#AthleticClub || 18 AÑOS DE ARITZ ADURIZ. 18 AÑOS DE LEYENDA

11 de septiembre de 2002. Amurrio, Álava, frontera con Vizcaya. El Amurrio, por aquel entonces en Segunda División B, se enfrenta al Athletic Club, en un partido correspondiente a los 32avos de final de la Copa del Rey. En el Athletic juegan futbolistas como Oskar Vales, Daniel Aranzubia, Julen Guerrero, Santi Ezquerro, Josu Urrutia o Aitor Larrazabal. Pero en ese once inicial hay una sorpresa. Un chaval de la cantera, que ni ha debutado con el primer equipo, sale de titular. El jóven delantero de 21 años se llama Aritz. Aritz Aduriz.

Finalmente el partido acabaría 1-2, a favor de los visitantes. Aritz se fue sin marcar, pero con una tarjeta amarilla y con los 90 minutos jugados. Pocas oportunidades le daría Heynckes esa temporada. El delantero gipuzcoano no tuvo otro remedio que buscar otras salidas. Primera parada: Estadio Municipal El Plantío. En Burgos Aduriz marca 16 goles en 38 partidos, cifras que le sirven para dar un paso adelante en su carrera. Ahora en el José Zorrilla. Sí, era Segunda división, pero consigue las mismas cifras con el Valladolid que la temporada anterior. 16 goles en 38 partidos. Aritz mantenía sus cifras a medida que subía escalones.

6 goles en 14 partidos en su segunda temporada son suficientes para volver al Athletic. Ya en primera, con el Athletic, Aduriz marca 6 goles en 15 partidos. Pero no acababa de dar el paso adelante. No era capaz de ganarse un puesto de titular. Y fue por eso que, dos años y medio después de volver a San Mamés, Aduriz abandona el club de nuevo, para embarcarse en el proyecto del Mallorca. 

En las islas marca 24 goles en 2 temporadas. Números suficientes para que el Valencia abonara 4 millones al Mallorca por su traspaso. En Mestalla tenía una competencia muy dura, nada más y nada menos que David Villa. Sin tener la obligación de ser el goleador del equipo, Aritz cumple muy bien su rol, y en sus dos temporadas como “ché”, marca 23 goles. Fue en ese momento, ya con 31 años, en la recta final de su carrera, cuando vuelve a casa, cuando regresa al Athletic Club.

Podríamos decir que volvió para retirarse, pero os estaríamos mintiendo. A sus 31 años, Aduriz regaló a los “athleticzales” los mejores 8 años de su carrera. Como dicen algunos, Aduriz es como el buen vino. Con el paso de los años se volvía mejor. Consiguió, 31 años después, recompensarle al club de su vida con un trofeo, la Supercopa de España, haciendo lo que mejor se le daba: marcar goles. Ni más ni menos que 4 goles le metió al Barcelona en esa final a doble partido. Y qué decir de los 5 goles al Genk en Europa o el golazo contra el Marsella. 

Pero sin duda, el mejor gol ha sido el último. El gol que nadie supo que sería el último. Y todo por culpa de la maldita cadera. Pero bueno, aquel gol de película siempre lo llevaremos en la memoria y en el corazón. Saque de banda, cerca del área de Marc-André Ter Stegen. Capa se la da a Raul García, que con un sutil toque de primeras le pone el balón al de Portugalete dirección al córner. El lateral del Athletic, sin pensarselo dos veces, coloca el balón en el borde del área grande. Aritz Aduriz, en el que sería su último gol para el Athletic, en una especie de chilena, pone el balón en el fondo de la red, inalcanzable para el portero germano. Minuto 90, despues de entrar hacía dos minutos, el Athletic se ponía 1-0. Fin del partido, y fin de una carrera de película, con un final de ensueño, con el mejor protagonista posible. Aritz Aduriz Zubeldia. Para siempre el 20 del Athletic Club.

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: