#FCBarcelona || ¿EL NUEVO MILÁN?

Víctor Font, candidato a la presidencia del FC Barcelona, dijo en una entrevista en el mes de Junio: “Corremos el riesgo de convertirnos en el nuevo Milan”. ¿Existe ese riesgo? En este artículo presentamos las analogías que podrían llevar a esta conclusión.


Analicemos en primer lugar el estado actual del Milán e intentemos explicar el motivo de este:
Han conseguido 66 puntos en Serie A en esta temporada, donde con sus últimos 4 partidos consiguieron remontar su peor registro desde la temporada 2015-2016 (sin considerar los 4 últimos partidos de aquellas temporadas). También llegaron a semifinales de la Copa de Italia, donde fueron eliminados por la Juventus.


Llevan sin conseguir 70 puntos en liga desde la temporada 2012-13, cifra que tampoco alcanzaron esta temporada. Si bien es una marca muy lejana de los 90 puntos necesarios para disputar el título de liga contra la todopoderosa Juventus de los últimos años, es una racha que les ha impedido jugar en Champions League desde esa temporada. Además, solo han conseguido un título desde entonces, la Supercopa italiana en 2016, final a la que llegaron por ser finalistas en la Copa de Italia, partido que perdieron contra la Juventus. Este año tendrán que conseguir su clasificación a la Europa League. ¿A qué se debe esta decadencia?


El club había conseguido un doblete de Liga y Supercopa en la temporada 2010-11 y planeaban revalidar ambos títulos la siguiente temporada. Pero en su lugar, la Juventus comenzó su hegemonía en Italia, y además en esa temporada (2011-12) dejaron el fútbol Oddo, Inzaghi y Zambrotta y se fueron Pato, Cassano, Nesta, Van Bommel, Gattuso, Thiago Silva e Ibrahimovic. La edad media de la plantilla esa temporada era de 25.24444 contando canteranos y cesiones, pero de los 15 jugadores menores de 20 años, solo Simone Ganz (8 minutos), Simone Calvano (1 minuto), Stephan El Shaarawy (1273 minutos), Mattia de Sciglio (342 minutos) y Alexander Merkel (192 minutos) tuvieron tiempo de juego con el primer equipo, destacando al italo-egipcio, el único con más de 500 minutos. Todos los jugadores habituales en el equipo tenían 26 años o más, y las promesas a largo plazo no lograron alcanzar todo su potencial.
Esta decadencia también puede atribuirse a las malas inversiones: Desde la temporada 13-14 el balance de las cuentas en cuanto a lo que fichajes se refiere ha sido siempre negativa salvo en la temporada 14-15, donde consiguieron menos de 10 millones de beneficio en cuanto a ventas. Estos fichajes no han rendido lo suficiente, lo que se traduce en ausencia de títulos y presupuesto para fichar cada vez menor.


Así, toda esta situación puede resumirse en que ha habido una mala gestión económica y deportiva en el club. Hay 4 puntos fundamentales:
1 Durante todos estos años han pasado varios entrenadores y no han logrado consolidar un proyecto deportivo, una filosofía estable de juego. El equipo está falto de identidad y resultados (1 entrenador despedido por temporada desde 2014)
2 Inversiones millonarias, pero sin grandes estrellas. Falta un líder y las promesas no terminan de florecer(El Shaarawy, Balotelli, Suso, Piatek…). Balance negativo en el mercado de fichajes desde la temporada 2013-14 excepto en la 2014-15, donde ingresaron menos de 10 millones.
3 Pérdidas económicas por malos resultados (Patrocinios y premios), lo que sumado al punto anterior representa un presupuesto mucho menor para el equipo
4 Ausencia de un director deportivo verdadero: Frederic Massara está en el puesto desde el verano de 2019. Los múltiples cambios en el puesto están provocando un descontrol a nivel de organización que no ayuda en la situación actual.


Ahora veamos la situación del Barcelona.
La plantilla culé este año tiene una edad media 26 años, teniendo en cuenta cesiones y jugadores del Barcelona B. Solo 1 jugador de los 30 considerados (Ansu Fati) tiene menos de 20 años, y si bien ha disputado minutos, aparte de Junior Firpo y Frenkie De Jong, todos los demás jugadores con menos de 25 años han disputado menos de 500 minutos en todas las competiciones en el Barça esta temporada (incluyendo a Ousmane Dembele, puesto que este ha pasado por lesiones), si tenemos en cuenta que Arthur Melo ya no está en la plantilla. Esto eleva la “verdadera” edad media de la plantilla, como ocurría también en el caso del AC Milan.

Anuncios


En cuanto a los fichajes, aún no sabemos qué hará el Barça este año, pero durante las últimas temporadas, la gestión no ha sido la mejor. Griezmann ha logrado 15 goles en 46 partidos, pero se espera más del jugador debido a los 120 millones que se pagaron por él. Coutinho logró 11 goles en 54 partidos la temporada pasada y tuvo que ser cedido al Bayern de Munich debido a su rol en el club. Ousmane Dembele tampoco ofrece números mejores, con 20 goles en 74 partidos y numerosas lesiones que le han apartado de los terrenos de juego. Y además hay que tener en cuenta fichajes como el de Arda Turan (34 millones) o el de Andre Gomes (37 millones) que resultaron no ser buenas inversiones, y el fichaje de emergencia de Martin Braithwaite en Febrero fue la gota que colmó el vaso para muchos culés.


Veamos los 4 puntos fundamentales anteriores aplicados al FC Barcelona:
En primer lugar, el proyecto deportivo. Muchos aficionados se quejan de que el Barça juega a un estilo de posesión pasiva, lejos de la portería rival, y que en ataque depende en exceso de Leo Messi. Las estadísticas apoyan estos comentarios, puesto que el Argentino genera muchas más ocasiones de peligro que el resto y todas las jugadas pasan por él. Y ahora que el astro argentino ha expresado su voluntad de salir del club y además hay un nuevo entrenador en el equipo, la situación es más inestable que nunca.
En cuanto a las inversiones, si bien esta temporada se han fichado promesas a futuro como Emerson (cedido al Betis), Trinçao o Frenkie de Jong, también se han gastado grandes cantidades de dinero en Griezmann (29 años), Neto (31 años) y Martin Braithwaite (29 años), quienes no terminan de rendir como se esperaba y tampoco ayudan a rejuvenecer la plantilla de cara a un Barcelona post-Messi. A todo esto se suma que desde 2005, el Barça solo logró un balance positivo en el mercado de fichajes la temporada pasada (donde ingresaron cerca de 5 millones). Debido a la obtención de títulos en los últimos años, el efecto de este punto no es el mismo que el que ha tenido en el AC Milan, pero no es difícil notar que están en un momento delicado económicamente.
En cuanto al director deportivo, el Barça recientemente despidió a Eric Abidal, que llevaba en el puesto desde Junio de 2018, y que era cuestionado por la afición del Barça por polémicas con jugadores como la que tuvo con Messi en febrero de este mismo año o fichajes que no agradaron a la afición como el de Braithwaite (el danés ha logrado solo 1 gol en 11 partidos con el Barça).
Solo falta 1 punto: El declive en los resultados deportivos. Aunque el club no gana la Champions desde la temporada 2014-15, el Barcelona estos últimos años ha competido de forma muy eficaz en Liga y Copa del Rey, ganando varias veces ambas competiciones. Pero, con una plantilla cada vez menos joven y un estilo de juego tan dependiente de sus jugadores más veteranos, los 3 puntos anteriores podrían llevar a pensar que en las próximas temporadas los números del Club empeorarán bastante.
¿Será el Barcelona el nuevo Milan? Quizá aún es demasiado pronto para saberlo, pero es una situación que deberán evitar a toda costa.

Anuncios

¡Comenta y opina sobre esta noticia!

A %d blogueros les gusta esto: