso adelante. Otro de los nombres a apuntar es el del joven Gabri Veiga que ya ha participado en dos encuentros dejando muy buenas sensaciones.

La zona de ataque no se ha visto reforzada en todo el mercado, y con las salidas de Smolov y del ‘Toro’ Fernández, otro año más el Celta depende de la inspiración de Iago Aspas, que este año contará con la ayuda de Nolito y Emre Mor, que parece haber cambiado su actitud. Por otro lado, debemos destacar el caso de Vadillo, fichado hace dos meses a coste cero desde el Granada, que se va cedido al Espanyol sin ni siquiera debutar. Los celestes también esperan un mejor rendimiento de Santi Mina y la participación de jugadores del filial como Miguel Rodríguez, uno de los mayores talentos de A Madroa, que debutó frente a Osasuna.

En definitiva, a pesar del duro varapalo que ha sido este mercado para los vigueses, se espera que jugadores que no han dado la talla den un paso adelante para ayudar al incombustible Iago Aspas para no volver a sufrir como estos últimos años, agónicos para los aficionados celestes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: