#LaLiga || LOS ÚLTIMOS COLETAZOS DE LAS CASAS DE APUESTAS

Con la crisis del Covid-19 y las consecuencias que trae consigo a La Liga, los clubes han dejado de ingresar grandes cantidades de dinero de cara a la temporada 2020-21. Esto se ve reflejado en las dificultades que tienen los equipos para poder realizar un fichaje y en la necesidad de vender para conseguir algún refuerzo. La consecuencia principal que provoca esta crisis es que los clubes tengan que aceptar contratos que en condiciones normales no serían de su agrado. Es el caso de los contratos con las casas de apuestas.

Anuncios

Alberto Garzón, ministro de consumo, lleva declarando la guerra a las casas de apuestas desde su entrada en el gobierno de Pedro Sánchez. El ministro hace meses que consiguió alejarlas a cierta distancia de los colegios e institutos, para reducir el juego en los menores. Sin embargo, aún le queda una cuenta pendiente, esta vez con el fútbol. Las casas de apuestas tienen contratos multimillonarios con las cadenas que emiten fútbol y con los clubes de primera división. El objetivo de Garzón es limitar los anuncios en televisión y llevarlos a una franja horaria con apenas audiencia (1:00-5:00). El segundo y principal objetivo es retirar la publicidad de casas de apuestas de los campos y camisetas de los clubes de La Liga. El ministro ya ha realizado esta propuesta numerosas veces en el congreso y en ocasiones, hasta ha anunciado que se va a llevar a cabo a corto plazo.

A pesar de las amenazas, los clubes han seguido ampliando sus contratos con las casas de apuestas y otros han firmado por primera vez. Este último caso es el del Rayo Vallecano, un club que siempre ha mostrado rechazo a ese tipo de negocio por todo el daño que ejerce en los barrios obreros. Sin embargo, ahora han firmado un contrato con William Hill, con duración de una temporada. Personalmente, estoy convencido de que el Rayo ha firmado ese contrato única y exclusivamente para saldar deudas salariales provocadas por la crisis del Coronavirus, y para conseguir un fichaje y así reforzar la plantilla de cara a la nueva temporada. El Rayo Vallecano no es el único club que está jugando al tira y afloja con Alberto Garzón, clubes como: Betis, Alavés, Levante, Celta, Granada, Sevilla, Girona y Valencia entre otros, tienen contratos con casas de apuestas y llevaran su logo en la camiseta de la temporada 2020-21. Garzón avisa de que están cometiendo una irresponsabilidad y que tarde o temprano la ley caerá sobre ellos.

Anuncios

Sin duda, las casas de apuestas son una lacra para el deporte en este país, sobre todo para el fútbol. Si el gobierno lleva a cabo esta nueva ley que limite la presencia de las casas de apuestas en el deporte, entonces deberá llegar otro tipo de negocio que aporte más o menos las mismas cantidades de dinero que reciben los clubes actualmente por patrocinar casas de apuestas. Si a los equipos de La Liga les quitas 5 millones de euros por temporada, los dejas sin recursos prácticamente. Esta es la principal debilidad que tiene La Liga frente al resto de países, la escasez de recursos y la incapacidad de sostener su economía sin recurrir a las casas de apuestas. Veremos qué tipo de soluciones buscan tanto los clubes como La Liga, y cómo podrán sustituir esos ingresos que reciben de los contratos millonarios que firman con empresas como Betway, Bwin, Bet365, William Hill y demás. De momento, todo apunta a que el gobierno cumplirá su amenaza y que por fin habrá un fútbol que no promocione el juego.

A pesar de los ingresos y las aportaciones que puedan dar estos patrocinadores a los clubes, los presidentes deberían tener en cuenta a los aficionados. El ejemplo de lo que hay que hacer es la Real Sociedad, que sometió a votación llevar el patrocinio en la camiseta, y sus socios lo rechazaron. Sin embargo, el resto de clubes toman este tipo de decisiones de forma unilateral. Es un grave problema que las personas que gestionan los equipos de primera división, solo vean el fútbol como un negocio y dejen de lado los principios o los sentimientos de los aficionados. La afición del Rayo Vallecano siempre se ha mostrado en contra de las casas de apuestas y es un claro insulto hacia ellos este contrato firmado con William Hill. Todos los clubes, el presidente de La Liga y por supuesto el gobierno, son los responsables de conseguir echar a los salones de juegos y casas de apuestas, de este deporte.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: