A día de hoy, a mucha gente aficionada al fútbol, le ha empezado a interesar mucho el tema de las camisetas de los jugadores. Hay miles de preguntas, secretos, curiosidades, pero lo que la gente realmente no sabe lo difícil que es tener una prenda tan solicitada en tus manos.

Si realmente eres muy aficionado a las camisetas de los jugadores, seas del equipo que seas, siempre te va a hacer ilusión tener una en tu armario. Los coleccionistas de verdad son los que realmente valoran y aprecian el detalle del jugador al finalizar el encuentro, que sin conocerte de nada, te regala algo que recordarás toda tu vida.

No todo iba a ser tan bueno, ya que mucha gente que se hace llamar “coleccionista” utiliza cada camiseta como método para ganar dinero, ya sea vendiéndola o subastándola. Ahí viene el problema que tiene el buen coleccionista y es que los jugadores saben que muchas de las camisetas que han regalado, han sido puestas a la venta. A raíz de esto, muchos de los jugadores no aceptan regalar sus camisetas para que luego la gente saque dinero. 

Anuncios

Un futbolista, si te regala su camiseta es por algo. O bien porque le has demostrado que realmente eres un fan que quiere su camiseta o porque realmente le apetece dártela después del partido. Para muchos que no lo sepan, la mayoría de jugadores tienen que pagar de su bolsillo cada camiseta que regalan, es por eso que se debería valorar el detalle.

Muchas veces en la tele vemos imágenes de niños o adolescentes con pancartas hacia los jugadores pidiéndoles la camiseta. Llevar una pancarta no siempre te asegura que el jugador vaya a regalarte nada, depende de muchas cosas. Primero de todo va a depender de si el jugador gana el partido, ya que estará más contento y en ese momento no le importará, luego influye la cantidad de camisetas que el futbolista pueda regalar y por último y la más importante de todas, es la suerte y estar en el momento adecuado para conseguirla.

Muchos de los profesionales que juegan en Primera División con los que hemos podido comentar un poco este tema, nos comentan que normalmente las camisetas que suelen cambiar, las cambian con amigos o ex compañeros que han coincidido en otros clubes. Después tenemos el intercambio de camisetas con los futbolistas top, con los que aprovechan para pedirle la camiseta como recuerdo. Y por último, los jugadores que también tienen su colección en casa y por ejemplo, el caso de Saúl Ñíguez, que si mete un gol, dicha camiseta no la cambia. 

Una camiseta es un tesoro para todo aquel amante del coleccionismo y del fútbol. Cada vez se van viendo más museos con joyas exclusivas y eso es lo bonito de esta pasión, admirar y aplaudir a todas aquellas personas que cuidan sus camisetas como joyas.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: