#RealMadrid || Opinión: “Roma no se construyó en un día”

El Real Madrid femenino ha jugado hoy su primer partido en la Primera Iberdrola perdiendo por 0-4 frente al FC Barcelona. Un resultado que no ilusiona, pero era totalmente previsible si miramos en retrospectiva.

El CD Tacón se estableció oficialmente como el Real Madrid femenino el 1 de julio de este año. Un año antes, a finales de junio de 2019, se anunciaba la compra de este recién ascendido a la Liga Iberdrola por 300.000 euros. Un equipo fundado en 2014 que apenas cumple su segundo año en primera tras conseguir un décimo puesto de dieciséis, contra una sección femenina formada en 1988 con 5 títulos de primera división y 6 copas de la reina en estos 42 años y que lleva esta última década en la cresta de la ola, constituyéndose como el segundo mejor equipo femenino del continente tras perder la final de la Liga de Campeones en la temporada 2018/19.

¿Y qué quiero decir con todo esto? Pues ni que el Real Madrid es muy malo ni el Barcelona muy bueno en fútbol femenino. Simplemente que el Madrid es un equipo de reciente creación, con muchas de las jugadoras del antiguo Tacón, mientras que el Barça lleva una extensa tradición de éxito y gloria cuándo a mujeres se refiere. No se dejen engañar por escudos ni camisetas. Al Real Madrid femenino le costará arrancar un par de temporadas. Su principal objetivo de esta temporada es mejorar esa décima posición de la última y constituir un buen núcleo de jugadoras capaz de competir con las grandes de esta competición como son el propio FC Barcelona, el Atlético de Madrid o el Athletic Club, Levante y Deportivo entre otras.

No trato de restar importancia ni dar una explicación a la tremenda goleada del Barça, defendiendo así al Real Madrid, sino mirar desde fuera que el Real Madrid es relativamente nuevo en esto del fútbol femenino (jugó una temporada bajo el nombre y el escudo del Tacón), y el Barça un habitual a ganar y triunfar en nuestro país. Esto se notaba fuera de mi pluma y dentro del verde en el partido de hoy. El Barcelona estaba muy bien plantado, ejercía muy bien la presión en conjunto y situaba muy bien la línea defensiva, mientras que el Real Madrid se tenía que conformar con jugar a la contra, buscando espacios entre líneas y sin ser capaz de tomar los galones del partido y darle la vuelta al planteamiento táctico blaugrana.

Aparte de la falta de experiencia del Madrid, ninguno de los equipos ha podido contar con una preparación adecuada esta pretemporada debido a la pandemia. Por eso queda aún más patente la buena conexión de otros años entre las 11 del Barcelona, y la poca conectividad entre las blancas.

Un 0-4 en el primer “clásico” del fútbol femenino no es una falta de respeto ni una vergüenza para el Real Madrid y su camiseta, simplemente un paso más en la creación de un nuevo equipo que juega su primer partido con el emblema merengue en primera división. Roma no se construyó en un día.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: