#FCBarcelona || Análisis: ¿Qué hace tan especial a Ansu Fati?

El Barcelona goleó ayer por cuatro goles a cero al Villarreal en el inicio de La Liga 2020/2021. El encuentro en el Camp Nou dejó gran cantidad de datos y situaciones interesantes para el espectador, pero definitivamente la sensación del partido fue la brillante actuación de Ansu Fati, que se lució como titular entre los once elegidos por Ronald Koeman.

El comienzo de la temporada no pudo ser mejor para el joven de diecisiete años: fue capaz de marcar un doblete y de destacar por encima de todos sus compañeros en los setenta minutos que estuvo en el campo de juego. Y es que desde antes de que comenzara la competición, el chico se había mostrado “picante” en la Nations League con la selección española: en su debut ante Alemania desequilibró los planes de la defensa de los de Joachim Löw, y ante Ucrania fue capaz de anotar su primer gol.

Ansu Fati continues lethal goalscoring form with Villarreal double - Barca  Blaugranes

La expectativa en Barcelona -y en el resto del mundo- con Ansu Fati ya era increíblemente alta antes del partido de anoche, pero luego de haber disputado el encuentro, aumentó diez veces más. A los quince minutos fue capaz de abrir el marcador gracias a un potente remate a la escuadra incontenible para el experimentado Sergio Asenjo, tras un buscapié de Jordi Alba. Apenas cuatro minutos más tarde, luego de una buena conducción de Coutinho, definió mano a mano contra el guardavallas y puso el 2-0.

Ansu Fati comenzó en la posición de extremo izquierdo en el sistema 4-2-3-1 que implementó Koeman. Su función fue, como todo atacante de bandas moderno, desplazarse desde la izquierda hacia el centro, tal y como lo indica su mapa de calor. En el mismo también podemos apreciar su gran influencia en el sector zurdo del área, donde, además, fue capaz de generar el penal que Leo Messi capitalizó al minuto treinta y cuatro.

Fuente: SofaScore

Representa un peligro constante para los defensores en ese carril. Toma la pelota, encara, levanta la cabeza y decide. Así actuó ante el Villarreal. También es una realidad que con espacios puede romper un partido. Su velocidad y agresividad le convierten en una amenaza letal para cualquier rival, sobre todo porque no abusa del regate ni sostiene el balón demasiado tiempo en sus pies. Es ágil y actúa rápido, y con eso es capaz de saltearse a los defensas. Su especialidad es el desborde, mediante el cual no sólo se aprovecha él mismo, sino que también genera espacios para sus compañeros.

Resulta fundamental recordar que, en este Barcelona, un futbolista de su estilo es primordial. Sólo hace falta hacer memoria hacia la temporada pasada, cuando a los dirigidos primero por Valverde y luego por Setién les costaba mucho generar ocasiones de gol. Ansu Fati rellena esta carencia, y facilita la creación de oportunidades (ante el ‘Submarino Amarillo’ brindó dos pases clave y generó una chance de peligro).

Barcelona-Villarreal: Ansu Fati acaba con cualquier crisis (4-0) - Eurosport

Uno de los puntos que más llama la atención del bisauguineano nacionalizado español es la frialdad con la que es capaz de definir. Como si llevase toda una vida rematando a puerta, la precisión en el disparo es también otro de los fuertes de Fati. Un dato revelado hoy resulta impresionante: lleva diez goles en quince remates en Primera División, siendo su porcentaje de efectividad mayor al 66%. Es simple y eficaz; todo lo que necesita un delantero. Con diecisiete años.

También es cierto que, como buen prospecto surgido de La Masía, tiene asimilado el ‘ADN Barça’ y se muestra muy participativo, siempre comprendiendo el rol brindado por el entrenador. Ante los dirigidos por Unay Emery, Ansu Fati tocó el balón sesenta y dos veces. Dio treinta y nueve de cuarenta y siete pases correctamente, teniendo una efectividad del 83% en este sentido.

Con Ansu Fati encendido, el Barcelona aplastó al Villarreal - Fútbol -  Cadena 3 Argentina

CONCLUSIÓN

Desde su debut en agosto de 2019 bajo el mandato de Ernesto Valverde, se sabía que ingresaba un chico especial. Poco a poco y con el correr de los partidos, Ansu Fati ha demostrado que no sólo merece un sitio en la plantilla del Barcelona y el derecho a luchar por un puesto -decir esto ahora resulta atrasado en el tiempo-, sino que se ha ganado la titularidad en el conjunto blaugrana. La ilusión del equipo pasa, en parte, por los pies del joven.

Y a pesar de que muchos piden calma con el delantero de diecisiete años, la realidad es que quienes van rápido no son los hinchas, ni los periodistas, ni el espectador neutral. Quien crece a pasos agigantados es Ansu Fati, y merece el reconocimiento… pero el Barça, como club, debe ser consciente de que este diamante debe pulirse en casa.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: